DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004
FOTO: DIARIO Bahía de Cádiz

“Tú dices mi Cádiz y yo digo mi jaula”

Primer puñetazo en la mesa en este Concurso del Falla 2018, en la sexta clasificatoria: la comparsa de Subiela, ‘Los prisioneros’, te mete en su jaula desde el primer acorde, con contundencia y pasión, recurriendo a la paradoja una y otra vez, piándole a Cádi como a Cádi le gusta. Tremendo. Además, el coro chirigotero del Valdés, ‘Los nostálgicos de la transición’, y la comparsa ‘Las guerrilleras’, pasaron la prueba del algodón.

DÍA 6 (6ª CLASIFICATORIA).

Domingo estresante: que si Ostionada, que si Mejillonada, que si a Carranza a cantar dos golitos y otros tantos paradones de Cifuentes, y que si a la cola del Baluarte, que este lunes te ponen a la venta las entradas de los cuartos. Y luego las doce campanadas, pum. Y mientras te conviertes en frigopie esperando al relente, a tragarte la sexta función de la fase clasificatoria del Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas de Cádiz (el COAC 2018).

Una noche de Falla con el primer puñetazo en la mesa de la temporada: la comparsa de Subiela, con letra de García Argüez, ‘Los prisioneros’, te mete en su jaula desde el primer acorde, con contundencia y pasión, recurriendo a la paradoja una y otra vez, piándole a Cádi como a Cádi le gusta. Tremendo. Además, el coro chirigotero del Valdés, ‘Los nostálgicos de la transición’, y ‘Las guerrilleras’, comparsa de Borjita Romero Castellón, pasaron la prueba del algodón.

Qué peshá de pestiños, ostiones, mejillones… no se ha comido este findesemana ni el tontito de las banderitas ni el señor mongolo (de Mongolia), nuestros colaboradores en esto de soltar palabras a pelú, son más de bisté empanao. Mira mira, Alvarito saludando desde el palco 2, ¡illo, que en Nápoles no hay puchero! Maripili, pon orden, dale a la palanca y que truene este cronicón en carne viva, ayy ayyy, que me he cortao. Pero antes, aquí debiera aparecer la publi del Yuntamiento de Cádiz: el responsable se ha ido a Bruselas. ¿Qué pasa, no puede irse a Bruselas? 


‘LOS NOSTÁLGICOS DE LA TRANSICIÓN’, SOY UN GNOMOOOO

Las 20.35 horas. Arriba esos corazones. “Y en la merienda siempre un yoplait, dale al play…”, y de la penumbra surge el coro del Valdés, con autoría en letra y música de José Manuel Valdés, Cesáreo López y José María Barranco, de personajes de los dibujitos de la tele de los años 80 del siglo pasado, afú que recuerdos le entran al tontito de las banderitas. “Tú padre creció conmigo… y sentirás la nostalgia de cuando eras mu chiquitito… llamarnos pa los bautizos, las comuniones y los cumpleaños”. Espinete no ha venío, no han dejao ni las púas en la Erizá, jeje. Clarita sí está, en su silla de ruedas. Así anda ‘Los nostálgicos de la transición’, con su guasa habitual, guasa mediocontrolada. Un tango de partida para defender el estilo propio, el del “coro chirigotero”, que “se desvive para que te rías con sus pamplinas pero que cuida su tango”, al tiempo que se pregunta “amigo chirigotero, dónde has dejado la caja y el bombo”. Que llamen al Lebatón, comenta el señor mongolo (de Mongolia). Tengo antojo de pan con nocilla, chiquilla. Y el asunto catalán inserto en el otro tango irónico de aquella manera, con el 155 entrando por donde la espalda pierde su nombre. Al gimnasio para ahorrar agua, en uno de los cupletillos. Con un estribillo que dice mucho más de lo que parece ya decir… Perdóname Cádiz si no hago un musical, si no traigo una coral, si he cantao desafinao, sólo pretendo haceeeer un coro muy animao. El que se pique, que se arrasque, que diría aquel. Encadenando las reconocibles sintonías de aquellos dibujos y series de antaño en un popu dicharachero, y “soooon, 80 euros son”, canta el donTico, jeje. Un puntaso la cuarteta del quéapostamos… “y como llegue el Procopio a la final, yo no salgo más”, pumm. Y si por febrero apagas la tele y sales de tu casa, te esperan por la plaza. ¡Clara anda! eeeeeeehhhh, jejeje. Gran rataso.

‘LOS CAZAGIGANTES’, QUÉ ARTO

En actitud asín como hostil dice holaquéhay, atrincherada, la comparsa de Alcalá de Guadaira ‘Los cazagigantes’, abusando de la aaaaaaaa un poquito. Arenga a “reescribir la historia, romper con las cadenas… tú eres más grande que tu gigante”, de entrada. Todo en genérico, sin concretar. Daniel Velázquez Caballero se hace responsable de la letra, y Ramón Jiménez Zamudio de la música. Pasodoble con intriga hasta el chimpúm, llamada desde el extranjero y nostalgia de Andalusía… “ella es todo lo que yo necesito… no existe otra como la mía”. Y, curioso el segundo, refrescando aquel incidente trasnochado sufrido por la líder de Podemos en la región con un empresario sevillano machista… “y Teresa le enseñó igual que Napoléon, cómo se enfrentan las gaditanas”. “Alcalá sois vosotros y no Manuel Muñoz Medina”, les agradece la letra la Tere por el twitti. Tienen hechuras. En esos cupleses, chistes con una invitación a un bodorrio y acordándose de la familia del Puigdemont. Y tan sólo espero estar a la altura. El tontito de las banderitas mide uno setenta y dos. El señor mongolo (de Mongolia) no habla de intimidades. Pichicorta, fijo. “Es la hora de avanzar en un mundo de gigantes”, anota el popu, de los utópicos… “que las armas formen parte del pasado…”, aro, agradable a las orejas pero perdido en sí mismo, sin llegar a nada, al recurrente “sal a la calle, que no se olviden de que existes, que eres más grande que tu gigante”, reiteran. En la calle hace hoy mucho frío, aviso.

‘AQUÍ HAY UN CHIVATO’, PERDÓNALOS PADRE

Always look on the bright side of life, resuena en mi coco tras echarle una miradita al dossié que acompaña a la chirigota de Sanlúcar ‘Aquí hay un chivato’. O sea, que se inspiran en aquella mítica peli de los Montypython, La vida de Brian. Pero… en las escenas eliminadas. Repasito al tipo en el primer pasodoble, pone en el folio. Alabado seas, pupá. Y en el segundo se debaten entre Sanlúcar y Cádi, y se detienen en la primera, con sus claroscuros… “mi madre es una ciudad, que se nos muereeeee”. Rafael Sadoc firma la letra y Sergio López, la música. El grupo tiene antecedentes: unos años de callejeras. Un cupletillo para quejarse del pelado de los políticos catalanes de la CUP, y otro echando de menos los piropos a las mujeres, y esas dos cashas que tiene tu hermana. Grasia y humor insondable también en el popu de misa, con retazos biográficos de la vida del Jesús aquel… “me olvidé de vivir, me olvidé de vivir, me olvidé de vivir…”. El tontito de las banderitas y el señor mongolo (de Mongolia) quieren olvidarse de respirar. Se está muriendo la gente que no se ha muerto nunca, pregonan. Medio Falla no falla y resuena el cachondeíti. Pilatos, no tengas piedad.

‘LAS GUERRILLERAS’, ANTI-PREJUICIOS

Ahorrando luz se planta en estas tablas ‘Las guerrilleras’, comparsita de Cádi, del Borja Romero Castellón. En plan guerreras-domésticas, defendiendo la ciudad plantadas en las Puertas de Tierra, con su telefonillo automático y tó, en el forillo… “que las guerrilleras, se ponen en la puertecita pa que en mi Cádi no entre cualquiera… las puertecitas del paraíso”. Defendiendo a Cádi y al propio grupo de los prejuicios machistas, que si ellas no tienen pellizco, que si no saben concursar, que no suenan a Cádi… “a la mierda, y si el que yo cante a ti te duele, a mí no me duele tu ignorancia… sigue con tu manera sucia y rastrera de hacer carnaval, en contra de las mujeres”. ¡A la guerra!, vocean desde el patiobutaca. Y, vaya, una segunda letra ojanosa con el Noly, “lleva magia en su compás, y su música suena y se te mete en los sentíos, un taratachero que va a los corazones, ese trespocuatro que hace que tiemblen los cimientos del teatro… maestro chirigotero”. Surtidito de anti-xerecismo y anti-catalanismo, en unos cupleses, ajín. Pero qué tiene Cádiz que si ella se pone delante mía, me doy por vencía. “Hay buenos comparsista, hay malas personas”, deja caer el pupurrí con su puyita metacarnavalera, su compromiso con la mujer, y su amor infinito a la Tacita… “entran los que se callan cuando el pueblo habla, y el que no quiera a mi tierra se va a encontraaaar, con las guerrilleras”. Pom pom. El detalle de las espumaderas tiene to loco al tontito de las banderitas y al señor mongolo (de Mongolia).

‘FELICES A LAS CUATRO’, TE VEO TO LAS TARDES, JUAN

Menuda chochez, programita presentado por el otro Juanymedio, Juanycuarto más bien, en sus televisores falleros. Sintonizada la chirigota de la localidad sevillana de Camas, mi reino por una cama, ‘Felices a las cuatro’… “para encontrar el amor hay que ir a canalsur, Juanymedio pa nosotros es como el facebú…”. Álvaro Romera Álvarez y Sergio Caro Vizuete, autores de letra y música. Me pongo de pie, me vuelvo a sentar. Un piropillo a Cadi con shentimiento camero en el pasodoble number one… “y si te dicen que te pesan tres mil años… que tú no los aparentas”. Con breves parodias para introducir el tema, y que no nos perdamos por el camino. Entre nietos respondones y abuelos chocheantes, el segundo… “ya lo echarás de menoooos”. Juanymedio y Juanmanzorro comparten bigote, cosas de los recortes en el ente público, revela un cuplé. El amol no tiene edad, y cuando más edad, menos suegra. Se ve que en Camas tiene canalsú, la vuestra, un noventayocho porciento de cuota de pantalla. Fans de la programación, en ese pupurrí bueeeeeeno, “y atlético, de Madrid”. Cuidadín con el conejo de la suerte. El tontito de las banderitas cambia de canal. El señor mongolo (de Mongolio) se ha comido el mando.

‘LOS PRISIONEROS’, PERO NO DIGAS NI PÍOOOOOOO

Mira que me tiro, mira que me tiro, mira que me tiro. El Falla se cae paabajo y vocifera al unísono ante la subida de telón. El turno de la cabeza de serie de la noche. Aterriza la comparsita del Subiela, y el Carli, ‘Los prisioneros’. Entre rejas, sí, como los pajarillos de tu balcón… así ven este concurso, así ve Cádi, así ven la vida… “carceleeeroooo… hoy vengo por ti como un prisionero, porque preso de tus cosas vivo, y entre rejas vivo para cantar… y estas alas que aquí dentro no me valen, tú ná más que quieres besos yo la libertad…, tú que me encierras, yo que te quiero…, y yo cantando prisionero y yo cantaaaaandoooo prisionerooooo”. Guaaaa, eso es presentarse. Pío pío. Superlativos pasodobles, con la paradoja, niña, la paradoja, el piropillo-antitético primero: “Cádi, abuela y niña, mendiga y reina, deja que yo te cante la paradoja de tus entrañas, esclava y libre, bajuna y noble, me vuelves loco con tus hermosas contradicciones… con más dudas que certezas, con más amistades que amistad, más sol que luz, más lima que limón, más balcones que gente, más macetas que flores, más ruido que nueces, más dolor que dolores, más platillo que plata… con más espinas que rosas, con más circo que pan, con más amantes que amores… pero es que te quiero, como no voy a venir, como no voy a cantar, como no voy a ser tu prisionero”. Aguántame, primo, aguántame fuuuu… que viene el complementario, y ¿nacionalista?, ¿patriotero?… “dicen que yo he nacío en un rincón del planeta tierra, mi madre era de playa, mi padre nació en la sierra, nunca he tenido claro de dónde vengo y adónde voy, y ahí dónde he vivido nunca he sabido de dónde soy… esa es la maravilla, ser andaluz, ser de Cadiz, ser catalán o ser de Europa, es sólo una casualidad, un accidente… una patria en el fondo es como una prisión, en donde nace una gente cualquiera… así que escucha chaval, deja de hacer el tonto ya y quita de ese balcón la bandera”. Fuuuuuuaaaa, que me dan de baja al tontito de las banderitas. Pío pío pío… Respira respira. Todo el mundo contrata carnavales, “que ayer se murió mi suegra y en el entierro cantó Arturito”, afirma un cupletillo, y en el otro, er Kichi quitando to los símbolos que quedaban del Teofilato… “ya hay dos rumanos esperando abajo”. Vamos a quitarnos una a una, el uno al otro las plumas, dame un piquito amor mío, pero no digas ni píooooooo. ¡Empezad otra vez, porfavó!, expone a gritos una vecina de gallinero. Mientras que tengamos alpiste y agua, a resignarse y a cantar, dice el pájaro viejo, arranca ese pupurrí de los que gustan paladear, con la cabeza,… “que no soñemos más con escapar…”, pero al pájaro más joven siempre tiene ansías de volar, “y canta y canta por la libertad… ¿tú qué pájaro eres?”; “un amor sin libertad, casi nunca es posible, sólo es un verdadero amor cuando el amor es libre…”; “cuánta gente encarcelada en los barrotes de su vida, está buscando una salida…”; “tú dices fenicio, yo digo de Cádi, tú dices la Pepa yo digo la Chari, tú dices la Historia yo digo la gente, tú dices dos puentes yo digo dos mares, tú dices partido y yo digo pandilla, tú pides turistas y yo pido valientes, tú pides futuro yo pido presente, tú pides bandera y yo ropa tendía, tú quieres limpieza y yo dignidad, tú quieres más leyes po yo libertad… tú dices mi Cádiz y yo digo mi jaulaaaaaa”. Ovación. Otro nivel. Tremendo. Por estos ratitos le encuentra uno sentido a su superviviencia carnavalera. Apuntad ahí, niños: la letra es del poeta Miguel Ángel García Argüez, el Chapa; y la música la comparten José Manuel Aranda, el Taleguilla, y Manuel Sánchez Alba, el Noly. Casi ná. El señor mongolo (de Mongolia) y el tontito de las banderitas quieren alpiste en vena.

‘AVV GRUÑÓN ARENILLAS’, MÁS FLOJITO POR DIÓ

Y la bragueta de la sesión la sube una chirigota de Cádi, ‘AVV Gruñón Arenillas’, recreando un barrio “independiente”, en homenaje quizá a aquel otro de cierta zona de extramuros dando a la playa que se queja por todo y más… “este barrio se fundó a golpe de talonario”, nada de VPOs. Ajá. Rafael Valero y Joaquín Revuelta y Jonhatan Pérez, en la autoría. Doble pirueta irónica para el primer pasodoble, ese de “desde que en Cádi gobierna un podemita, hay más ruido y más jaleo…”, y ahora hay gritos de universitarios, de médicos, de animalistas, de parados y obreros cabreaos, de feministas, “gritos que cortan mi sueño, que me tienen agobiao, a ver si vuelve la Teo y los mantiene otros veinte años callaos”. ¿Dónde está el aficionao de los buenos?, se pregunta el otro pasodoble metaconcursero, exigiendo que las funciones las cierren un cabeza de serie, para evitar espantadas. Fuga que no se ha producido, me confirma el tontito de las banderitas torciendo el pescuezo cientoochenta grados. El amigo Puigdemont se ha comprao la peluca en el Millonario; y una catalana tacaña, como no, en los cupleses. Pero yo, voy a llamar a la pulisía. Sus cosillas por acá, sus cosillas por allá en el popu protestón, y “pa vivir en mi calle hay que estar forrao”. Del fútbol les gusta el minuto de silencio. El tontito de las banderitas y el señor mongolo (de Mongolia) siguen devorando el kilo de alpiste, con vitaminas. No comentan ni pío.

Las 00.45 horas. Baja el telón. Bajona generalizada, que mañana es lunes y hay cole. Nuestros colaboradores tienen que hacer todavía la maleta, asín que, señor mongolo (de Mongolia) y tontito de las banderas, a casa he dicho. De camino, os oriento con una frase célebre iluminadora: “un prisionero es un predicador de libertad”, dicen que dijo Christian Friedrich Hebbel, poeta y dramaturgo alemán. Pio pío. ¡Cómo canta mi canario…! DIARIO Bahía de Cádiz Dany Rodway


INFORMACIÓN CARNAVALESCA RELACIONADA

· Los PUNTOS del Jurado ‘poco oficiá’, AQUÍ
· Todas las crónicas del COAC 2018, AQUÍ
· Las FOTOS del COAC 2018, AQUÍ
· El ORDEN DE ACTUACIÓN de las preliminares, AQUÍ
· También estamos en FACEBOOK y TWITTER, ¿te sumas?






Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.