DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

Comparsa: ‘Los encaidenaos’

PASE DE LA GRAN FINAL

Y al sonar las doce, ahora sí, la cuarta agrupación de la dilatada finalita, el Kike Remolino encadenado al vagón de Cadi, “y me veo, encadenao, y tiro y tiro de ella, pero siempre puede conmigo, pero nunca cae en el olvido… eeeehhh ee eeee eeeehhhh, encadenaaaaaoooo”. Momento ‘Los encaidenaos’, obvio. Le echa la bulla a Cádi y su chovinismo, victimismo, trapicheo, pa empezar…, “desencadena de Cádiz los miedos de mis paisanos, suéltate de los complejos que ahogan a los gaditanos, ya va siendo hora, Tacita… Cádiz, qué coño te pasa, que tus dos puentes vean a tu gente volviendo a casa”. Un tanto rebuscaíllo, ¿no? Y la enfermedad ¿innombrable?, entra en la segunda letrilla recordando a Juancarlo y a Manolito…, “cuando entras por las casas, vas nublando cada día, con tu hambre insaciable, encadenas la agonía… puto cáncer, le arrancaste la poesía, le robaste la alegría, y hoy mis dos grupos, llorando coplas por carnavales”. ¡Todavía tengo los pelitos de punta! ¡Po peinatelos! El Falla dialoga consigo mismo, jajaja. En la tanda de cupletés, encadenaos al cabecero de la cama y Bienvenido en el Pay Pay; y “cualquier día vemos a Alejandro (Sanz) pregonando los Tosantos”. Ay Cádi cómo lo haces, no te hacen falta cadenas. El popu te deja reliao “a la bendita contradicción de esta ciudad, de verse encadenao a la libertad”. La paradoja, niña, la paradoja…

(extracto de la crónica diaria de la final del COAC 2020, AQUÍ)


PASE DE SEMIFINAL

A la guerra, vámono… ya arrastra sus caenas ‘Los encaidenaos’ del Remolino, y ese inmigrante que sigue ligado a su Cádi forever, como una losa bendita…, “y me veo, encadenao y tiro y tiro de ella, pero siempre puede conmigo, pero nunca cae en el olvido… encadenao, a Cái a Cái a Cái… encadenaaaaao”. Un padre orgulloso en el bodorrio de su hija, pasándose por el forro lo que digan en el barrio…., “sin dormir de tantos nervios, me pasé toda la noche… que hoy no se casa cualquiera, que la que se casa es mi niña… mira, se casa la tortillera… mientras me río de todos ellos y del Vaticano”. Y un segundo pasodoble pro-autonomista, y ¿a por los 6.000 leuros?…, “por tus cielos, por tus playas, por tu sierra, por tus mares, por tus montes, por tu gracia en cada esquina, tu guitarra, tu poesía, por tornar el llanto en risa, por tu bendita filosofía… ocho eslabones que unen la tierra mía… que tiemble el Parlamento, y una Junta corrompía, que nadie rompa nuestras cadenas, Andalucía”. Echa loctite. ¡Kike, ya ha hecho más kilómetros tu vagón, que el tranvía de Cádiz a San Fernando! Mucho humo en un cuplé con algo enano colgando; y toquesito al Canalsú y su programación, que mientras televisa el Falla, “al menos por febrero no nos tragamos tanta morralla”. Ayy Cádi cómo lo haces, que no te hacen falta cadenas. “Queda encadenarse a la bendita contradicción de esta ciudad, de verse encadenao a la libertad… que retumbe donde vayas la madre que te parió, todo el que te pisa, lo dejas encadenado…”. Pedro y Pablo tiene la rotaflex en casa, por si… ¡Juan, picha, dame carrete, y un intro, por tu mare!

(extracto de la crónica diaria de la 4ª de semifinales del COAC 2020, AQUÍ)


PASE DE CUARTOS DE FINAL

Poniéndole el tapón a la sesión, el payaso del Kike Remolino y su cordón umbilical convertido en cadena con la Tacita, recreada por cierto con un atrezzo-tren rodante impreshionante, prima: “cuando a un gaditano lo paren, su alma y corazón se sueldan, y el cordón se convierte en cadena, se van entrelazando eslabones, se llanto, de risa y sangre, se arraigan a las piedras ostioneras, siendo imposible escaparse, jamás, jamás, de su tierra… y camino, camino y camino, mi cuerpo emprende el viaje, pero mi corazón y mi alma, ni pueden, ni quieren soltarse… hasta después de muerto, mare me veo, encadenao a Cái, a Cái…”. De vellito de punta la primera letrilla, a la hermana, así, en particular y en general…, “una hermana es el regalo que arremolina una casa, es confidente, tus cosquillas, es tu almohada, es mucho más que los recuerdos que da una infancia, siempre está, nunca hay excusas, no hay distancias… fue soldada con el alma, corazón y con la sangre, la misma sangre que derramó al parir mi madre”. Y retando al facha mayor de Vox en otro pasodoble que pone al Falla pitoso, se ve que aquí naide ha votado lo que ha votado…, “los tuyos fueron los tuyos, los que a los míos buscaban, los prendían como a perros y en camiones los montaban, fueron los tuyos Abascal, los que a los míos los humillaban, los que piensan como tú, y por dos coplas, los fusilaban… sí, fueron los tuyos, con sus ideas, Santiago, las mismas del que te vota, los que dieron muerte, a más de una chirigota, pero se siguió cantando, se siguió adelante… ven con los tuyos, ven y nos callas por carnavales”. Kike, concursando. A Manué le huelen los pies, en un cuplé con adobo; en el otro, el niño de catorce años “con el patatín con el patatán, con la picha llena postillas”. Encadenaíto me tienes, si yo para estar a tu vera, ay Cádiz cómo lo haces, si no te hacen falta cadenas. Morriña a tope en un completo popurrí emigrante, desde la distancia pero tan cerquita…, “la despedida es el inicio de los días para volver, se aleja la última duna, mientras mis ojos se pierden, mi corazón me jura, que regresaré… queda encadenarse a otro tópico final… a la bendita contradicción de esta ciudad, de verse encadenao a la libertad… ay, Cádi a este planeta qué le has dao, que todo el que te pisa, lo dejas encadenao”. De lagrimita. Pedro y Pablo se sienten culpables…

(extracto de la crónica diaria de la 5ª de cuartos del COAC 2020, AQUÍ)


PASE DE PRELIMINARES

Con la olla a presión, para absorber a Kike Remolino, y su ‘Los encaidenaos’. Encadenados a Cádi, aunque estén lejos… “mi alegría heredada, me condena a la desdicha, de escuchar por donde vaya, canta chirigota, di picha… y me veo encadenao, y tiro y tiro de ella, pero puede conmigo, nunca cae en el olvido… encadenaaaaaoooo”. Con remembranzas a Los condenaos en esa presentación efectista y desgarrada. Ese forillo rodante, un puntaso. ¿Dónde has metido los faroles, Kike? Un primer pasodoble para reafirmar que este año la cosa va pasional, con piropaso encelao… “que se te vayan los pies con cada nota, súfrela como hago yo en cada suspiro de cada verso de cada copla… ay Tacita échame cuentas, porque me tienes encadenaaaao”. Y dedicado al Manolín, el hijo de Santander, el segundo… “coge niño la guitarra, te rodeas de los tuyos, pisa firme el escenario, venga que te está viendo tu mare… niño hazlo por papá, que no es cualquiera nuestro dios Momo… y cuando empiece la quema, saca tu sonrisa… encadena San Antonio a la orillita de La Caleta”. Potito. La mudanza de Franco, en un cupletillo por los aires; y la gente loca con el Primark, en el otro, que acaba enseñando el túyamentiende… Encadenaíto me tienes de pies y manos el corazón, hasta la razón… ay Cádiz cómo lo haces, no te hacen falta cadenas. El relato de un emigrante de Cádi Cádi, otro más, que se busca las papas fuera en un completo popu pa empatizar… “ay tirititrén… Sabes de sobra lo que echo yo de menos, las pequeñas cosas se echan de menos… Él volverá del lejano lugar al que mal llamaron prosperidad, a encadenarme con un abrazo, a ti… Queda encadenarse a otro tópico final, al compás de tus latidos, a la bendita contradicción de esta ciudad… no te veas encadenado a vivir pa trabajar, que retumbe donde vayas la mare que te parío… que todo aquel que te pisa, lo dejas encadenaaaaoooo…”. Pablo y Pedro también tiran de la cadena. So mu limpios. DIARIO Bahía de Cádiz

(extracto de la crónica diaria de la 12ª clasificatoria del COAC 2020, AQUÍ)


FICHA DE LA AGRUPACIÓN

Comparsa: ‘Los encaidenaos’

Localidad: Cádiz
Autoría Letra: Manuel Enrique Garcia Rosado
Autoría Música: Manuel Enrique Garcia Rosado
Dirección: José Luis Martín Aragón
Representante Legal: José Luis Martín Aragón


Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.