DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

Comparsa: ‘Los niños sin nombre’

PASE DE SEMIFINAL

¿Exageramos? La que viene ahora sí que no tiene nombre. Súbete a la litera con Los niños sin nombre. Colas en Cádi para adoptar a los chavale, chavale empezando a vivir sentando cátedra sobre la vida, y el carnavá… “la vida es tan caprichosa que te da una lección a cambio de romperte el corazón, y en la garganta te hace un nudo, una aventura de amor, de ternura y de pasión, donde vibra más un móvil que el latir de un corazón… soy ese niño que aprendí desde pequeño tantas lecciones, que al final me hice mayor, soy tan feliz con lo poquito que tengo, que yo los días grises los pinto de color… quién dijo que la felicidad, es ese sueño tan preciado imposible de alcanzar, es porque no ha conocido el lado perdido, que guarda el destino, por poco que tenga, siempre hay un camino…”. Camino hermoso el de este comparsón si no se desvía, si la amistad que irradian puede más que el lado mercantil y los egos de febrero. Son huérfanos pero con madre, claro, en un pasodoblón sincero… “desde tus entrañas, yo llegué a este mundo, bendita la mare que a mi me parió… contenta porque cada día llevo por bandera lo que aprendí contigo… por tanto vivido, por las noches en velas, por criarme a tu vera desde que era un crío, le canto a la cantera porque ella es la mare que nos ha parío”. ¿Y el padre? Se palpa la emosión ahí arriba. Y reivindicando un concepto amplio de educación en el sur, frente a los que en el norte sólo ven catetos… “como yo he nacío en Andalucía, cada noche que pasa me acuesto con una lección aprendía… le pido respeto, señora Tejerina, muérdase usted la lengua y trague su veneno, y antes de hablar de un hijo del pueblo andaluz, aprenda usted primero que aquí nuestros valores no podrá comprarlos sólo con dinero”. De cupletillos, un máster en sexualidad para estos pichicortas… “yo creo que te han dado el máster donde se lo dieron a Cifuentes…”; y el Errejón independizado… Y si te digo te quiero no lo vayas a dudar, porque los niños siempre dicen la verdad. “Me miras atónito, buscando hallar una mirada melancólica, pero te encuentras mi sonrisa más esplendida, que hace que estalle tu cerebro que es tan básico…”. Un popurrí que comienza con esta cuarteta, no puede acabar mal… “cómo me miras con pena, cuando pagas las cadenas que encierran a tu razón, sólo eres la marioneta movida por la hipoteca, que el sistema te vendió”. Dulce patada al tener, acumular, aparentar de esta viciada sociedad frente al vivir, sin más… “qué viva la vida… soñar soñar soñar, volar volar volar… que vida mi Cái que espanta sus males cantando alegrías… que viva él te quiero, que sale del alma y recorre tu cuerpo en forma de magia… que esta vida es pa vivirla, pa vivirla sin más”. Fiscal, quédate con el brillito en los ojos de estos niños, sin más.

(extracto de la crónica diaria de la 1ª semifinal del COAC 2019, AQUÍ)


PASE DE CUARTOS DE FINAL

Y el ciao, ciao, bambina de la ya madrugada es responsabilidad de la comparsa recién ascendida de la cantera. Estos niños levantaron pasiones en preliminares y aquí están, con sus literas en el orfanato del Falla, pa que les volvamos a adoptar… La vida es, la vida es… “una puesta de sol, donde nació mi canción… quien dijo que la felicidad es imposible de alcanzar, es porque no ha conocido este hermoso lugar… soy tan feliz con lo poquito que tengo, que yo los días grises los pinto de color…”. Presentación no apta para diabéticos. Un pasodoble cerrando la boca a tanto macho, el que agrede a la mujer de una u otra forma,… “escucha un momento y cállate un poco, a ver si te enteras, machito de turno, lo que es un piropo… que el mundo ha cambiado y te toca callar…”. Y pequeños sin nada soñando un futuro desde el sur del sur en esa segunda letra… “que injusta es la vida, mientras sostenemos la valla de Ceuta y Melilla, los sueños de estos niños mueren en el mar o van a la deriva, y no se cumplirán hasta que su patera llegue a nuestra orilla”. El exitaso de la Rosalía… “pero el chandá y los tacones se lo ha copiao a la Petroleo”; y toquesito al Juancarlo, “yo creo que en su chirigota están tos malos con sinusitis”, jeje. Ese ha estao bien, illo. Y si te digo te quiero, no lo vayas a dudar, porque los niños siempre dicen la verdad. La sonrisa sin prejuicios ni equipaje que brota incluso en el drama y que remueve la conciencia del esclavo de esta sociedad consumista que te quiere llorando y mendigando por las esquinas, para no sentirse mal. Vaya como entra ese popurrinaso… “me miras atónito buscando hallar una mirada melancólica, pero te encuentras mi sonrisa más espléndida y hace que estalle tu cerebro que es tan básico, que relaciona la pobreza con lo trágico pues para ti lo material es algo mágico, aunque yo sólo vea papel, metal y plástico… dime tú cómo me miras con pena, cuando pagas las cadenas que encierran a tu razón… quédate con tu terrario, que tal y cómo está el patio, yo me quedo aquí mejor…; que mi música no entiende de razas ni fronteras, canto a la libertad, que mi vida vale igual que otra cualquiera…; que viva la vida, que lo mismo que llegas, haces la maleta y te marchas sin avisar, que soñar soñar no cuesta nada, y querer volar volar sin alas… tú vive y deja vivir, nunca dejes de soñar, que esta vida es pa vivirla, es pa vivirla sin máaaas”.  Ojo: con gusto, sencillito, sin chillar. Fiscal, ¡qué te gusta un sin-nombre!

(extracto de la crónica diaria de la 2ª cuartos de final del COAC 2019, AQUÍ)


PASE DE PRELIMINARES

Debutando en adultos. El primer premio de comparsas de juveniles del pasado COAC se hace llamar ‘Los niños sin nombre’, niños huérfanos en plan Oliver Twist, optimistas ante todo… “quien dijo que la felicidad es imposible de alcanzar, es porque no ha conocido este hermoso lugar, el lado perdido que guarda el destino… soy tan feliz con lo poquito que tengo, que yo los días grises los pinto de color…”. Dulce. En la autoría, Antonio Jesús Pérez Fuentes y Sergio Guillén Bancalero. Pensando en separtarse en el primer pasodoble, cosiendo un nuevo trapo de colores y sentimientos que realmente les motive el chip patriotero… “en nuestro orfanato hemos decidido ser independientes… nuestra bandera no tiene barrera ni ley soberana, es la única bandera que yo colgaría bajo mi ventana”. Y llamando a la reconquista del carnaval de la calle para los de aquí, frente a la invasión de hordas de más allá del peaje, en la segunda letra, celebrada… “en qué momento entregamos la calle a tanto desgraciao… devolverle el sábado de carnaval a los gaditanos”. Vayan desempolvando plumeros y coloretes, y al ataquel. El fiscal apunta: posibles delitos de rebelión y sedición, con agravante hormonal. Un cupletillo pantojil, y otro acordándose de M.Rajoy ya como expresidente, “pero yo le sigo viendo la misma cara de carahote”. Como a la tal Chabelita, vámo. Y si te digo te quiero no lo vayas a dudar, porque los niños siempre dicen la verdad. El popurrí profundiza en la línea vitalista, con claroscuros y ese mercado de la carne, el dinero es el dinero… “que mi vida vale igual que otra cualquiera… que viva la vida, que esta vida es pa vivirla, es pa vivirla sin más”. Deja un regusto a futuro que no veash. Y presente. Fruto de esa cantera que todos ignoramos. Autocosqui. Como dijo el Guille Milkyway: ¿qué se siente al ser tan joven? DIARIO Bahía de Cádiz

(extracto de la crónica diaria de la 3ª clasificatoria del COAC 2019, AQUÍ)


FICHA DE LA AGRUPACIÓN

Comparsa: ‘Los niños sin nombre’

Localidad: Cádiz
Autoría Letra: Antonio Jesús Pérez Fuentes y Sergio Guillén Bancalero
Autoría Música: Sergio Guillen Bancalero
Dirección: Juan Antonio Macias Álvarez
Representante Legal: Juan Antonio Macias Álvarez


Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.