DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

publicidad

Coro: ‘Vive, sueña, canta’

PASE DE LA GRAN FINAL

Sueña, canta, vive, canta, sueña, come, sobrevive… no doy una… aleja de mi ese cáliz, con cocacola…, ‘Vive, sueña, canta’, eso, gracias Bablé. A danzaaaar.  Un tango que pone banderas, sin ponerlas, porque un banderazo de esos, duele… “soy andaluz convencío, pero pienso que en España se hace más grande mi Andalucía… que nadie me imponga su patria por más que diga… ahí está la única patria, por la que yo doy la vida”, por los niños. ¿Los del coro? ¿Los del cuarteto? Y una letrilla con salitre… “ya sé que soy mu chico para ir hasta las barcas… hijo no olvides tu cubo… y es que La Caleta es más que una playa bonita, si allí muchos gaditanos, vemos pasar nuestra vida”. El tontito de las banderitas es más de la Victoria. El señor mongolo (de Mongolia) de Cortadura, la zona de las dunas, pillín. Oda al Aliexpress en un cupletillo; y la Zarzuela convertida en Granhermano, en el otro… Quietolll, pecador. Hay tantas formas de cantar como personas. El show de escaleras abajo, escaleras arriba, en marcha… un musical cabaretero, una nana, gospel, por alegría… “la función llega al final”.

(extracto de la crónica diaria de la gran final del COAC 2018, AQUÍ)


PASE DE SEMIFINAL

¿Y no había descanso, enn, Bablé? Pero la sensación temporal es la misma, con la barriga vacía quejándose. El show debe continuar. ‘Vive, sueña, canta’, a jugar. A cegarnos con las bombillitas de trescientos watios. Cádi no descansa jamás… “otra vez a demostrar cómo Cádiz canta… el espectáculo más musical lo puedes ver por carnaval…”. Las panderetas de las navidades, te hacen el avío. Un grito de auxilio a sevillanos y resto de humanidad que vienen a Cádi por carnavales apoquinando algo más de siete euros… “en nombre del gobierno, dice el subdelegado, que aunque siga subiendo, solamente quedan dos años, llevan tantos años con el mismo cuento, que nadie se cree ná… freno de oportunidades, de negocio y de progreso… Cádiz la tierra del paro, no puede seguir pagando por un negocio que nos humilla… somos los únicos perros que pagamos como ciegos por llegar antes a Sevilla… tienes que ayudarme porque Cádiz te necesita, que la ruina y el chantaje llegan por esa autopista”. Interesante tango-denuncia, inspirado en la chirigota del Cascana, ¿no? Y a oscuras, pero a oscuras de no veo ná, este coro que siempre apuesta por lo visual, te demuestra cómo suena, y vaya cómo suena, por las orejas… “seguiré apostando por progreso y cambio, porque todo avanza, pero mi tango suena a Cádiz, y eso te ciega hasta el alma”. Las pelucas del tipo, dan para un cupletillo, calvo; e intolerante a la comida, el otro. Ajín ambos dos. Quieto. Febrero baña mi tierra, y Cádiz resuena en cada garganta. “Hay tantas formas de cantar como personas, cantando llevan dentro su manera de vivir…”. Y a embelesarte con el popu-espectáculo, y a bajar y subir escalones… “vive, sueña y vuelve a cantar…”, y vuelve a ducharnos en papelillos, y sucedáneos, de los que se te meten por el sentío. Enga, a canturrear: el tontito de las banderitas sueña que sí. El señor mongolo (de Mongolia) vive por otro rato de meneos, vocales…

(extracto de la crónica diaria de la 1ª semifinal del COAC 2018, AQUÍ)


PASE DE CUARTOS DE FINAL

Arriba ese Bablé. Comienza la función… “Cádiz no descansa jamás…”, deja dicha la presentación-espectáculo del coro de Luis Rivero. Dice poco más, no, no busques más. Pero que peshá de bajar y subir escalones, ideal para endurecer glúteos, diagnostica el tontito de las banderitas. Investigadores como Margarita, Avelino Rafael, en el primer tango fugadecerebros… “son sólo ejemplos que brillan, que a nadie les interesa… mientras que el Estado sigue recortando presupuesto en ciencia, y aquí sólo triunfan mujeres, hombres y viceversa, famosos y futbolistas, aunque les roben a Hacienda”. Asín es EspÁña, y que todavía no entiendas a los que se quieren separtar… Y acertado ese segundo tango, que se detiene en un tema, pero que es extensible a otros… “cuantos mueren cantando, letras contra el machismo, esos mismos que luego viajando en autobús les piden al chófer que se pare en un puticlub… no nos engañemos, que ganar un premio no es una victoria, que esto no se arregla mientras nos callemos la boca, que en el carnaval de Cádiz, se prostituyen las coplas”. Fresquito fresquito el primer cupletillo… “se han llevado esta mañana a Quique Pina…”, jeje, pero vamos que no está detenido por blanquear dinero, lo está por escribir la famosa letrilla de Andreíta. Sin mascamientos.  Y los políticos guaperas a nivel estatal caben en el otro… “confórmate con el Kichi, po tú confórmate con la Teo”. Vive, sueña, cantaaaaa. El señor mongolo (de Mongolia) ya te baila los pasos del estribillo, mejor que la Macarena, aaa aayyy. El coro se desmorona y entre Broadway, Cabaret, flamenco y carnaval se desarrolla el popu-musical, sin fisuras vocales. Cada uno te canta distinto, pero lo importante es cantar, vivir y soñar, o vivir, soñar y cantar, o soñar, cantar y vivir… ¿el orden de los factores altera el producto? Sea como fuera, suena a cañonaso de papelillos, de los de brillito.

(extracto de la crónica diaria de la 3ª cuartos de final del COAC 2018, AQUÍ)


PASE DE PRELIMINARES

Luis, picha mía, que nos ciegas, apágame esas bombillitas de doscientos watios del proscenio… “Cádiz no descansa”, lanza la presentación bailonga y coral del coro ‘Vive, sueña, canta’, con autoría de Luis Rivero y dirección de su hermana, Laura. El coro number one en 2017 vuelve a apostar por parecerse lo menos posible a un coro puro y apolillado. Ese Bablé, ¡presente! Un tango-recuerdo al desaparecido Antonio Guerrero Caramé ‘Piojo’, y sin antifaz de oro…, quedará en “la eternidad de los que se van pero siguen vivos… guardo tu beso y tu herencia”. Y entrando en el debate de si el carnaval debe tener una fecha fija en el calendario, y no depender del capillismo… “si es por dinero, es un argumento que no me convence… y mientras lo quiere el pueblo, el carnaval no se vende”. ¿Pero no se había vendido ya? Dos cuplés ombliguistas, con la presión de ganar un primero y la gripe haciendo mella en el grupo, patrocinado por Frenadol, “igual no era tan mala idea la fecha fija”… Vive, sueña, cantaaaaa, en un estribillo que pasa por las cuatro modalidades del concurso. El coro vuelve a descomponerse con el popurrí ya iniciado y comienza el musical entre cabaret y Broadway, sin olvidar el carnavá, alegría por bandera, e incidiendo en los conceptos de vivir, soñar y cantar. Enorme para los oídos y para la vista; entretanto, el cerebelo se puede echar una siesta. Que peshá de subir y bajar escalones, coinciden el tontito de las banderitas y el señor mongolo (de Mongolia). Con agujetas, en las cuerdas vocales. DIARIO Bahía de Cádiz

(extracto de la crónica diaria de la 8ª clasificatoria del COAC 2018, AQUÍ)


FICHA DE LA AGRUPACIÓN

Coro: ‘Vive, sueña, canta’
(‘El mayor espectáculo del mundo’ en 2017)
Localidad: Cádiz
Autoría Letra: Luis Manuel Rivero Ramos
Autoría Música: Luis Manuel Rivero Ramos
Dirección: Laura Rivero Ramos
Representante legal: Laura Rivero Ramos





Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.