DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

Coro: ‘Tiempos modernos’

PASE DE SEMIFINAL

¡Qué me gustan los descansos!, vocea algún anónimo desde el paraíso, jeje. “Aquí está la famélica legión, los que saben que se van a ir al caraho cuando llegue la deslocalización, aquí abajo estamos tú y yo, gente normal… que no se te olvide camarada, que nuestra fábrica es el mundo en realidad, el tiempo sin futuro, el sistema más enfermo, el siglo veintiuno, bienvenido a los tiempos modernos”. Las cartas boca arriba del coro laboral del Procopio ‘Tiempos modernos’, condimentando con la pluma de García Argüez y la melodía del Tino. Así me exploto yo también…  “Sé que alguna gente dice que mi coro es para su gusto demasiado rojo, dicen que en mis letras sobra compromiso, conciencia de clase y alma de insumiso… yo respeto que tú prefieras poca chicha en los repertorios, que esté de moda cantar mucho y no decir nada… déjame recordarte, que en Cádiz los coros fueron siempre voz del pueblo… vuélvete a escuchar al Tío de la Tiza o al gran Cañamaque, fueron el cañón contra el gobernante… tan sólo traigo esa conciencia que tú olvidaste y la tradición que de la que renegaste”. ¿Abrimos teléfonos de aludidos? Un tango para reivindicar el contenido sobre la insustancialidad, el conservadurismo y la forma… Y segunda letra convertida en un paseo antipiropo, el Cádi de las letras y el Cádi real… “no vuelvas la cara a un drama negro, que vivir en Cádiz no siempre es un sueño”. Una niña, loca con la cultura japonesa, y de vuelta del salón manga, “sin tanga”; y la abuela to modenna, ligando por intenet… “¿nos vemos por webcam?, y del tirón se fue pa Huesca”, emmm. Ya estoy harto de todo, esto parece un coro. El trabajador, mero instrumento de usar y tirar, hecho tiempo y mercancía, pisoteado por el patrón y “explótame explótame explótame y verás como algún día voy a explotar”, su mundo deshumanizado y tu mundo vivo… “decide tú cuáll, su mundo o el nuestro, un mundo es mentira pero el otro es verdad…”; y canto colofón a la gente corriente, la que mueve la máquina del mundo… “que este mundo es de la gente, que este mundo es de la gente, que este mundo es de la gente, eeeeehh ehhhhhh”. Niña, ¿te imaginas vibrar con ese chimpón trompetero en las manifestaciones del primero de mayo, y en la final del viernes?, fuuuuaaaa. Enga, a mojarse: el tontito de las banderitas dice que sí, no, lo siguiente. El señor mongolo (de Mongolia) continúa canturreando que este mundo es de la gente, que este mundo es de la gente, que este…

(extracto de la crónica diaria de la 3ª semifinal del COAC 2018, AQUÍ)


PASE DE CUARTOS DE FINAL

Y, con eco eco, reabre función el coro piramidal de Procopio, con letra del Chapa, música del Tino, y Charló esclavizao por la industrialización y el capitalismo. Ponga unos instrumentos de viento en su vida, y ya está firme el tontito de las banderitas… “Aquí están otro día los currantes, los vasallos del señor, los que mueven to las piezas del motor, los que saben que se van a ir al caraho cuando llegue la deslocalización, los que llegan a su casa pa la cena, pero luego llegan justo a fin de mes… bienvenido al sistema más enfermo, al siglo veintiuno, a los tiempos modernos”. Es como mu grande ese holaquéhay. Versos hechos tango-esencia, con Cádi mu dentro y encadenando palabros… “dentro de mi mente hay una muralla y hay una escollera que lleva a una playa… Cádiz de mi sangre, de mi alegría y de mis lamentos, no puedo llevarte yo más adentro”. Y vaya, otro letrón para ir encargándole un marco… “el doce de octubre y a media mañana, desfila Castilla por la Castellana… la España viejuna, la España más rancia, si ese es mi país, yo reniego de él, esa gente a mí no me representa, asco y vergüenza, y es que es pa pedirle la independencia”. El señor mongolo (de Mongolia) asiente en modo repeat, se siente acompañado. ¿Nos separtamos juntos? La Teo quiere volver a la Alcaldía y trata de ser todavía más gadita, en un cupletillo; y er Kichi, y su gran corazón, “y oreja”, en el otro, que acaba enchampelao con el primero. Eo eo. Ya estamos hartos de todo, esto parece un coro. El popu casi, o sin casi, como panegírico por la gente normal y corriente, tu prima, tu hermano, tu amigo, el panadero, el butanero, la funcionaria, el parado, la gente que mueve el mundo, y sufre el liberalismo salvaje… “que este mundo es de la gente, que este mundo es de la gente”. Guuaaaaa. De mojar bragas esas cuartetas del “explótame explótame explótame y verás, como un día voy a explotar…; su mundo, tu mundo… decide tú cuál, su mundo o el nuestro, porque un mundo es mentira, pero el otro es verdad”. Odio eterno a los tiempos modernos. Muero con estos tiempos modernos. Y con los que dicen y no sólo te riegan de papelillos.

(extracto de la crónica diaria de la 6ª cuartos de final del COAC 2018, AQUÍ)


PASE DE PRELIMINARES

Arriba ese Charló. Arriba ese trombón. “Aquí están otro día los currantes, los que mueven to las piezas del motor, los que saben que se van a ir al caraho cuando llegué la mecanización, los que llegan justo a fin de mes… que no se te olvide camarada, que nuestra fábrica es el mundo de verdad, bienvenido al sistema más enfermo, al siglo veintiuno, a los tiempos modernos”. Carta de presentación del coro laboral ‘Tiempos modernos’, como aquella mítica película, el corito del Procopio, con letra del él mismo, Antonio Procopio Baizán, y de Miguel Ángel García Argüez, el Chapa, y música de Tino Tovar. ¡No te vayas!, le sale del alma al tontito de las banderitas. La guitarra, sobada en el primer tango, “como si encontrara mi verdad primera, me agarré a tu mástil, dulce compañera… y de tanto que le acaricio, me regala un tango para ti la más bonita… cada vez que he muerto, por ti resucito, vuelve mi guitarra a sonar por tango carnavalero, que es lo más bonito del mundo entero”. Y segundo tango tangaso con giro en el remate… “aún tenemos fresca en nuestra memoria, un pueblo pidiendo autogobernarse, un ejemplo de pacifismo y de rebelión ciudadana… y también vi a la policía, repartiendo palos a la gente desarmada, sangre en las aceras y la rabia desesperada… cuánta dignidad en esa gente, honesta y valiente, y al final ganó orgullosamente… yo admiro a los pueblos que se levantan en rebeldía… vaya ejemplo grande que le dio al mundo la tierra mía, cuatro de diciembre la tierra mía”. Uuuuaa, enorme. Y, trasladable lo vivido en Andalucía hace cuarenta años, a Catalunya el pasado uno de octubre, que sí que sí. En los cupleses, cortitos de informática, “sólo he aprendido a bajar los videos del pornotube”; y opositando para conseguir una plaza de funcionario… “algunos son unos fieras bajando videos del pornotube”. Enchampelamiento que se veía venir, jeje. Ya estamos hartos de todo, esto parece un coro. Un coro con un bastinaso de popurrí luchadeclases, bien escrito y bien rellenito de crema… “ay patrón, y explótame explótame explótame y verás que un día voy a explotar…”; “ay barrio obrero, donde la vida late lo mismo que un corazón… su mundo y el nuestro, decide tú cuál…”; “míralos, que parece que no están, son mujeres y son hombres que yo quiero mencionar”, el peluquero, el barrendero, el panadero, el funcionario, el parado… y es que “ni de banqueros, ni curas ni reyes, ni de inversionistas ni de accionistas ni gerentes, ni de ministros ni del presidente… que este mundo es de la genteeeeeee”. El señor mongolo (de Mongolia) va a echar el currísculum para esclavizarse en esa bendita fábrica. No basta con sonar, bailar y arrojar toneladas de papelillos, un coro también puede decir cosas. Cómo ha ganao el capitán. DIARIO Bahía de Cádiz

(extracto de la crónica diaria de la 17ª clasificatoria del COAC 2018, AQUÍ)


FICHA DE LA AGRUPACIÓN

Coro: ‘Tiempos modernos’
Localidad: Cádiz
Autoría Letra: Miguel Ángel García Argüez y Antonio Procopio Baizán
Autoría Música: Constantino Tovar Verdejo
Dirección: Francisco José Oliveros Vega
Representante legal: Fernando de la Flor Pereira





Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.