DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

Comparsa: ‘Los mafiosos’

PASE DE LA GRAN FINAL

Con otoño, y con retoño, y ¡coño!, que salta al ruedo el Juancarlo. A recepcionar la mercancía de ‘Los mafiosos’, que rima con oso, amoroso. Todo un poeta, niña. Parapapá parapapa papa pá. “Si no eres libre en la cuna a donde te tocó caer, si tienes duro el corazón y te resbala la piel, y las cicatrices llenan las paredes de tu alma, ya puedes convertirte en uno más de esta terrible sociedad… no se te olvide que el carnaval es mi vida, y si la pierdo por él la daré por bienvenida…”. Dejarme al Bienvenido, que estará en el sofá con su mantita y sus anacardos. Cádi, que te pones colorá cuando te miran… “ciudad de las miles de torres, ciudad de millones de coplas, diosa única posible entre los dioses, de las miles de novias y novios que cambian de amores… siempre has sigo gobernada por la puñetera mafia… será que los rayos del sol, cayendo en el inmenso mar, seducen con nuestro botín a piratas de aquí y piratas de allá… ideal para que un lunes de carnaval se celebre aquí mismo el juicio final, y el paraíso no coja tan lejos”. Sacando la pluma. El fanatismo religioso y capillita, impregnando el otro pasodoble… “la cruz que corona el calvario, esa misma que amortaja cada lecho, esa misma con la que nos conquistaron… esa cruz que tanto llevan consigo como símbolo de paz en la tierra, que tanto se ha convertido en motivo de una guerra… y después nos asustamos si a dios lo cambian de nombre… si no hablo del Islam no es por falta de cohones, es que yo no tengo ná con las demás religiones… pero al que nombre a mi virgen lo mato”. Un saludo al jurado, en un cuplé,… “con esta comparsa te sobra el papel… que más quisiera yo que este concurso fuera limpio… dejarse ya de bizcocho y pedir tortillitas de camarones”, jeje. Para el complementario, un puntaso de ascensor, pero “no digo ná que después dicen que es homofobia”, jajaja. O entra pero no sale, o sale por mal camino. ¿El puntaso? La enésima revolución popurrinera del cabesa… “solamente cantando no vale luchar, hay que usar además otros oscuros caminos…pero como el carnaval a mí me da para tanto, sueño que los elimino, con lo bonito de mi canto… como si la vida fuera carnaval, como si la vida fuera carnaval, coooomo si la vida fuera carnaval, como si la vida fuera…. carnavaaaaaaal”. El tontito de las banderitas y el señor mongolo (de Mongolia) lo piden al unísono: qué vote Pepo Oliva, qué vote Pepo Oliva.

(extracto de la crónica diaria de la gran final del COAC 2018, AQUÍ)


PASE DE SEMIFINAL

¡Cervera pregonero, Cervera pregonero!, que sí que sí, y hasta bota el gafa en un palco, entre telón y telón. El Aragón ya entrega nueva mercancía. Custodiándola, los panteras, digo, ‘Los mafiosos’… “el mundo se divide en dos, los que viven como dios manda, y los que mandan viven como dios… no se te olvide mafioso, que el carnaval es del pueblo, voy a intentarlo a tu manera a ver si así se lo devuelvo…”. Con shentimiento kilométrico, que una madre es una madre, y el pasodoble al padre ya lo sacaron Los condenaos… “por ancho que sean los mares, y más altas las cordilleras, por más azul que esté el cielo, donde se ponga una madre, todo se quite de en medio… por más que se pueda perder, y más que se pueda ganar… no hay alegría más bella ni primavera más grande que te da una madre a tu vera… el que dice sin pensar que nadie es imprescindible, es que no tuvo mamá o no sabe lo que dice… mira si será grande y divino su amor, que para hacerse hombre el mismo dios, necesitó del amor de una madre”. Sin palabras. Como sin palabras y con ganas de tenerla deja el otro pasodoblón, que te sintetiza en dos minutos lo que opinan tantos súbditos asqueados del Borbón… “si a usted la corona que lleva, le llena de brillo y de gloria, y el orgullo de saber de quien le hereda ni siquiera le refresca la memoria, está traicionando a la historia y a un pueblo que no le venera … el demonio hecho persona al que su padre seguía… y en el bar de nuestra gente pregunta, si hay alguno que le quiera, yo si que le puedo jurar, si entre la gente estoy yo, con todo el respeto le digo que no… no hace falta defender el color republicano, es simplemente que usted es cómplice de un tirano… ponga su corona a la voluntad del pueblo, póngala para que la votemos si es que no le faltan huevos, y si dicen que sí le reconoceré, pero si dicen no, por favor márchese, y que la historia comience de nuevo”. A sus pies, cabesa. Uuuuaaaaaa. Un robot con mucha guasa, catastróphica; y un segundo cupletón de gran categoría, que “con tanta independencia y tanto hablar de Catalanya ya se están olvidando los problemas de España…”, ellos también han puesto un banderrón que cubre to la terraza entera, “y así no se ve la maría que estoy sembrando en la jardinera”, jeje. Al que se mete en la mafia le pasa como al que se mete en tus calles… o entra pero no sale, o sale por mal camino. El enésimo bocinazo llamando a la revolución en ese popu contra la tiranía, y si no vale sólo “cantando”, habrá que recurrir a los métodos del enemigo… “sueño que los elimino, con lo bonito de mi canto…”. Y si Pepo Oliva, el padre de Valle en Compañeros, notefallaré, te sale en mitad del repertorio a lo ministro, eso puntúa, Quimi… “como si la vida fuera carnavaaaaal”. Ha faltao el mangueraaaa pa rematarnos. Enga, a mojarse: el tontito de las banderitas dice que claro. El señor mongolo (de Mongolía) me mira como pensando, ¿y tú me lo preguntas?, dices mientras clavas en mi pupila tu pupila azul…

(extracto de la crónica diaria de la 2ª semifinal del COAC 2018, AQUÍ)


PASE DE CUARTOS DE FINAL

“Si tienes duro el corazón y te resbala la piel, y las cicatrices llenan las paredes de tu alma…”, estás maduro para alistarte a la comparsa del Juan Carlos Aragón… “no se te olvide mafioso, que el carnaval es del pueblo, voy a intentarlo a tu manera a ver si así se lo devuelvo”. La mafia, y toda su parafernalia, en posición, sonando como superior y con convicción. Un pasodoble tan real como la timocracia en la que te crees que vives… “aquí, donde día tras día, el pueblo se calla y se esconde, donde la mujer es todavía más esclava y más barata que otro hombre,… aquí donde la derecha sigue siendo ultraderecha y tan lejos de la izquierda, que está abriéndose otra brecha que el país ya no recuerda… aquí donde más de cien mil ni muertos descansan en paz… aquí donde la ignorancia es patrimonio del pueblo que se consuela creyendo que vive en la democracia, sin ver que una democracia no opone su resistencia al que pide independencia para irse de su casa… y si para protestar llegan los manifestantes, la policía les da mucho más duro que antes… aquí donde siempre termina mandando un gobierno a medias con un banco, y detrás del ladrón siempre está otro ladrón, si no está la derecha está la oposición… qué importa ya donde entierren a Franco”. Pero, ¿ha muerto?, se pregunta el tontito de las banderitas. Y como el cabesa escribe como escribe, la sonrisa tiene su momento en el otro pasodoble… “por más que este mundo reviente, de odio miseria y maldades… por más que se digan verdades, saberlas no sirve a la gente, y para seguir viviendo hace falta una sonrisa… sonrisa que es como la luz, del faro de la humanidad, que en quien se fabrica, su boca bonita abre de par en par, por poquito que valga ya vale más que el dinero… tu sonrisa no se va ni con las cuatro estaciones… en el mundo con que tu sonrisa aguante todo sobra… con tu sonrisa ya tengo bastante”. Qué potito. Te deja con la sonrisa tonta. Un iphone, qué coraje, que te fotografía con cuernos, en un cuplé… “lo mismo es que su señora se está cambiando de compañía”, jejeje. Y a la moda de tatuarse alguna frase de tu comparsa favorita…, y estos se pintaron uno “precisamente ahí donde terminan sus cuplés… y el popurrí de Los tintos lo pones en el hueco que ha sobrao”, to embalao, jeje. O entra pero no sale, o sale por mal camino. La mercancía llega con un popurrí de peso, marca de la casa,  y el capo en el centro… “si lleváis a cabo canciones así, ellos intentarán que no hagan ruido, solamente cantando no vale luchar, hay que usar además otros oscuros caminos… no para irnos nosotros, sino para que se vayan ellos…”; “los poderosos no tienen siquiera rostro ni alma, ni principio ni final, de cadáveres y llantos van sembrando los caminos, pero como el carnaval a mí me da para tanto, sueño que los elimino, con lo bonito de mi canto; ojalá que mi canto algún día, además de una historia real, sirva para quitarle la mascara a toda la mafia escondida bajo su disfraz, y que bajo el disfraz se pasa la vida… como si la vida fuera carnaval”. Parapapá parapapá parapararapapá. Po al señor mongolo (de Mongolia) le sube esta droga. No, si terminará comprando el documental mafioso y bebiendo wiski dyc, verá tú…

(extracto de la crónica diaria de la 5ª cuartos de final del COAC 2018, AQUÍ)


PASE DE PRELIMINARES

Y con la cabesa de serie de la función, el orgasmo anticipado resuena en el Falla, chorreante…  “si a ir descalzo por la calle se acostumbraron tus pies, si tienes duro el corazón y te resbala la piel, y las cicatrices llenan las paredes de tu alma, ya puedes convertirte en uno más de la honorable sociedad de esta terrible comparsa… el mundo se divide en dos, los que viven como dios manda y los que mandan viven como dios… no se te olvide mafioso, que el carnaval es del pueblo, es lo poco que ya le queda a mi tierra, es lo único que me vale una guerra, es mi vida, y si la pierdo por él, la daré por bienvenida… voy a intentarlo a tu manera, a ver si así se lo devuelvoooo”. Fuuaa. Queda más que presentada la comparsa del Juan Carlos Aragón ‘Los mafiosos’. ¿Va con segundas?, uumm. Asín como un remake de Los panteras. ¿Qué sería este mundo redondo sin musiquiqi? El Juancarlo te lo confiesa en el primer pasodoble, y te recopila su lista ideal de spotifay… “sin ti siempre eterna sonando, del mar hasta el cielo infinito… sin la música este mundo, no tomaría otro rumbo que la tumba y el silencio, no habría amores tan profundos, ni dolores con remedio… que con sus melodías, y su forma de hablar, en el mundo nos dieron la felicidad, la que no da ni el amor ni el dinero”. Preciosa verdad verdadera. Pero ha faltao meter en la lista a Los caños, niñaaaaaaa.  Y, una vez más, el pasodoble de los Yesterdai brota… “De ver tanta y tanta bandera, y no verde ni blanca, me pregunto si algún día, de la baja Andalucía se levantara una raza, con coraje y rebeldía para convertirla en patria… España nos tiene olvidá y más si gobierna el azul y más si el que lleva el capullo desprecia el orgullo de ser andaluz…  me pregunto si algún día daremos el paso al frente y enseñaremos los dientes… que no puedo soportar que mientras mi pueblo canta, en toda la humanidad los pueblos pobres se levantan… no se trata de clavar una bandera ni de España ni dentro ni fuera, ni andaluza ni senyera, no se trata de ser una patria sin más, sino que en la carrera por la dignidad, Andalucía se ponga primera”. El tontito de las banderitas, recula. El señor mongolo (de Mongolia), de culo. Paaaaa pa paaau. “En España los mafiosos ahora se mueren de modo sospechoso… yo sólo le pido a dios que me deje a Rajoy que yo me encargo”. Ahí queda ese primer cupletillo. En modo semecaenlosgüevos. El Rafanadal y el Fernandoalonso caben en el segundo. El que se mete en la mafia sólo tiene un destino, o entra pero no sale, o sale por mal camino. Estribillo con reminiscencias peregrinas. El popu sustancioso e insistente, con un grupo superior, y el capo en el centro. Entregando la mercancía… “una canción contra la tiranía, que siempre es rebeldía… si lleváis a cabo canciones así, ellos intentarán que no hagan ruido, solamente cantando no vale luchar, hay que usar además otros oscuros caminos… no para irnos nosotros, sino para que se vayan ellos… y quién será el próximo en caer…”, políticos, jueces, banqueros; ellos, “los poderosos no tienen siquiera rostro ni alma, ni principio ni final, de cadáveres y llantos van sembrando los caminos, pero como el carnaval a mí me da para tanto, sueño que los elimino, con lo bonito de mi canto; ojalá que mi canto algún día, además de una historia real, sirva para quitarle la mascara a toda la mafia escondida bajo su disfraz, y que bajo el disfraz se pasa la vida… como si la vida fuera carnaval”. Mercancía a salvo. El Juancarlo se encalla en su estilo de los últimos años, con su fondo indómito de siempre. Y de esa pistola de mistos, ¿qué? ¿Nadie va a decir nada? DIARIO Bahía de Cádiz

(extracto de la crónica diaria de la 14ª clasificatoria del COAC 2018, AQUÍ)


FICHA DE LA AGRUPACIÓN

Comparsa: ‘Los mafiosos’
(‘Los peregrinos’ en 2017)
Localidad: Cádiz
Autoría Letra: Juan Carlos Aragón Becerra
Autoría Música: Juan Carlos Aragón Becerra
Dirección: Francisco Javier Bohorquez Gutiérrez
Representante legal: Francisco Javier Bohorquez Gutiérrez





Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.