DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

El único lugar “viable” para el botellódromo es la Punta de San Felipe, pero la juventud gaditana también pide espacios de ocio “sin alcohol”

El Ayuntamiento de Cádiz ha liderado un proceso participativo sobre el botellódromo que ha arrojado “interesantes conclusiones” tras los debates generados en colaboración con Plan C; tras más de diez años de la entrada en vigor de la ley antibotellón. Por un lado, se ha argumentado la necesidad de que continúe existiendo un espacio en la capital donde se pueda consumir alcohol al aire libre, no encontrándose otro lugar “viable” que no sea el actual, aunque necesitaría de un mejor acondicionamiento. Y al tiempo se ha abordado lo oportuno de crear nuevos espacios de ocio donde no se consuma alcohol, en los que se realicen actividades atractivas propuestas y lideradas por los propios jóvenes.

El Ayuntamiento de Cádiz ha realizado en los últimos meses un proceso participativo sobre el botellódromo que ha arrojado “interesantes conclusiones” tras los debates generados en las tres sesiones de trabajo y en los dos plenarios convocados, en colaboración con la iniciativa ciudadana Plan C; una vez que la concesión por parte de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz (APBC) para realizar esta actividad en el paseo superior de la Punta de San Felipe va a finalizar y tras más de diez años de la entrada en vigor de la ley antibotellón.

De este modo, según se traslada en una nota remitida a DIARIO Bahía de Cádiz, se ha debatido sobre la necesidad de crear nuevos espacios de ocio donde no se consuma alcohol, en los que se realicen actividades atractivas propuestas y lideradas por jóvenes. Algunos de esos espacios podrían y deberían estar autogestionados por los propios jóvenes. Y en esta línea de actuación se han propuesto los siguientes emplazamientos: el Patio de la Casa del Niño Jesús, por su ubicación, junto a las Puertas de Tierra, y por sus dimensiones, considerándose un lugar idóneo para realizar actividades por y para los jóvenes. Este espacio estaría destinado a los menores de 18 años y obviamente no se podría consumir alcohol.

También se ha apuntado la necesidad de crear espacios de encuentro en zonas periféricas alejadas del centro, y se ha propuesto la antigua Fábrica de Tabaco. E igualmente se ha planteado la necesidad de buscar zonas al aire libre para crear nuevas pistas de skate y patinaje, proponiéndose el Paseo de Santa Bárbara.

Asimismo, se ha abordado la creación de espacios temáticos, cerrados y al aire libre, donde se puedan agrupar jóvenes que tengan las mismas aficiones: teatro, música, baile, pintura, video juegos, juegos de mesa, cultura urbana, deportes y otras que se vayan proponiendo; estos espacios podrían ser de nueva creación, pero también se podrían realizar en los ya existentes, como la Casa de la Juventud, bibliotecas municipales, el centro de Artes Escénicas Arbolí, el centro de música La Báscula, centros culturales, pabellones deportivos, centros de enseñanza (patios), pistas deportivas, el Campo Hondo, el Paseo de Santa Bárbara, y el auditorio Celestino Mutis.

Al respecto, se ha concluido que para poner en valor estos recursos que ya existen en la ciudad, y que normalmente son utilizados por asociaciones y jóvenes en general, es necesario racionalizar y ampliar horarios sobre todo en festivos y fines de semana, adaptándolos a las necesidades reales de estos colectivos. Y que los espacios que se utilicen como lugar de encuentro deben funcionar al mismo tiempo, con los mismos horarios y en los mismos días, para garantizar que la oferta de ocio alternativo al botellódromo sea efectiva. Además, se ha apostado por proponer a los hosteleros su colaboración e implicación en estos proyectos, impulsando actividades de ocio dirigidas especialmente a la población juvenil, ajustadas a sus gustos, horarios y economía.

SOBRE EL BOTELLÓDROMO EN SÍ

Y con respecto al botellódromo, desde el inicio del proceso participativo, los participantes, sobre todo los jóvenes, han argumentado la necesidad de que continúe existiendo un espacio en la ciudad donde se pueda consumir alcohol al aire libre. Tras proponer distintos espacios, como la playa, los parques, la antigua Fábrica de Tabacos, el muelle, etcétera, se ha acordado que el único lugar viable para ubicar el botellódromo sigue siendo el que se encuentra habilitado actualmente para tal fin en la Punta de San Felipe.

Al respecto se incide en la idea de que es necesario y urgente mejorar el espacio en lo referente a equipamientos y prestaciones. Entre las mejoras propuestas más destacadas e ineludibles se apuntaron: mayor seguridad, mayor iluminación, mejorar la limpieza, colocar techos o lonas que hagan el lugar más acogedor y para resguardarlo de la lluvia y la humedad, aumentar el número de servicios químicos, mejorar la accesibilidad, colocación de bancos y la reparación de las mamparas o instalación de algún otro medio de protección en la parte que da a la Bahía, para evitar accidentes y caídas.

Eso sí, se apostilla, “es necesario que las personas usuarias se sientan partícipes de estas mejoras, las hagan suyas y fomenten su cuidado”. En esta línea se ha acordado realizar encuestas o cuestionarios, recogiendo a pie de campo las demandas, propuestas, necesidades, reclamaciones y mejoras. Y con los resultados obtenidos se haría un plan de actuación sobre la zona “más real y efectivo”.

Otra propuesta que se aceptó fue el cambio de días de uso del botellódromo: en verano, los jueves, viernes y sábado; y en invierno, los viernes y sábado. Y además, en vísperas de festivos, pues parece que estos días obedecen a un planteamiento más real sobre la demanda de este espacio por sus usuarios.

También se considera necesaria la implicación de los hosteleros para que ajusten sus precios a la limitada economía de los jóvenes “y así posibilitar que tengan un consumo normalizado en estos establecimientos”. Y se ha comentado en las sesiones que no existen muchas prácticas colectivas dentro del botellódromo, por lo que se podría resultar interesante proponer música en directo u otro tipo de actividades culturales-educativas.

Finalmente, y por unanimidad, se ha expresado la necesidad de que las distintas delegaciones del Ayuntamiento y la totalidad de la Corporación “apueste decididamente por este tema, comprometiendo en él recursos humanos, técnicos y económicos”. “Que se parta de un diagnóstico de la realidad y se proponga unos objetivos como superación de las necesidades o carencias existentes”. Para ello, se remarca, “se hace necesario la creación de un Plan Local de Juventud, así como la reactivación del Consejo Local de la Juventud”.

PERO TAMBÍEN CONCIENCIAR Y CONTRARRESTAR LA IMAGEN NEGATIVA QUE SE DA DE LA JUVENTUD

Además de todo esto, se ha hablado de la necesidad de realizar un trabajo de concienciación, orientación, prevención, información y formación dirigido a toda la ciudadanía sobre las consecuencias del consumo de alcohol y otras sustancias adictivas en la salud, el consumo responsable y la concienciación y sensibilización de adultos y familias respecto a su papel como modelos de referencia.

Se insiste en que se deben realizar campañas específicas para estos colectivos y la sociedad en su conjunto, con el objetivo de concienciar respecto a los hábitos de consumo y el mimetismo e influencia que estos provocan en los hábitos de la juventud. En estas campañas se ofrecería a las familias herramientas para educar en conductas y hábitos saludables, al igual que sobre la responsabilidad legal que les afecta como padres.

E igualmente se ha abordado la necesidad de contrarrestar y reparar la imagen negativa que se da del colectivo juvenil en medios de comunicación, resaltando hechos positivos realizados y protagonizados por la juventud. Además de estas campañas en positivo, se propone crear un reconocimiento anual a Trayectorias Juveniles.

Y también se ha debatido sobre actividades de ocio alternativo, realizándose una serie de propuestas sobre posibles ofertas, unas nuevas y otras existentes que necesitarían ser mejoradas o tener una mayor difusión. Entre ellas, actividades deportivas como el skate, creando nuevas pistas en diferentes zonas de la ciudad, así como modificar o habilitar otras ya existentes; el parkour, apuntándose la posibilidad que plantea la playa para este uso incorporando algún material; deportes de equipo, ampliando los horarios del uso de las pistas; y pistas de patinaje.

Otras actividades giran en torno a la música: sitios para poder bailar, karaoke, sitios para tocar instrumentos (La Báscula), cursos, conciertos o visualizar ensayos en las plazas; arte callejero: grafitis y danza; juegos: videojuegos, juegos de mesa, cartas, pin-pon, hackatons, scaperoom, gymkhanas; actividades puntuales: conciertos, verbenas, Festival Manga, Feria Medieval, Día del Orgullo, Día Friki, Halloween, ‘La noche de…’, mercados de Intercambio de conocimiento/habilidades, sesiones temáticas en bibliotecas, Día del Cómic…; talleres y cursos: maquillaje, bodypaint, audiovisuales, caracterización…; y cine: solicitar ciclos de cine y sesiones con entradas más baratas, además de fomentar el cine de verano.

UNA TREINTENA DE COLECTIVOS IMPLICADOS

Para el desarrollo de este proceso participativo, el Consistorio ha invitado a una veintena de colectivos de jóvenes o que trabajan con la juventud de la ciudad a participar en el mismo. Además, se han implicado también las concejalías de Servicios Sociales, Educación, Participación Ciudadana y Juventud e Infancia. Y asimismo, también ha participado ciudadanía a título personal.

Los colectivos y entidades que se han sumado a este proceso participativo son Alendoy, Cardijn, Equa, Junior, Delegación de Scouts de Cádiz, Cepa, Asociación de Vecinos San Carlos, Flampa, Colegio Profesional de Psicólogos, Colegio Profesional de Trabajadores Sociales, AECP, ONCE, Fegadi, Agedif, NNGG del PP, Juventudes Socialistas, Marea Joven, Asamblea Feminista, Hijas de Nadie, Arcoiris, Marea Violeta, Trashuella, Universidad de Cádiz y Plan C.

Los comentarios están cerrados.