DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

UGT advierte de la “situación insostenible” que vive la plantilla del ‘call center’ instalado en la Zona Franca de Cádiz

La Zona Franca de Cádiz anunciaba el pasado verano que Global Center Peninsular había apostado por instalarse en el recinto interior, abriendo nuevo contact center, para el que preveía crear hasta 200 puestos de trabajo. Ahora UGT pone en duda ese “empleo estable y de calidad” que está generando: “la empresa despide de forma injustificada continuamente a los trabajadores, incumple el convenio de Telemarketing y no respeta el Estatuto de Trabajadores”.

La Zona Franca de Cádiz anunciaba el pasado verano que la empresa Global Center Peninsular había apostado por instalarse en el recinto interior, abriendo nuevo contact center, para el que preveía crear hasta 200 puestos de trabajo entre agentes comerciales telefónicos, coordinadores, supervisores y auditores de calidad.

Global Center optó a las instalaciones del edificio Heracles a través de la Oferta Pública correspondiente, habiéndose adjudicado un total de 455,55 metros cuadrados incluyendo un gran módulo en planta segunda donde ha instalado el centro de llamadas.

Ahora UGT pone en duda ese “empleo estable y de calidad para la provincia” que está generando esta firma: “la empresa despide de forma injustificada continuamente a los trabajadores, incumple el convenio del Contact Center al que se acogen por su actividad (Telemarketing) y no respeta el Estatuto de Trabajadores”.

Desde la FESMC UGT de Cádiz se explica en un comunicado remitido a DIARIO Bahía de Cádiz que ya se ha interpuesto denuncia en Inspección de Trabajo, solicitando que mediara con la empresa para que se llevase a cabo la aplicación del actual convenio.

Entre otras cosas se denunció que “para poder acudir al baño, los trabajadores tienen que pedir permiso levantando la mano y esperar a que un coordinador los autorice”; hay trabajadores “cuya jornada es de 10 horas en lugar de las ocho que marca el convenio, no percibiendo retribución alguna por las horas extras”; “les obligan a acudir a cursos de formación fuera de su jornada laboral”; y según el convenio los trabajadores “tienen derecho a parar cinco minutos por cada hora de trabajo para poder descansar la vista, pero en esta empresa no se le reconoce este derecho a ningún trabajador con el consiguiente perjuicio para su salud visual”. Es más, este sindicato relata que un trabajador “fue despedido incluso antes de que le dieran a firmar su contrato”.

Lo último que ha hecho Global Center, se agrega, “es despedir a tres compañeros que se habían constituido legalmente como sección sindical a través de UGT. El mismo día que le notificaron a la empresa este hecho y le solicitaron una reunión para poder solventar la situación irregular de la plantilla se les comunicó que estaban despedidos. Incluso después tuvieron conocimiento de que la empresa informó a sus trabajadores que debían posicionarse a favor o en contra de los compañeros despedidos dejando constancia de estar informados de todo lo que ocurría al respecto”.

UGT termina señalando que “o sabemos si el Ayuntamiento tiene constancia de la actitud de la empresa a la que ha apoyado en su implantación”, y en el caso de ser así, “creemos que también debería pedir explicaciones sobre lo que están haciendo”.

Los comentarios están cerrados.