DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

Preston enmienda al PP gaditano y su idealización sobre Pemán: “sus campañas de propaganda alentaron la salvaje represión franquista”

La Plataforma de Memoria Histórica de Cádiz se ha pronunciado de nuevo sobre la polémica alrededor de José María Pemán, “afectado por la ley de memoria por su participación en el franquismo y la represión”, y ante lo que llama “ofensiva derechista en defensa del golpe de Estado”; con, entre otros, la Junta de Andalucía y el PP local tratando de blanquear su figura, ‘vendiéndolo’ como “símbolo de concordia entre los españoles”. El colectivo cuenta con el respaldo de numerosas asociaciones memorialistas de Andalucía y de historiadores de la talla de Ángel Viñas y Paul Preston que es muy posible que sepan algo más sobre el escritor gaditano que el popular Juan José Ortiz.

La Plataforma de Memoria Histórica de Cádiz ha vuelto a salir a la palestra para pronunciarse de nuevo sobre la polémica interesada montada alrededor de José María Pemán Pemartín y ante lo que llama “la ofensiva derechista en defensa del golpe de Estado de julio de 1936”, que traspasa los límites de la capital gaditana.

Desde hace varias semanas se denuncia que “estamos asistiendo a una intensa campaña de blanqueo de una de las figuras más destacadas” de ese golpe militar contra la legalidad vigente entonces, que no era otra que la Segunda República, y que derivó en tres años de Guerra Civil entre los que defendían la democracia y los fascistas: “la causa ha sido la retirada y traslado a la colección Vasallo de la placa colocada en la fachada de su casa natal en aplicación de las leyes de memoria histórica estatal y andaluza”. En este contexto, evidencia que “el ruido, no por su irrelevante nivel discursivo, está siendo grande”.

Y a colación, la entidad en una nota remitida a DIARIO Bahía de Cádiz insiste en aplaudir la retirada de esa placa por parte del Ayuntamiento; considera la figura de Pemán como “uno de los afectados por la ley de memoria por su participación en el golpe y la represión”; pide una rectificación y dimisión del Comisionado por la Concordia creado por la Junta de Andalucía de PP y Ciudadanos dependiente de la ultraderecha durante la presente legislatura al poner en duda la actuación municipal; y espera que el equipo de Gobierno liderado por José María González ‘Kichi’, “con el apoyo decidido del PSOE”, se mantenga “firme en su decisión”.

La plataforma memorialista por un lado lamenta que la consejería de Cultura de la Junta organizara días atrás en el Oratorio, cuando se cumplían 40 años de la muerte de Pemán, un “acto de desagravio que sonroja por el uso partidista y sectario de las instituciones de todos los andaluces”, como respuesta improvisada a la retirada de esa placa. Sobre el mismo, Adelante Andalucía ya ha anunciado que va a elevar la cuestión al Parlamento y a exigir la dimisión de la consejera: “nadie imaginaría en Alemania un homenaje a un ministro de Hitler y eso es lo que hemos tenido que ver aquí”.

Y en paralelo, la entidad se queja de que el escrito que le remitió a la misma administración autonómica ante los actos de odio sufridos en la ciudad contra símbolos que recuerdan a las víctimas del golpismo, “todavía no ha merecido un acuse de recibo”. Una vez más, “víctimas y verdugos tienen distinto trato”.

“LA CONCORDIA DEL EMBUDO DEL PP”

Pero hay más, en esta obsesión del PP y su entorno por revisionar la historia. Como ya adelantara semanas atrás, el principal partido de la oposición defenderá en el pleno de este mes de julio una propuesta “para recuperar la figura de Pemán como símbolo de concordia entre los españoles” y “detener el escarnio municipal” hacia esta figura franquista: no hay que olvidar que lideró la comisión de depuración del profesorado y tuvo una participación activa durante los inicios del régimen y especialmente en la represión.

“Nuestra intención era y es recuperar el espíritu de unión y consenso entre todos los gaditanos, y desterrar el sectarismo y el frentismo que tanto dolor causó a este país y a esta ciudad”, sostiene el concejal popular Juan José Ortiz, que ha presionado públicamente al PSOE para que le apoye, y el PSOE ya ha dicho que no. “Lo hacemos alejados de cualquier enfrentamiento, alejados de cualquier revanchismo, y poniendo siempre en valor el esfuerzo de Pemán y de tantos otros españoles de cualquier ideología por construir esta democracia de hoy en la que impera la ley”, llega a soltar el que frustrado heredero de Teófila Martínez.

Para la Plataforma de Memoria Histórica, la propuesta del PP local “que es una excelente muestra de lo que hemos denominado la concordia del embudo. La reflexión serena a la que llaman los populares va seguida de epítetos como escarnio, oprobio o represalias a la memoria referidos a las actuaciones municipales frente a aquellas sobre Pemán, presentado exclusivamente como una persona cuya dimensión política queda superada por su amor a Cádiz”.

“La concordia del embudo, el consenso, se reduce para los concejales del PP a dejar en un agujero negro la conducta y actuaciones por las que fue homenajeado en julio de 1936 Pemán y ensalzar supuestas acciones posteriores”, insiste este colectivo, que de la misma manera afea que para este partido “tampoco entra en la concordia dedicar al menos un momento a protestar o siquiera mostrar su disconformidad con los actos de odio que se han sucedido contra los recuerdos a los cientos de asesinados por los golpistas de 1936 en la ciudad”.

Igualmente se considera “inadmisible” que la moción de esta formación de derechas hable de “bandos”, “equiparando a víctimas y verdugos, a golpistas y constitucionalistas”. “Si históricamente el escrito es una sucesión de falsedades, socialmente es todo lo contrario a lo que supuestamente pretende defender: concordia, unión, consenso”. Considera la plataforma que los populares buscan “un trágala que rematan con una velada alusión, tirando la piedra y escondiendo la mano, a unas prácticas que si son conocidas, es precisamente por el uso que de ellas hicieron los golpistas como Pemán”.

APOYOS DEL MEMORIALISMO ANDALUZ Y DE DESTACADOS HISTORIADORES

Finalmente, la Plataforma de Memoria Histórica de Cádiz agradece el apoyo de ciudadanos anónimos, del memorialismo de toda la provincia y de Andalucía (más de 70 asociaciones y colectivos); y de forma singular, de historiadores de la talla y reconocimiento como son Ángel Viñas y Paul Preston.

Viñas es economista, diplomático e historiador, especializado en la Guerra Civil española y el franquismo. Ha remitido a la asociación gaditana un breve escrito en el que subraya que “personalmente me parecería una actuación históricamente monstruosa el atender a la petición del Grupo Popular. Los promotores de esta idea ignoran quién fue Pemán”.

Por su lado, Paul Preston, historiador británico, y uno de los principales hispanistas dedicados al estudio de la historia reciente de España, especialmente de la Segunda República y la Guerra Civil, es un poco más minucioso en su respaldo a la asociación memorialista y a la actuación del equipo de Gobierno de Adelante Cádiz.

“A su muerte, el 9 de julio de 1981 –repasa-, José María Pemán fue homenajeado como un monárquico liberal y autor enormemente prolífico de obras de teatro, libros de poesía, novelas y ensayos políticos, cientos de discursos y conferencias y como columnista habitual en la prensa. Pemán recibió del rey Juan Carlos la que se considera la más insigne condecoración del mundo, la Orden del Toisón de Oro, habitualmente reservada a los jefes de las casas reales. Su imagen benévola quedó inmortalizada en las fotografías de la ceremonia. Sus honores, su enorme producción literaria y, según los que le trataron, su encanto personal, ocultaban el hecho de que durante 25 años fue una de las figuras más tóxicas y divisivas de la extrema derecha española”.

Así, Preston detalla que desde mediados de los años 20 hasta finales de los 40 del siglo pasado “fue sucesivamente un incondicional de la dictadura de Primo de Rivera, un enemigo acérrimo de la Segunda República democrática, un defensor del exterminio de la izquierda durante la Guerra Civil y, a continuación, un firme partidario de la causa franquista. Sus escritos y discursos entre mediados de los años 20 y mediados de los 30 contribuyeron enormemente a la ruptura de la convivencia política que fue el preludio de la contienda bélica. Sus virulentas campañas de propaganda durante la guerra alentaron y justificaron la salvaje represión desatada por las fuerzas franquistas”.

“En vez de recordarle como una benévola figura de la derecha democrática se le debe reconocer como uno de los más eficaces incitadores del odio en la Guerra Civil”, sentencia este historiador.

Los comentarios están cerrados.