DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

Momo arde con sus leyes: “no queremos condiciones, sólo Carnaval; es lo primero y lo segundo, ya si eso… ser profesional”


El Carnaval de Cádiz 2017 vivió en la noche del martes su particular punto y seguido, con el pregón y quema del Dios Momo. Acto que va ganando entidad tras su recuperación el pasado año. En esta ocasión, se eligió para encarnar a este personaje a José Antonio Vera Luque, que como era lógico se arropó de su chirigota en este acto empapado de metacarnaval con humor y mucha crítica, contando con otros amigos en el escenario de San Antonio.

El Carnaval de Cádiz 2017 vivió en la noche del martes, 28-F, su particular punto y seguido, con el pregón y quema del Gran Momo o Dios Momo. Acto que va ganando entidad tras su recuperación el pasado año, a cargo, y a gran altura, del escritor Juan José Téllez, curiosamente el presidente del jurado del reciente Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas.

En esta ocasión, la Federación Provincial de Peñas Gaditanas eligió para encarnar a este personaje a José Antonio Vera Luque, que como era lógico se arropó de su chirigota en este acto empapado de metacarnaval con humor y mucha crítica, contando con otros amigos: los cuarteteros Fernando Casas ‘Bati’, Paco Chouza y Selu Piulestán (Vera comenzó escribiendo y participando en cuartetos a finales de la década de los 90 del siglo pasado); parte del coro de los Estudiantes ‘La reina de la noche’; y el grupo gaditano Los vivos, con varios integrantes que en su momento lo fueron de la chirigota de este autor.

“Con esto dicen los curas que se acaba el Carnaval / que los días de cachondeo / llegan ya a su final / que ya empieza la cuaresma / recogimiento y oración en la Tierra / pero me parese a mí que no / que la carpa hasta el domingo no cierra”, avisaba Vera Luque en la presentación de un pregón de alrededor de una hora de duración, que “va a está bueno / yo lo sé / he pillado de modelo / el de Pablo Carbonell”.

Perorata con un hilo conductor: el desglose de los mandamientos de esta deidad del Carnaval: “yo también tengo mis diez / y aunque no haya un Moisés, rollito ajín Charlton Heston / aquí los entregaré a… yoquejé / a los tres peñistas estos”; son los cuarteteros: el Bati, Chouza y Piulestán, y a ellos les pasa esta tablas de su ley labradas “en dos fichas de dominó”.

“LA CALLE AMIGO MÍO, ESO ES LA OBLIGACIÓN”

Y va ese decálogo. El primero, “amaras al Dios Momo sobre todas las cosas”: “me tenéis que querer por encima del bien y del mal / que no me vale con decirlo / me lo tenéis que demostrar. / Yo no quiero ni novenas, / ni velitas, ni procesiones, / traerme una palangana llena / de tortillitas de camarones. / Gambitas, quesito y jamón / bebidas espirituosas / pero que no sea garrafón. / Y sobre todo mucho cante”.

Para enlazar con el segundo: “no cantarás cositas de Paco Alba en vano”. Momo se pones nostálgico, “hacerme un favor, bellacos / dejarse de manita en el pecho / y si cantamos cositas de Paco / vamo a hacerlo por derecho. / Yo condeno al infierno / a que se queme del tirón / al que cantando el Vaporcito / dice aquello de… / yes que ese barquito OOOO OOO. / ¿Oh oh oh Oh…de qué? / ¿Dónde ha escuchao tú eso? / En las coplas de Paco Alba / nadie brilla, y nadie grita / y si quiere una octavilla / cucha… la pegaíta. / Sin las vena marcá en el cuello / más tranquilito, chiquillo / que Moreno cantaba en la punta / con una mano metía en el bolsillo”.

“Santificarás las fiestas”, de tercer mandamiento del Momo Vera: “el concurso es muy bonito pero es la devoción / y la calle, la calle amigo mío, eso es la obligación. / Si tú nunca has cantao / con un tío al lao con una tajá / y en lo arto un charco de meao / tú no ha salío en carnaval”.

Y de cuarto, “honrarás al Peña y al Masa”. Aquí llegan remembranzas de los inicios de este autor como cuartetero… “guardo ciertos recuerdos / de hace más de 19 años y más de 500 noches / de cuatro tíos ensayando / metíos dentro de un coche”.

Un mandamiento más, el quinto, y contundente: “matarás”. “Pero no malinterpretarme / que a lo que yo me remito / es matar de risa a la gente / a base de cuplecitos / o matarla con pasodoble / a base de pellizquitos”. Una parrafada para reflexionar sobre el devenir que está tomando la chirigota y el cómo afrontarla año tras año… “la perfecta modalidad / toíto lo tiene to / y no le falta de na”. “Totá que en verdá ya uno no sabe / ni lo que tiene que hacer / ¿metemo pito en el pasodoble? / ¿Hablamo en mitá del cuple? / ¿Vamo vestío chungo? / ¿Vamo vestío de pret a porter? / ¿Pasodoble cachondeo? / ¿Pasodoble cantao bien? / ¿Dos por cuatro? / ¿Seis por ocho? / ¿Tres por cuatro? / ¿Cuatro por tres? / ¿Peluca de foame? / ¿Peluca de crepé? / ¿Entenderá eso la gente? / Sacamo mejón un carté. / ¿Nos llevaremo el uno? / ¿Nos llevaremo el dos? / ¿Nos quearemo fuera otra ve? / Por eso cuando una señora mayor me pregunta la mujé / chiquillo… ¿tú cómo hase pa sacá la chirigota que lo hase tú tan bien? / Respondo educadamente… señora / PO YO QUÉ JÉ”.

De sexto mandamiento en ficha de dominó… “cometerás actos impuros”: “hay un templo del pecado / de la lujuria / donde los sátiros gaditanos / pasean como los reyes: / la carpa que está en el muelle… / las copas son supercaras / la música no vale ná / el ambiente es chungaleta… / pero todo el mundo va… / la carpa buena era antes / bueno, y ahora también…”.

“No harás el chufla en Carnaval”, como séptimo y octavo: “aquí me caliento / porque no puedo aguantar / la de mamarrachos que hay sueltos / el sábado de Carnaval… / Y esa manera de beber / y esas hechuritas / y esos bocinazos a las tantas de la mañana / y no se quedan roncas las criaturitas… / ponerle allí / en la Zona Franca / en donde Cristo perdió el tambor / un sitio pa que se emborrachen / y que nos dejen tranquilos a tó”.

“NO PODEMOS ANTEPONER EL INTERÉS PERSONAL A DESVIRTUAR LA FIESTA”

Y se va acabando el sermón. De noveno mandamiento: “no consentirás pensamientos ni deseos impuros… otra cosa es que lo tengas”. Este Momo lo tiene claro, con referencias también a la modalidad de los coros: “pa mí la calle es otra cosa / que no digo que no haya que beber / ¿pero tanto trabajo cuesta / beber, pero beber bien?… / que después son los del Carnaval / los que por adulteros se conocen / como si no hubiera otros gremios / donde del cariño sale del roce… / Que diría el Quini / si en lo alto de una carroza / viera a esta gente cantando / haciendo la mariposa. / Po que los tiempo cambian / y más que tendrán que cambiar; / ole los coros de Cádiz / esencia del Carnaval, / dale ahí, maricona / que suene el tanguillo celestial”.

Rematando la faena, el décimo mandamiento: “no codiciarás los pelotazos ajenos”. “Por un premio te vuelven la cara / por un premio te dejan de hablar, / que si todavía fuera / el premio Gordo de Navidad… / No podemos anteponer / el interés personal / a desvirtuar la fiesta / y cargarnos el carnaval. / Quien de esto quiera y pueda vivir / sus cojones ahí / pero al resto de compañeros / a los que le cuesta esto el dinero / los que son anónimos en febrero / killo, déjalo viví oé… déjalo viví… / Ojalá esto fuera una industria / y los gaditanos del carnaval vivieran / pero resulta complicao / sin que la copla se prostituyera… / No queremos condiciones / sólo queremos Carnaval / y eso es lo primero / y lo segundo, ya si eso… ser profesional”.

“QUE LA VIDA, AL FIN Y AL CABO, ES UN CARNAVAL”

Un Momo Vera Luque que se moja y deja en el aire la posibilidad de ponerle una fecha fija a la fiesta: y si al punto hay que llegar / de reformar un poquito las fechas / para poderla mejorar, / ¿por qué no abrir el debate / y que hable la ciudad? / Que sería una maravilla / esta fiesta tuya y mía / si entre medio siempre pilla / el día de Andalucía…”.

“Me queman / vuelvo al infierno / quememos lo que haya que quemar / que con esto sólo acaba / este litúrgico Carnaval, / que el Carnaval es todo el año, / que la vida, al fin y al cabo, es un Carnaval… ¡Viva el Carnaval! / ¡Viva el cachondeo! / Y cómo no…¡Viva Cádiz!”. Y con la banda sonora al fondo de Los vivos, Momo arde en San Antonio, con el escenario convertido en una juerga entre amigos.

José Antonio Vera Luque presenta este año la chirigota ‘Los del planeta rojo… pero rojo, rojo’, y ha logrado el primer premio en el COAC; el tercer primero en cuatro años. En los últimos tiempos su grupo es fijo en las finales.

Este autor, con un estilo particular y siempre con hueco para letras reivindicativas y críticas –de hecho, no son pocos los que le reclaman que saque algún año una comparsa- participa en el Falla desde 1995 –tras una incursión años antes en juveniles-, y además de en chirigotas, ha tenido también su etapa en cuartetos. Entre algunos de sus chirigotas más recordadas están: ‘Los superpop (chirigota ochentera)’, ‘Esto sí que es una chirigota’, ‘Los hinchapelotas’, ‘Los que van por derecho’, ‘Los mákinas’, ‘Esto conmigo no pasaba’, ‘Cumpleaños Infeliz S.A. Payasos a domicilio’, ‘Los machomen’ o ‘Los cristovive’. DIARIO Bahía de Cádiz Dany Rodway

Las FOTOS del pregón y quema del Dios Momo, AQUÍ


(puedes comentar esta información más abajo)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.