DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

Los graneles frenan la felicidad completa para el Puerto de Cádiz, que escala posiciones gracias al tráfico en ascenso de mercancía general

Con un aumento del 76% respecto a junio de 2020 y 1,18 millones de toneladas de mercancía general movidas, el Puerto de la Bahía de Cádiz se alza al puesto número 12 de las 28 autoridades portuarias de España y escala ocho posiciones respecto a 2019. Pese a ello, registra una muy leve caída en el balance semestral del tráfico total general debido a que no terminan de recuperarse los graneles líquidos y sólidos.

La crisis asociada a la pandemia del coronavirus no le está afectado en gran medida al Puerto de la Bahía de Cádiz, todo lo contrario: mantiene su liderazgo en crecimiento de mercancía general a nivel estatal en el primer semestre de 2021.

Con un aumento del 76,2% respecto a junio de 2020 y 1,18 millones de toneladas de mercancía general movidas, el Puerto gaditano se posiciona en el puesto número 12 de las 28 autoridades portuarias que componen el sistema de interés general del Estado y escala, de esta forma, cuatro posiciones respecto a 2020 y ocho en referencia a 2019.

Además, se sitúa entre las nueve autoridades portuarias del país (junto a Castellón, Las Palmas, Málaga, Pasaia, Santander, Valencia, Vigo y Vilagarcía) que han registrado más tráfico en el primer semestre de 2021 en comparación con el mismo periodo de 2019 (en época pre-pandemia), con un notable crecimiento conjunto del 5% respecto 2019 y del 14% respecto 2020, “lo que es un síntoma inequívoco de una vigorosa recuperación”, se resalta en el comunicado remitido a DIARIO Bahía de Cádiz.

En cuanto al balance semestral del tráfico total general en la Bahía de Cádiz, cae muy levemente, un 0,31%, por lo que se puede decir que mantiene prácticamente la misma cifra que en junio de 2020.

Ello se debe a que los graneles se mantienen todavía a la baja: los líquidos acumulan un descenso del 41%, con casi medio millón de toneladas movidas, y los graneles sólidos, a pesar de anotar un incremento mensual del 35%, presentan también una bajada del 29% en el acumulado del semestre, con 416.638 toneladas.

El avituallamiento, por su parte, crece un 28%, con casi 40.000 toneladas hasta junio y la pesca fresca sube un 6,1%, con 6.914 toneladas de pescado que ha alcanzado un valor de venta de 21,1 millones de euros, lo que supone un incremento del 3% frente a junio del pasado ejercicio.

Si se atiende a la forma de transporte, el importante incremento de la mercancía general tiene una consecuencia directa en el tráfico de contenedores lolo, que sube un 285% en teus (85.739), un 230% en toneladas (756.746) y un 252% en unidades (47.208).

El tráfico rodado (roro), sin embargo, desciende un 7% frente al primer semestre de 2020, con 364.874 toneladas, si bien, los contenedores de este tipo suben un 6,3%.

El total de tráfico de contenedores (sumando roro y lolo) asciende así a 856.618 toneladas, con una subida semestral del 165%, liderando también en este caso el Puerto de Cádiz el crecimiento a nivel estatal y posicionándose como noveno puerto a nivel estatal en esta categoría. Sin dudas la apuesta de Boluda por la Bahía gaditana ha sido clave para este impulso. Además, en los últimos meses operan las compañías MSC, Trasmediterránea, WEC y Containerships. Mientras la nueva terminal de contenedores sigue sin estrenarse.

Finalmente, el tráfico de cruceros, reiniciado en el mes de junio tras el parón por la pandemia desde mediados de marzo de 2020, aunque sigue arrojando un balance negativo en comparación con junio del pasado año, “vuelve a posicionar Cádiz entre los puertos de referencia de este tráfico a nivel estatal”, resaltan desde la APBC,

A finales de junio se vivía como todo un acontecimiento la escala del Mein Schiff 2, alrededor de un año y tres meses después de que se prohibieran estos atraques en los puertos españoles. En caso de confirmarse todas las escalas previstas hasta finales de año, acabará el ejercicio con unas 160. De momento, todas ellas deben someterse a un estricto protocolo por lo que los cruceristas apenas pueden tener contacto con la ciudad: no pueden entrar libremente en comercios ni en los bares, ni interactuar con los vecinos.

Los comentarios están cerrados.