DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

La peatonalización del resto de Candelaria y un servicio de alquiler público de bicis, más propuestas pendientes de los Next Generation

La implantación de zonas de bajas emisiones en el centro histórico y en el paseo marítimo, un sistema público de alquiler de bicis, la peatonalización completa de Candelaria y la mejora de la accesibilidad en torno a paradas de autobús urbano de la avenida, son más proyectos que el Ayuntamiento de Cádiz busca hacer realidad si llegan fondos europeos postcoronavirus, los llamados Next Generation. Las cuatro propuestas sumarían una inversión de casi 4,3 millones.

La implantación de zonas de bajas emisiones, un sistema público de alquiler de bicicletas, la peatonalización de Candelaria y la mejora de la accesibilidad en torno a paradas de autobús urbano, son más proyectos que el Ayuntamiento de Cádiz busca hacer realidad si llegan fondos europeos postcoronavirus, los llamados Next Generation.

En concreto, el Consistorio ha presentado estas propuestas ante el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la Economía, cuyo objetivo es ayudar a los municipios a la implantación de zonas de bajas emisiones y la transformación digital y sostenible del transporte urbano. Los cuatro proyectos sumarían una inversión de casi 4,3 millones de euros, financiados en un 90% con fondos UE, y el resto con fondos municipales.

Para el alcalde, José María González ‘Kichi’, la implantación de estas cuatro actuaciones en la capital gaditana “está totalmente alineada con una de las prioridades europeas como es el impulso a la transición verde mediante la descarbonización de la movilidad urbana, la mejora de la calidad del aire y la salud de nuestros vecinos, la contribución a la mitigación del cambio climático reduciendo las emisiones de efecto invernadero, la transición hacia modos de transporte más sostenibles mediante la recuperación del espacio público y el impulso de la eficiencia energética fomentando el transporte electrificado”.

Por su parte, el concejal de Urbanismo y Movilidad, Martín Vila, ha destacado que las cuatro actuaciones presentadas a esta convocatoria específica entroncan con lo previsto en el Plan de Movilidad Urbana Sostenible aprobado por el pleno, concretamente con los objetivos específicos para los grupos de actuación de peatones, ciclistas y transporte colectivo, propiciando el fomento de los modos de transporte sostenibles frente a los motorizados individuales.

Y el edil de Fomento, Carlos Paradas, ha significado que esta es “otra pata más dentro del trabajo en equipo que, bajo la coordinación del IFEF, están desarrollando las distintas áreas municipales en el marco de la estrategia puesta en marcha por el Ayuntamiento gaditano en torno a los fondos Next Generation”.

LAS CUATRO PROPUESTAS

La primera de las actuaciones que aspiran a esta financiación de la UE implica la creación de dos zonas de bajas emisiones o de tráfico restringido, concretamente en el centro histórico y en el paseo marítimo. Para ello, se implantarían 36 puntos de control de acceso al objeto de mejorar la calidad del aire y la salud de los ciudadanos, reduciendo las emisiones de contaminantes atmosféricos, el nivel de ruido y promocionando un cambio modal de transportes más sostenibles.

El sistema se complementa con la gestión de aparcamientos de rotación, información al ciudadano a través de paneles de mensaje variable, la implantación y la gestión de medidores medioambientales para la monitorización de la calidad del aire, entre otras cuestiones. La previsión, si llegan los fondos, es que la implantación definitiva de estas zonas de bajas emisiones culmine a finales de 2023.

Por otro lado, según se detalla en el comunicado remitido a DIARIO Bahía de Cádiz, el segundo proyecto plantea la puesta en marcha de un servicio de alquiler público de bicicletas que abarcaría la práctica totalidad del área urbana desde el primer momento. Concretamente, propone la adquisición de 460 bicis para un total de 46 estaciones distribuidas a unos 300 metros de distancia entre ellas y que cubrirían la red de vías ciclistas y los puntos neurálgicos de movilidad urbana de la ciudad. Igualmente, incluye la adquisición de las licencias del software de geolocalización de las bicicletas y de la puesta en marcha y el anclaje a las estaciones. El planteamiento es que a finales de 2022 estén operativas el 60% de las bicicletas y estaciones, culminándose el 100% de la actuación a mediados de 2023.

El tercer proyecto propone culminar la peatonalización de la plaza Candelaria y la eliminación de barreras arquitectónicas. El diseño urbanístico de esta plaza está basado en su uso como lugar de aparcamiento de coches, así como para su tránsito rodado perimetral. Sin embargo, la progresiva peatonalización de las calles del centro histórico, la apertura de numerosos comercios en la plaza, así como el aumento de la oferta gastronómica y cultural favorecen su conversión en una zona peatonal. Hace unos años se inició la transformación de uno de los márgenes de Candelaria y ahora se pretende culminar la peatonalización del resto. La actuación se ha planteado con idea de que esté culminada en el verano de 2023.

La última actuación presentada a este programa es la mejora de la accesibilidad en el entorno de las paradas de autobús urbano situadas en la avenida Ana de Viya, Cayetano del Toro y Ramón de Carranza, de forma que todos los usuarios, especialmente las personas con movilidad reducida, puedan acceder de forma adecuada, segura y cómoda. El objetivo es que estos trabajos hayan finalizado en diciembre de 2023.

Los comentarios están cerrados.