DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

Entre colegios públicos y concertados, el rifirrafe político en Cádiz

“Resulta curioso que a quienes se les llena la boca utilizando la palabra sectario no se hayan sentado ni una sola vez a hablar con los representantes de la escuela pública, ni tampoco duden a la hora de utilizar ataques personales contra el propio alcalde embarrando lo que debería ser un debate político”. Son palabras de la concejala de Educación del Ayuntamiento de Cádiz, después de que el PP local haya salido en defensa de la escuela privada-concertada arremetiendo contra la Coordinadora de la Escuela Pública (que acusa de ser de Podemos) y denunciando que el primer edil “margina” a más de la mitad de los niños de la ciudad.

“Resulta curioso que a quienes se les llena la boca utilizando la palabra sectario no se hayan sentado ni una sola vez a hablar con los representantes de la escuela pública para escuchar sus demandas, ni tampoco duden a la hora de utilizar ataques personales contra el propio alcalde embarrando lo que debería ser un debate político”. Son palabras de la concejala de Educación del Ayuntamiento de Cádiz, Ana Fernández, después de que el PP local (como otros partidos y medios de derechas a otros niveles) haya salido en los últimos días en tromba en defensa de la escuela privada-concertada (negocio en manos principalmente de la Iglesia) y de lo que llaman libertad de elección de centro educativo, ante declaraciones desde el Gobierno central en funciones.

En este sentido, la edil de Adelante ha demandado a los populares que “dejen de hacer política a costa de los niños para evitar debatir de forma seria y rigurosa sobre modelos educativos”. Fernández lamenta que tanto por el portavoz municipal del PP, Juan José Ortiz, como por miembros de su partido “no dudan utilizar medias verdades para seguir enfrentando a unas familias con otras”.

En una nota remitida a DIARIO Bahía de Cádiz, recuerda por un lado que en el Consejo Municipal Escolar, que es el órgano del Ayuntamiento en el ámbito educativo, “se encuentran representados todos los colegios de la ciudad sin distinción, tanto los de la pública como de la concertada y es aquí donde se abordan, se exponen y se informan de los proyectos que realiza el Consistorio y los servicios que recoge la guía educativa”.

“Esto no es impedimento”, reflexiona la edil responsable, para que desde una institución pública como es el Ayuntamiento “se apoye las iniciativas que se desarrollan desde la escuela pública para garantizar la igualdad de oportunidades”. “Una escuela pública que precisamente el PP mantuvo abandonada durante los 20 años de su gobierno en la ciudad con la falta de inversiones”, agrega.

Entre las iniciativas que apoya y colabora el Ayuntamiento, se encuentra la celebración de las olimpiadas escolares, “una actividad que impulsó el Ampa de colegio de Santa Teresa y a la que se han ido sumando los centros públicos y la Coordinadora de la Escuela Pública llegando a tener más de 1.000 participantes en su segunda edición, igual es esto lo que lo que le molesta al PP”. La tercera edición ya se prepara para celebrarse en marzo en el colegio público Adolfo de Castro.

Y termina exigiendo al principal partido de la oposición local que deje los enfrentamientos y “asuma sus responsabilidades con la escuela pública desde el gobierno andaluz haciéndose cargo de la recuperación de los monitores para los alumnos con necesidades educativas especiales que faltan, de revisar la calidad de comedores que es muy deficiente y son su competencia, o de responder a la demanda de los interinos”.

“LOS PADRES LOS ÚNICOS QUE PUEDEN ELEGIR LA EDUCACIÓN DE SUS HIJOS”

En paralelo, desde el PP en el Ayuntamiento se está pidiendo estos días al alcalde, José María González ‘Kichi’, que convoque “a la mayor urgencia posible” un Consejo Escolar Municipal para abordar las actividades que se realizan “con dinero público de todos los gaditanos y de las que se están excluyendo a los niños de los colegios concertados”.

“El responsable de que se esté marginando a más de la mitad de los niños de Cádiz de actividades que hace el Ayuntamiento como la olimpiada escolar, la cabalgata de Reyes (la concejala de Fiestas ya ha dejado claro que puede participar alumnado de la pública y de la concertada…) y otras de las que no informa, es el alcalde, no la Coordinadora de la Escuela Pública de Cádiz, y es él quien debe responder y no esconderse tras un miembro de su candidatura”, entiende el portavoz conservador, Juan José Ortiz.

Así, después de que está coordinadora (integrada por familias, profesorado y cargos directivos de todos los centros educativos públicos de la ciudad) haya afeado las palabras de la derecha, que le acusa de estar manipulada por Podemos, Ortiz ha seguido manteniendo su posición de ataque: “a nosotros no nos va a enseñar a estas alturas nadie en Cádiz la defensa de la escuela pública. Hicimos durante años programas de reconocimiento nacional para todos los niños sin distinguir a qué tipo de escuela iban. Se organizaban actividades para todos los niños y no se especificaba nunca si eran de la pública o de la concertada que, por cierto, forma parte de la red pública de colegios de la Junta, algo que siempre omiten quienes hacen de esta cuestión guerra política. Lo que no entenderé ni admitiré nunca es que apoyar a la escuela pública pueda traducirse en excluir a los colegios concertados de las actividades municipales”.

Añade quien fuera alcaldable del PP y concejal con Teófila Martínez que no duda de la independencia de los padres, profesores o miembros de dicha entidad, “pero tampoco dudo que quien se erige como portavoz de esa coordinadora es la número 15 de la lista de Adelante Andalucía, se presenta como miembro de Ustea, que es el sindicato del alcalde y que está equivocando el debate: aquí no se trata de enfrentar a una educación con la otra, eso es algo de lo que deberían huir precisamente los educadores si estiman en algo el futuro de sus alumnos, se trata de que son los padres los únicos que pueden elegir la educación de sus hijos, no un alcalde ni un presidente del gobierno. No corresponde al Estado elegir cómo quiere cada persona que eduquen a sus hijos”.

“KICHI, UN PROFESOR SECTARIO Y SEGREGADOR”

Días antes, el mismo Ortiz, muy indignado, había difundido un comunicado hablando de lo que considera “el nuevo ataque del alcalde a los colegios concertados de la ciudad al calificar de ‘innecesaria’ esta opción”. “El alcalde les ha perdido el respeto a las familias gaditanas. A todas, a las que eligen libremente que sus hijos vayan a colegios concertados y a los que eligen centros públicos. Él no es nadie para decirle a los gaditanos cómo deben educar a sus hijos”, repetía.

Este representante popular señala el artículo 27 de la Constitución española que “reconoce la libertad de enseñanza como derecho fundamental”, rebatiendo las recientes palabras de la ministra de Educación en funciones, Isabel Celaá. Pese a ello, para el popular, “un cargo público no solo debería conocer las leyes, tiene la obligación de cumplirlas y hacerlas cumplir”. Y defendía que los colegios privados-concertados forman parte de la red pública de colegios, “y los gaditanos, incluidos los padres de las concertadas, pagan con sus impuestos esa red pública y tienen derecho a decidir que se mantenga en la forma que está actualmente y a qué colegios quieren que vayan sus niños; estoy seguro que eso lo sabe el alcalde, pero no lo dice porque es un manipulador; miedo me da pensar qué tipo de educación pueden recibir nuestros hijos si tuvieran a un sectario y segregador como él de profesor”.

Desde esta formación de derechas se reitera su “preocupación real” por, se insiste, “esa manía del alcalde de hacer bandos en la ciudad: ¿alguien recuerda en Cádiz que se hablara de los niños de la concertada y los niños de la pública? Esto es algo nuevo, algo que circula por muchos sitios de la ciudad ante la extrañeza de la gran mayoría de los gaditanos. Aquí no se ha hecho nunca esa distinción –según Ortíz- porque, entre otras cosas, todo el barrio de Puntales está un colegio concertado, la mitad de la Viña va a un colegio concertado porque todos los años lo eligen así los viñeros. ¿Cuál es el castigo que les quiere poner el alcalde a sus vecinos por elegir La Palma?”.

El PP provincial, siguiendo el argumentario nacional, también ha salido a la palestra esta semana para cuestionar “la guerra que la izquierda quiere hacer entre la educación pública y concertada”; a la vez que le ha pedido “que dejen esa manía que tienen de meterse en la vida de la gente, queriendo regir y decir constantemente qué es lo que tienen que hacer poniendo así límites a la libertad de los ciudadanos”.

Otras noticias...

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.