DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

El subdelegado “prohíbe” otra marcha a pie por el segundo puente, la del 18-J; pese a que la Justicia le desautorizó y permitió la del 1-M

Como ya hiciera ante la manifestación convocada el 1 de mayo, el subdelegado de Gobierno ha denegado el paso por el segundo puente a la marcha a pie convocada por CGT para el próximo 18 de junio, de Airbus Puerto Real hasta la capital, respaldando la lucha de estos trabajadores y sus contratas y la jornada de huelga general en toda la provincia promovida por este mismo sindicato. CGT ha vuelto a recurrir dicha resolución ante el TSJA por vulnerar derechos fundamentales; la Justicia ya desautorizó a Pacheco a finales de abril.

Se repite la historia: como ya hiciera ante la manifestación convocada el pasado 1 de mayo, el subdelegado de Gobierno de España en Cádiz, José Pacheco, ha denegado el paso por el puente de la Constitución de 1812 a la marcha a pie convocada por CGT desde la planta de Airbus Puerto Real hasta los terrenos de la antigua factoría de CASA en Cádiz, para el próximo 18 de junio, respaldando la lucha de estos trabajadores y sus contratas y la jornada de huelga general en toda la provincia promovida por este mismo sindicato “contra el cierre de la factoría, en defensa del empleo industrial en la Bahía y contra la precariedad”.

Escudándose en unos informes técnicos “prácticamente idénticos” a los usados para “intentar prohibir” la marcha precedente del Primero de Mayo también convocada por CGT, que desaconsejan el paso de la manifestación por el segundo puente sobre la Bahía, el socialista Pacheco prohíbe el paso peatonal por el mismo y, con ello, la marcha del 18-J “imponiendo un cambio que desvirtúa totalmente la movilización convocada, al pretender que el paso por el puente sea en vehículo privado y luego continúe ya peatonalmente en la ciudad de Cádiz”. Dicha decisión “además de desvirtuar la movilización es inviable técnicamente; ¿qué se haría con los vehículos una vez cruzado el puente, que podrían ser muchos, dada la gran afluencia esperada, como el propio subdelegado vaticina en el escrito?”, pregunta al aire el sindicato en el comunicado remitido a DIARIO Bahía de Cádiz.

“Consideramos esta prohibición un atentado gravísimo contra un derecho fundamental, como es el de manifestación, por lo que hemos interpuesto recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA)”, avanzan desde CGT, el mismo paso que también se siguió ante la marcha del 1-M; entonces, la justicia desautorizó al subdelegado y la protesta pudo celebrarse.

En la resolución de la Subdelegación del Gobierno, en la que se modifica el itinerario de la manifestación denegando el paso por el puente, se exponen, entre otros motivos que cortar el mismo puente y diferentes vías como la CA-35 un viernes en horario de mañana “daría lugar a graves problemas de tráfico” provocando principalmente “el colapso de la circulación en la capital”; también se asegura que existe “peligro cierto para los manifestantes” al cruzar a pie; se alude a “antecedentes de desórdenes públicos registrados en precedentes concentraciones” del mismo convocante (se anotan entre mediados de marzo y finales de mayo 41 protestas no comunicadas); y se termina reseñando que el colectivo convocante “ejerce una constatable reiteración en el ejercicio del derecho fundamental, provocando problemas de orden público, poniendo en peligro bienes y derechos que a las autoridades corresponde proteger”.

“CRIMINALIZA LAS LEGÍTIMAS MOVILIZACIONES”

El sindicato convocantes interpreta que el subdelegado en Cádiz trata de criminalizar las “legítimas movilizaciones de los trabajadores” al “verter graves acusaciones en su escrito, planteando que los manifestantes fueran poco menos que terroristas que quisieran derribar el puente, usando para ello, atención, ¡dos botes de disolvente y cinco sprays de pintura! Estas disparatadas acusaciones no merecen mucho más comentario, máxime cuando la precedente marcha del 1 de mayo se realizó sin ningún tipo de incidente”.

Igualmente “ridículo” es para CGT el argumento utilizado por José Pacheco para cuantificar cuántas manifestaciones puede convocar un sindicato: “el derecho de manifestación para el subdelegado es un derecho que está limitado a un cierto número de manifestaciones, número que, al parecer, establece él mismo”.

“Ya sabemos que a Pacheco y a su partido le gustan más otros modelos sindicales más dóciles y que pactan a espaldas de los trabajadores con el Gobierno a que él representa y con la multinacional el cierre de Airbus Puerto Real, pero, afortunadamente, no son sus preferencias sino la legislación vigente, que ampara un derecho fundamental como es el de manifestación, lo que debe regir sus actuaciones”, se apostilla.

De este modo, CGT vuelve a pedir la dimisión del subdelegado: “si, como todo parece indicar, el TSJA vuelve a desautorizarle y permite la marcha a pie por el puente nuevo el 18 de junio, José Pacheco no puede seguir ni un minuto más en el puesto”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.