DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

El Fuenla de Mere le gana al Cádiz, con diez desde pronto

Llegó la tercera derrota amarilla de la temporada, en 18 jornadas. Cayó el Cádiz ante el Fuenlabrada en el partido matinal y lluvioso disputado el domingo en el Fernando Torres. Un choque marcado por la expulsión tempranera de Rhyner (y se acabó con nueve por lesión de José Mari), demasiada tensión e interrupciones, un arbitro protagonista… y un 1-0 al final. A pensar ya en el Elche.

JORNADA 18. Llegó la tercera derrota amarilla de la temporada tras las de Alcorcón y Albacete, en 18 jornadas. Cayó el Cádiz ante el Fuenlabrada en el partido matinal y lluvioso disputado el domingo en el coqueto Fernando Torres, con medio millar de aficionados amarillos. Un choque en el que “no pasó nada”, a decir de Cervera, marcado por la expulsión tempranera de Rhyner (y se acabó con nueve por lesión de José Mari), demasiada tensión e interrupciones, un arbitro protagonista… y un 1-0 al final. A pensar ya en la visita del Elche a Carranza.

El líder se enfrentaba a un recién ascendido dirigido por Mere, un excadista (como jugador y entrenador del Cádiz B), que mantiene a los madrileños (otro de los conjuntos que menos posesión acumula) en zona de play off y como una de las sorpresas del campeonato. Con demasiadas bajas y hasta tres jugadores del filial en la convocatoria, Álvaro Cervera alineaba de inicio a: Cifuentes, en portería; Iza, Pacha, Rhyner y Fali, en defensa; Garrido y José Mari, en el centro del campo; y arriba, Caye, Javi Navarro, Alex Fernández y Choco Lozano.

Un remate de chilena que detuvo Cifu a los dos minutos fue la primera credencial que presentaron los azulones. Los amarillos no estaban cómodos con el juego directo del rival y Ais Reig pronto comenzó a mostrar tarjetas. Dos de ellas a Rhyner, que en el minuto 25 dejaba a los de la Tacita con un hombre menos en el campo. Garrido suplía su sitio en la defensa junto a Fali.

A partir de la expulsión, paradójicamente, el Cádiz parecía encontrarse más asentado, se iba arriba y sobre todo no sufría atrás. La media ocasión más peligrosa llegaba en el 33, un centro del canterano Javi Navarro que no atajaba Biel Ribas y se paseaba por línea de gol sin encontrar rematador.

Y en la segunda mitad, el Fuenlabrada controlaba algo más la situación, como era previsible al jugar en superioridad numérica. Los gaditanos no le perdían la cara al partido, pero los de casa tampoco terminaban de encontrar huecos y de generar verdadero peligro, hasta que en el minuto 78 Jeisson logró cabecear un centro lateral entre dos defensores para poner el 1-0. En el 63, José Mari ya había sacado un balón bajo palos.

Quezada por Javi Navarro; Querol por Choco; y Perea (muy activo en estos minutos de su reaparición) por Espino, fueron los cambios del Cádiz en este periodo, que acabó con nueve hombres: el roteño se tenía que retirar en el 87 al sufrir una mala caída y aquejarse del hombro. Los de Cervera le pusieron ganas y corazón al alocado tramo final, mas no fue posible la igualada. Y tras el pitido del árbitro, la tangana sobre el verde terminó de aguar una mala mañana.

“En el partido no ha pasado nada, en una que nos hemos equivocado han hecho un centro y nos han marcado. Con diez, lo primero que hay que pensar es en que no nos hagan daño. No hemos llegado, pero sólo nos han llegado en la jugada del gol”, resumía el técnico del Cádiz el choque. Tercera derrota liguera del curso en una jornada en la que los perseguidores del líder le recortan distancias: Almería y Huesca, por detrás, se ven ahora a siete puntos. No hay que dramatizar. DIARIO Bahía de Cádiz

Otras noticias...

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.