DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004
banner mantenimiento

“Defender a Pemán es no haber aprobado primero de democracia y derechos humanos: encabezó una terrible persecución al magisterio”

La polémica alrededor de José María Pemán, a raíz de la reciente retirada de la placa conmemorativa en la fachada de su casa natal en Cádiz, en cumplimiento de las leyes de memoria histórica, sigue dando de qué hablar. La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, a nivel estatal, condena esa “jornada cultural” que se ha inventado la Junta como respuesta al Ayuntamiento para honrar la obra y figura del escritor gaditano: “es una agresión y un menosprecio a los valores de la democracia, supone enaltecer la persecución al magisterio”.

La controversia alrededor de la figura de José María Pemán, a raíz de la reciente retirada de la placa conmemorativa en la fachada de su casa natal en el centro histórico de Cádiz, en cumplimiento de las leyes de memoria histórica (meses atrás el Ayuntamiento también ha hecho lo propio con el busto en el patio de esta misma finca, y ha suprimido su nombre del futuro teatro de verano del Parque Genovés, donde todavía queda un conjunto escultórico en su honor), sigue generando debate dentro de la ciudad, y más allá.

Así, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), que a nivel estatal trabaja desde el año 2000 “para dignificar nuestro pasado, pedir justicia a los que la merecieron y no la tuvieron, y profundizar nuestra democracia”, ha querido pronunciarse al respecto, aportando contexto. No duda de que la defensa de Pemán “es un ataque a los valores democráticos por tratarse de un representante del fascismo español que encabezó una terrible persecución al magisterio”. “Su labor y fanatismo terminaron con la carrera de miles de maestros y maestras por el mero hecho de no haber formado parte del golpe de Estado de julio de 1936 y no abrazarse al espíritu del 18 de julio”, recuerda.

De este modo, insiste en que “defender en el presente una figura que cometió un magistericidio es considerar válido que una persona pueda ser expulsada de su plaza de maestro por sus ideas políticas”. Por ello, “su enaltecimiento, como pretende hacer la Junta de Andalucía, es una agresión a la democracia y un menosprecio de los fundamentos de la educación que tienen que basarse en los valores de tolerancia intrínsecos de una democracia”.

Y es que la administración autonómica, con gobierno de derechas dependiente del chantaje de la ultraderecha, no ha titubeado a la hora de posicionarse del lado del conservadurismo local para cuestionar al Gobierno gaditano simplemente por cumplir la ley. Estos días además de encargar un informe a los servicios jurídicos para estudiar esa retirada de la placa, la delegación del Gobierno andaluz en Cádiz ha anunciado una “jornada cultural” para “recordar la obra y figura del poeta, dramaturgo y periodista gaditano”, a celebrarse el lunes 19 de julio. “coincidiendo con el 40 aniversario del fallecimiento de Pemán, y tras los últimos acontecimientos acaecidos en los que se ha atacado de manera partidista y sectaria la figura de este personaje gaditano”.

“JUSTIFICÓ LA PUESTA EN PRÁCTICA DE UNA IDEA DE ESPAÑA INTRANSIGENTE Y EXTREMISTA”

En una nota remitida a DIARIO Bahía de Cádiz, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica. que inició las exhumaciones científicas de fosas comunes hace más de veinte años, y que puso la primera denuncia ante la justicia argentina contra el franquismo, repite que “defender a quien apartó de su carrera como maestro o maestra a quienes no compartían sus ideas es no haber aprobado primero de básica de derechos humanos y democracia y no haber entendido que para ser demócrata hay que rechazar a quienes conquistaron el poder mediante el uso de violencia y lo utilizaron para crear un sistema educativo que ensalzara el fascismo y justificara el uso de una terrible represión para justificar la puesta en práctica de una idea de España intransigente y extremista”.

Emilio Silva, presidente de la ARMH y nieto del primer desaparecido de la represión franquista identificado genéticamente en el Estado español, saca a colación lo que se puede leer en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

El 10 de diciembre de 1936 se publicó la ‘Circular a los vocales de las comisiones depuradoras de Instrucción Pública’, firmada por José María Pemán, en Burgos, el 7 de diciembre, como presidente de la Comisión de Cultura y Enseñanza. En ella, este personaje gaditano alaba el derramamiento de sangre de las fuerzas fascistas: “El carácter de la depuración que hoy se persigue no es sólo punitivo, sino también preventivo. Es necesario garantizar a los españoles, que con las armas en la mano y sin regateos de sacrificios y sangre salvan la causa de la civilización, que no se volverá a tolerar, ni menos a proteger y subvencionar a los envenenadores del alma popular primeros y mayores responsables de todos los crímenes y destrucciones que sobrecogen al mundo y han sembrado de duelo la mayoría de los hogares honrados de España”.

ARMH subraya que Pemán carga en este texto además contra los herederos de la Institución Libre de Enseñanza, “la herramienta utilizada por algunos de los hombres y mujeres que más han hecho en nuestra historia por combatir el analfabetismo y mejorar la enseñanza en nuestro país”. Afirma literalmente que “los individuos que integran esas hordas revolucionarias, cuyos desmanes tanto espanto causan, son sencillamente los hijos espirituales de catedráticos y profesores que, a través de instituciones como la llamada Libre de Enseñanza, forjaron generaciones incrédulas y anárquicas. Si se quiere hacer fructífera la sangre de nuestros mártires es preciso combatir resueltamente el sistema seguido desde hace más de un siglo de honrar y enaltecer a los inspiradores del mal, mientras se reservaban los castigos para las masas víctimas de sus engaños”.

“Si todos cuantos forman parte de las comisiones depuradoras se compenetran de esta manera de pensar y la transmiten en patriótico contagio a aquellos que han de coadyuvar a su labor con sus informes, es cosa segurísima que antes de mucho tiempo, en esta España que hoy contemplamos destruida, empobrecida y enlutada, una vez restaurado su genio y tradición nacional, veremos amanecer en alborada jubilosa un nuevo siglo de oro para gloria de la cristiandad, de la civilización y de España”, suscribe José María Pemán en aquella circular del bando sublevado de finales de 1936.

Los comentarios están cerrados.