DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

Convocados a una extracción de ADN aquellos que creen tener familiares asesinados por el franquismo enterrados en San José

El Ayuntamiento de Cádiz llevará a cabo el día 30 la extracción de ADN de familiares de represaliados y víctimas del franquismo, para poder cotejar los resultados con los restos encontrados durante los trabajos de exhumación realizados en el cementerio de San José: en total, se ha hallado hasta 23 víctimas con signos de muerte violenta.

La concejalía de Memoria Democrática del Ayuntamiento de Cádiz iniciará el miércoles 30 de enero la extracción de ADN de familiares de represaliados y víctimas del franquismo, para cotejar los resultados con los restos encontrados durante los trabajos de exhumación realizados en el cementerio de San José: en total, se ha hallado hasta 23 víctimas con signos de muerte violenta.

Esta recogida de ADN se realizará desde las 12 hasta las 14 horas en las dependencias de la concejalía de Salud ubicado en el Centro Integral de la Mujer, en el Palillero.

“Se trata de una acción indispensable para poder realizar una identificación de los restos, previa a la entrega de estos restos a sus familiares”, aclara el concejal de Memoria Democrática, Martín Vila. Por ello, añade, “es de suma importancia que todas aquellas personas que crean que sus familiares pueden estar enterrados en el cementerio acudan para realizarse la extracción”.

Esta acción, rememoran desde el Consistorio en una nota remitida a DIARIO Bahía de Cádiz, se lleva a cabo después de los trabajos de exhumación llevados a cabo en el camposanto gaditano, cerrado y clausurado desde hace años.

En 2016 se realizó una primera fase de intervención en la que se pudieron localizar restos de 16 personas en diferentes sepulturas verticales y que concluyó con su inhumación en el cementerio mancomunado de Chiclana.

En abril de 2018, se inició una nueva fase para la localización y estudio estratigráfico de las fosas comunes del patio 1 que halló hasta siete víctimas con indicio de muerte violenta, cuatro de ellas en esta fosa común y tres en la sepultura 28 localizados de forma paralela y gracia a los trabajos que se vienen realizando en el cementerio desde octubre de 2017 por la asociación SOS Bebés Robados en los que se comprobaron como en algunas sepulturas colectivas, bajos los enterramientos infantiles, se conservaban inhumaciones con una cronología más antigua que podían corresponder a la década de los 30 y 40.

Otras noticias...

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.