DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

Cádiz suma nuevos hijos predilectos y adoptivos: “sin importar su procedencia, se involucraron en el arraigo y las raíces de las ciudad”

El Palacio de Congresos se vistió de gala el pasado viernes por el acto de entrega por parte del Ayuntamiento de Cádiz de las distinciones de hija predilecta a Adela del Moral e hijo predilecto a Pedro Hidalgo, y el de hijo adoptivo a Michael Robinson, Pascual Saturio, Isidoro Cárdeno y Hugo Vaca. Alejandro Sanz, también reconocido como hijo adoptivo, ha sido el único ausente. A decir del alcalde, se reconoce “las historias de la gente, de quienes construyen ciudad”.

El Palacio de Congresos se vistió de gala en la tarde del pasado viernes día 15 por el acto de entrega por parte del Ayuntamiento de Cádiz de las distinciones de hija predilecta a Adela del Moral e hijo predilecto a Pedro Hidalgo, y el de hijo adoptivo a Michael Robinson, Pascual Saturio, Isidoro Cárdeno y Hugo Vaca. Alejandro Sanz, también reconocido como hijo adoptivo, ha sido el único que no ha podido asistir, y la idea es que se le pueda entregar el título más adelante.

Fue en el pleno de diciembre, cuando se aprobaba de forma unánime estas candidaturas acordadas en la comisión de Honores y Distinciones, y que pretenden reconocer “el trabajo y las aportaciones realizadas a la sociedad gaditana” por parte de estas siete personas, según se ha trasladado a DIARIO Bahía de Cádiz.

Durante el acto, el alcalde, José María González ‘Kichi’, agradecía a los recién reconocidos como hijos adoptivos, hijo predilecto e hija predilecta “que sean exponentes y bandera de Cádiz”. “Esta ciudad está llena de 3.000 años de historias”, apuntaba, entre las que se encuentran “la historia de las civilizaciones y los siglos pero también las historias de las personas, de los vecinos y vecinas, de quienes vinieron y se fueron. Las historias de la gente, de quienes construyen ciudad”.

Para el primer edil de Sí se puede, este evento sirve “para reconocer estas historias, la de los gaditanos y gaditanas que sin importar su procedencia, marcaron, señalaron y se involucraron en el arraigo y en las raíces de las ciudad. Hijo e hija predilectos, los que nacieron aquí. E hijos e hijas adoptivos lo que vinieron a la vida, como dice el tópico, donde les dio la gana”. De los reconocidos, ha resaltado que han aportado a esta ciudad “su sabor, carácter y sus experiencias”.

LOS DISTINGUIDOS

HIJOS PREDILECTOS

En la propuesta elevada a la comisión de Honores y Distinciones por el bipartito de Por Cádiz sí se puede y Ganar Cádiz en Común, se destaca que Adela del Moral (Cádiz, 1953) sea hija predilecta de la ciudad, por su vocación pública con concejala (del PSOE) y maestra, su trayectoria y su faceta como autora del carnaval que la llevó a ser la primera autora mujer en la historia de la fiesta gaditana. Fue autora de la música del coro mixto o coro de las niñas desde 1981 hasta 1997, y directora musical desde 1984 hasta 1997. Para el equipo de Gobierno es evidente que esta gaditana “está muy afianzada a la ciudad y además ha colaborado transmitiendo su conocimiento sobre la música a muchos niños. Una mujer comprometida con su tiempo y una gran autora del carnaval, que ha conseguido el respeto y admiración de todos los amantes de esta fiesta tan popular en nuestra ciudad”.

Por otro lado, se propuso como hijo predilecto a Pedro Hidalgo Navarro (Cádiz, 1930), propietario del famoso establecimiento Hidalgo donde es reconocida la empanada gallega. Pedro Hidalgo ha mantenido dos principios rectores que centran la idiosincrasia de su negocio: calidad en los productos y calidad en el servicio. Y es que, junto a los turistas y al comprador ocasional, Casa Hidalgo mantiene desde hace medio siglo una clientela fiel que se ha convertido en el principal anunciante de las excelencias del producto allí vendido. A su innegable aptitud profesional se le suma el principal valor de Pedro: “el excelente trato que dispensa a su clientela, incluida la extranjera”. El pasado 2013, se jubiló al cumplir los 80 años de edad y pasó el testigo a sus hijos y nietos que se encargan de continuar con la tradición y el ejemplo del padre y abuelo.

HIJOS ADOPTIVOS

Como hijos adoptivos, uno de los nombres es el de Isidoro Cárdeno: se pone en valor su dedicación y trabajo en el ramo de la hostelería desde que en 1965, con 15 años, se trasladara a Cádiz desde su pueblo natal Cumbres Mayores (Huelva). Las abusivas condiciones laborales a que fue sometido en aquellos primeros años desarrollaron en él una especial sensibilidad hacia el mundo y los derechos de los trabajadores. Así, cuando años después su espíritu emprendedor y esfuerzo personal le posibilitaron abrir sus propios negocios de alimentación y hostelería, lo hizo desde el respeto y el trato más digno a sus numerosos empleados, actualmente más de cuarenta, veintidós de ellos en nuestra ciudad. Es por ello que en el sector de hostelería y de la empresa en general, cuenta con justa fama de emprendedor, laborioso, recto y honesto profesional. Resaltan su solidaridad manifestada a través de su colaboración con las ONGs locales.

Sobre Hugo Alberto Vaca Beccaria, (Córdoba, Argentina 1956) se recuerda que comenzó su carrera como futbolista en el año 1973 jugando para Belgrano de Córdoba, club al que perteneció hasta 1978, año este en el que se trasladó a España para formar parte del plantel del Cádiz CF, rellenando el vacío que dejó la marcha de Ibáñez. Se mantuvo como jugador amarillo hasta 1983. Ese año se transformó en el nuevo refuerzo de Algeciras CF hasta 1986 que decidió retirarse del fútbol profesional. Desde su llegada a la capital gaditana, se estableció como si hubiera pertenecido siempre a Cádiz, haciendo a gala del dicho “el gaditano no nace, se hace”. Tras finalizar su etapa como futbolista permaneció en la Tacita de Plata hasta que años más tarde empezó a formar parte del organigrama técnico del club, dónde incluso ocupó el puesto de secretario técnico. Desde hace ya unos años, presenta y dirige el programa ‘Submarino Amarillo’ en la televisión municipal Onda Cádiz.

También se reconoce a Michael Robinson (Leicester, Reino Unido, 1958), propuesta hecha por el PSOE (unas horas después de que el exfutbolista hiciera público que padece cáncer). “Los estrechos lazos que Robinson mantiene con nuestra ciudad y sus innumerables manifestaciones públicas sobre la pasión que siente por Cádiz y su gente, así como su vinculación con el Cádiz CF, lo hacen digno merecedor de este reconocimiento”, según los socialistas. Este inglés fue consejero del club cadista, la Escuela Municipal de Fútbol ha llevado su nombre, y también ha formado parte de la Asociación de los Reyes Magos. Llegó a España en 1987, al Osasuna, después de jugar en el Manchester y en el Liverpool. Desde que terminó su carrera, está ligado a programas deportivos en televisión y radio.

E igualmente, se distingue al padre Pascual Saturio, prior de Santo Domingo, después de que el PP recordara que es un nombramiento pendiente desde hace año y medio. Para los conservadores, este cura reúne “meritos más que suficientes para que el Ayuntamiento haga oficial lo que en la práctica es un hecho evidente, pues se integró hace 30 años en la ciudad que lo acogió como a un hijo más”. El principal partido de la oposición entiende que Saturio, en estas tres décadas, “ha demostrado que su implicación en la vida social de la ciudad ha sido absoluta. Desde sus inicios en el instituto Rafael Alberti como educador, hasta la actualidad, en la que dirige la Parroquia que es sede y hogar de nuestra patrona, la Virgen del Rosario”.

El único reconocido que no ha podido asistir a la ceremonia es Alejandro Sánchez Pizarro, más conocido como Alejandro Sanz (Madrid, 1968), cantautor, guitarrista, compositor y músico de reconocimiento mundial que ha vendido más de 25 millones de discos y ha ganado 20 Grammy Latinos y tres Grammy americanos. Sanz (que a decir del alcalde en diciembre, “está loco de contento por ese honor, por esa distinción”, siendo este anuncio “una muestra más de que estamos dibujando ese Cádiz que funciona y al que la gente se quiere volver a acercar”), siempre ha estado muy vinculado a la provincia gaditana, fraguándose esa relación en su propia familia, pues su padre es natural de Algeciras y su madre, de Alcalá de los Gazules. Entre otras cuestiones, ha demostrado ser un gran aficionado y embajador del Carnaval, habiendo ejercido como pregonero en 2005.

FOTOS de la entrega de distinciones, AQUÍ

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.