DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

El Monasterio de la Victoria, señalizado como Lugar de Memoria Histórica: enclave para no olvidar la represión franquista


El antiguo penal en El Puerto ya es formalmente Lugar de Memoria, como emplazamiento de la represión franquista y homenaje a las víctimas de la Guerra Civil y la larga dictadura. La Junta ha procedido a inaugurar esta señalización en un acto en el que se ha puesto en valor el trabajo realizado por el Foro de la Memoria local en colaboración con la dirección general de Memoria Democrática. “Entre estos antiguos muros se esconden historias de dirigentes obreros y militantes de partidos políticos que dejaron los mejores años de su vida luchando por esta democracia que hoy disfrutamos”, ha recordado el vicepresidente andaluz, Diego Valderas.

El antiguo penal en El Puerto de Santa María ya es formalmente Lugar de Memoria. La Junta de Andalucía ha procedido a inaugurar esta señalización en un acto en el que se ha puesto en valor el trabajo realizado por el Foro de la Memoria local en colaboración con la dirección general de Memoria Democrática.

“Con esta señalización como Lugar de Memoria son ya más de 100 los lugares donde rendimos merecido homenaje a héroes anónimos, los últimos soldados de la República, que como tal deben ser considerados, ya que defendieron un régimen legítimo y democrático ante el golpe militar fascista que condenó a España a cuarenta años de oscuridad”, ha recordado el vicepresidente de la Junta, Diego Valderas, presente en el acto acompañado del director general de Memoria Democrática, Luís Naranjo, el alcalde Alfonso Candón, y su concejala de Patrimonio Histórico, María Antonia Martínez, entre otros, según se ha informado a DIARIO Bahía de Cádiz.

“Entre estos antiguos muros –ha señalado Valderas en su intervención- se esconden historias de dirigentes obreros y militantes de partidos políticos que dejaron los mejores años de su vida luchando por esta democracia que hoy disfrutamos”, en un penal con uno de los regimenes internos más estrictos, y en los que la procedencia de los encarcelados: socialistas, comunistas y anarquistas, hizo que la conciencia social subiera entre la población reclusa.

El también consejero de Administración Local y Relaciones Institucionales, que ha calificado el trabajo que se está  haciendo desde el Gobierno andaluz en materia de memoria de “impecable” e inspirado en las “ideas de verdad, justicia, reparación y no repetición”, ha subrayado que este no sería posible sin la “abnegada entrega  y dedicación” de los familiares de las víctimas y de las asociaciones memorialistas.

Para el vicepresidente de IU, el discurso democrático necesita conocer la verdad de lo ocurrido en esta etapa funesta de la historia de España en la misma medida que lo han hecho países europeos del entorno que sufrieron regímenes dictatoriales y que han sabido afrontar lo ocurrido condenando la barbarie, incorporando al discurso de Estado los planteamientos democráticos en la línea de lo expresado por las organizaciones internacionales y el propio Derecho Público Internacional.

Valderas ha terminado su discurso subrayando que en la región “se está haciendo un trabajo bien hecho”; trabajo que ha tenido como fruto el anteproyecto de Ley de Memoria Democrática, que pronto verá la luz como Ley. Un  texto normativo que será el más avanzado del Estado referente para futuros gobiernos que quieran seguir la senda que se está marcando desde la comunidad autónoma y que “vendrá a saldar viejas deudas y a permitir verdades nuevas”.

“DEBEMOS SER LOS TRANSMISORES DE LOS ERRORES QUE SE HAN COMETIDO”

Por su lado, el alcalde portuense ha destacado que “El Puerto y todos los que hemos nacido en otra etapa de la historia española creemos en la libertad, la justicia social y en los valores democráticos”, de ahí que entienda que “nosotros debemos ser los transmisores de los errores que se han cometido, en un pasado negro de la historia de España, para que dichos errores no se vuelvan a repetir”; entendiendo que también es importante que se inculquen valores a los alumnos y estudiantes, que son los hombres de futuro del mañana.

Del mismo modo, este regidor del PP ha dicho ser “un convencido de la etapa democrática, y con este acto pretendemos honrar a quien trabajaron por esos valores, que se han ido perdiendo en la sociedad actual, como son el de la tolerancia, el respeto y la ética” y que, presume, rigen su “trayectoria personal y política”.

Y Pilar Peruyera, en nombre del Foro por la Memoria de El Puerto, confesaba que se trata de un día importante para la ciudad “porque se honra a las víctimas y a El Puerto”, poniendo el acento en los profesores que han respaldado esta convocatoria y en los alumnos, que “son los testigos del mañana”. Peruyera no ha querido olvidarse de Carmelo Ciria, otro miembro del Foro y fundador del mismo, “y al que conocí en abril de 2004, del que aprendí casi todo y con el que trabajo codo con codo. Sin él las víctimas no serían reconocidas con nombre y apellidos”.

EL MONASTERIO DE LA VICTORIA

El Monasterio de la Victoria, o de Santa María de la Victoria, está considerado como el convento masculino más antiguo de la ciudad. Su construcción se inició, según consta en una inscripción en el mismo edificio, en el año de 1504.

La obra fue patrocinada por los duques de Medinaceli, señores jurisdiccionales de la población y se comenzó en tiempos del II duque, Juan. El edificio fue entregado a la recién creada orden de San Francisco de Paula, conocidos como los Mínimos de San Francisco, que se había instalado en El Puerto unos años antes bajo el amparo de la casa ducal.

Este monasterio de estilo gótico tardío, en la misma línea que otros edificios religiosos de la zona, se estuvo construyendo prácticamente a lo largo de todo el siglo XVI.

Durante la Edad Moderna sufrió los efectos de la ocupación anglo-holandesa, del terremoto de 1755 y, ya en los inicios del siglo XIX de la ocupación francesa de la ciudad.

Tras la desamortización de los bienes eclesiásticos a mediados del siglo XIX pasó a manos del Estado hasta que finalmente se instaló en él la prisión central, función que ha desempeñado hasta 1980. En el periodo de la Guerra Civil a raíz del golpe de Estado franquista y durante su larga dictadura, en este lugar se encarcelaron a represaliados, siendo el número de internos muy superior a la capacidad del recinto.

En 1940, sobre una población en el municipio de 22.264 habitantes, casi el 19% se encontraba cumpliendo condena. Tres de cada diez hombres que habitaban la localidad entonces eran presos.

Actualmente está declarado Bien de Interés Cultural (BIC) y es uno de los edificios más singulares y llamativos de El Puerto.

60.000 ANDALUCES EJECUTADOS

Andalucía sufrió de manera extrema la infamia, la represión, la tortura, el exilio y la muerte durante la Guerra Civil y la dictadura de Franco. 60.000 ciudadanos fueron ejecutados y de ellos 20.000 son considerados desaparecidos en el sentido legal del término. A lo largo de la región se localizan 650 fosas comunes que dan muestra de la voluntad sistemática del régimen de eliminar físicamente a una parte de la sociedad por motivos de pensamiento.

Todas estas vivencias están recogidas entre las  piedras del Convento de la Victoria (antiguo penal) señalizado ahora como Lugar de Memoria. Con este acto la Junta continúa su trabajo por restituir la dignidad a miles y miles de ciudadanos que dieron parte de sus vidas, o incluso murieron defendiendo la II Républica, el régimen democrático que se abrió en el país un 14 de abril de 1931.

En el caso concreto de la provincia de Cádiz, la Junta ha declarado como Lugares de Memoria Histórica, además del penal de El Puerto: los muros de Puerta de Tierra y el castillo de San Sebastián en la capital, la Fosa de las Mujeres de Grazalema, el Valle de la Sauceda de Jimena y la fosa común del Cortijo El Marrufo en Jerez.

🤞 Apúntate al nuevo BOLETÍN semanal de DIARIO Bahía de Cádiz. Lo recibirás GRATIS en tu email.

No enviamos spam / Podrás darte de baja cuando desees
Lee nuestra política de privacidad para más información

Los comentarios están cerrados.