DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

De la fiesta a la incredulidad en lo que dura una prórroga

JORNADA 23. Carranza estrenaba 2020 con la visita del Mirandés. Un partido igualado en el primer tiempo, que se desnivelaba tras el descanso. A partir de ahí, los de Cervera supieron contener bien y asustar lo justo, hasta rematar en el 89. Pero en el descuento el rival hacía dos goles para empatar (3-3).

Ni el arbitraje amarga las vacaciones: “¡campeones, campeones!”

JORNADA 21. El Numancia ganó en Carranza (2-4) en el último partido del año. Un encuentro igualado hasta la primera mitad que se rompía tras el descanso por decisiones del árbitro que dejaron al Cádiz con uno menos toda la segunda parte, y sufriendo un penalti, más allá de errores propios.

Se intentó pero no hubo premio ante un exigente Elche

JORNADA 19. Encuentro muy disputado el ofrecido por Cádiz y Elche. Pese a las alternativas en el juego, los de casa, sobre todo en la segunda mitad, fueron los más ambiciosos buscando el gol. Los alicantinos acabaron encerrados y pidiendo la hora, y los de Cervera, impotentes. El 0-0 no se movió.

Remontada merecida ante el muro lucense

JORNADA 17. El show de Carranza ofreció en la noche del domingo, cerrando la jornada en Segunda, un Cádiz-Lugo marcado por un regalo amarillo nada más iniciarse la partida. Tocó remar contra corriente, con un rival encerrado, y ejercer de líder. Y dos goles de Iza, le dieron la vuelta al marcador (2-1).

Fiesta gélida ante Malta con goleada en un Carranza ‘internacional’

Un Ramón de Carranza ya ‘cuatro estrellas’ para la UEFA de estreno (y sin el Cádiz CF en el cartel) sirvió de escenario en la muy fría noche del viernes para acoger su primer partido internacional oficial, un clasificatorio para la Euro 2020 entre las selecciones de España y Malta. Y como regalo, un 7-0.

La décima victoria en doce jornadas… ¡Áaaalvaro Cerveeeera!

JORNADA 12. La UD Las Palmas en plena forma tampoco supo meterle mano a este Cádiz, líder todopoderoso de la Segunda. El Carranza presenció un duelo con un guion previsible: los canarios sobando la pelota, y los gaditanos desesperando al rival, esperando, corriendo y rematando la faena (2-0).