Un ‘bosque’ con “gran simbolismo” para los Honoris Causa de la UCA

El campus universitario de Puerto Real ha estrenado el llamado Bosque de los Honoris, donde se han plantado los primeros árboles con los nombres de María Izquierdo y Soledad Becerril, aprovechando su investidura como doctoras Honoris Causa de la UCA. Además de contribuir de alguna manera frente al cambio climático, este espacio verde tiene una “elevada carga simbólica” para la UCA.

El campus de la Universidad de Cádiz de Puerto Real ha estrenado esta semana un nuevo espacio medioambiental, el llamado Bosque de los Honoris, donde se ha plantado los dos primeros árboles con los nombres de María Izquierdo y Soledad Becerril, aprovechando la misma jornada en las que estas dos diputadas andaluzas pertenecientes a la primera legislatura de la democracia española post-dictadura de Franco eran investidas doctoras Honoris Causa de la UCA.

La creación de este ‘bosque’ en la explanada anterior del campus del Río San Pedro, con la siembra de nuevos árboles por cada nombramiento de este título honorífico que dé la universidad gaditana, “constituirá una herramienta eficaz para la captación de toneladas de CO2 en la atmósfera compensando de forma simbólica parte de la huella de carbono generada por cada uno de esos doctores honoris causa”, se subraya en el comunicado remitido a DIARIO Bahía de Cádiz.

Los árboles presentes son muy representativos del ecosistema propio del entorno biogeográfico de la zona, donde el pino piñonero y los acebuches ponen en valor espacios pendientes de aprovechamiento que, además de mejorar la calidad ambiental del campus universitario, sirven como receptores de gases de efecto invernaderos, contribuyendo a frenar el cambio climático y por ende a la consecución del Objetivo de Desarrollo Sostenible 13 de Naciones Unidas (Acción por el Clima).

El valor añadido de este bosque universitario, se afirma, “es la transformación de espacios verdes ornamentales que ejercían una función vertebradora del tejido universitario en laboratorios al aire libre, donde el alumnado de diferentes disciplinas encuentre un espacio docente para realizar actividades acordes con su formación académica y se dote al campus de un recurso más para la educación ambiental”.

El rector de la UCA, Francisco Piniella, en compañía de Soledad Becerril y María Izquierdo, inauguraba este espacio de una “elevada carga simbólica” para la Universidad, ya que cada uno de los hombres y mujeres investidos con la más elevada distinción académica a lo largo de sus más de 40 años de historia conforman “un ramal brillante del gran árbol de la Ciencia, el Conocimiento, las Artes y la Cultura”.

Durante el acto solemne de investidura, Piniella apuntaba sobre las homenajeadas que “sois lo mejor de nuestra tierra. Por eso, el Claustro de la Universidad de Cádiz, su máximo órgano de representación, os otorgó con todo el merecimiento el máximo reconocimiento académico que nuestra institución puede conceder”. De Soledad Becerril reseñaba su “ejemplar” trayectoria ligada al servicio público, la primera mujer en ocupar una cartera ministerial en democracia, asumiendo distintas y “elevadas” responsabilidades como alcaldesa de Sevilla, senadora, diputada y defensora del Pueblo de España. Y de María Izquierdo: “andaluza de Oviedo, con dos legislaturas en el parlamento español y tres en el parlamento europeo fue madre del proyecto del Estatuto de Autonomía de Andalucía, consejera de la Junta preautonómica de Andalucía y secretaria de Estado para las Comunidades Autónomas”.

Puerto RealUniversidad de Cádiz