El tren podría llegar al fin al Bajo de La Cabezuela a lo largo de 2023

Más de una década después del primer intento de hacer realidad la ansiada conexión de las instalaciones portuarias del Bajo de La Cabezuela, en Puerto Real, con el tren, el proyecto parece volver a estar un poco más cerca. Adif acaba de adjudicar las obras a la UTE Dragados-Tecsa por 20,3 millones y un plazo de ejecución de 24 meses. Siendo muy optimistas, este enlace debería estar listo al fin a lo largo de 2023. Desde la APBC se celebra este paso de cara a “un proyecto crucial para el futuro desarrollo portuario y de toda la Bahía, ya que conecta nos conecta con la red ferroviaria europea”.

La ansiada conexión de las instalaciones portuarias del Bajo de La Cabezuela, en Puerto Real, con la línea ferroviaria Sevilla-Cádiz, parece estar, al fin, un poco más cerca. El consejo de administración de Adif (dependiente del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, el antiguo Ministerio de Fomento) acaba de aprobar la adjudicación del contrato de las obras a la unión temporal de empresas (UTE) formada por Dragados y Tecsa por algo más de 20,3 millones de euros y un plazo de ejecución de 24 meses.

En octubre de 2019 ya se aseguraba que este demandado y demorado acceso ferroviario a la dársena de La Cabezuela (mueve más del 50% del tráfico del Puerto, por encima de la dársena de la capital) había superado al fin toda la traba jurídica que ha impedido su ejecución, pese a contar desde 2016 con la financiación necesaria para su desarrollo por parte de Puertos del Estado. Y eso que hace una década ya hubo un primer intento de ejecutar los trabajos. Se trata de una infraestructura estratégica reclamada desde hace más de 25 años por la comunidad portuaria de la Bahía de Cádiz y por instituciones públicas, partidos políticos, y agentes económicos y sociales.

El objeto del proyecto es dotar de un acceso al tren, de unos 4,5 kilómetros de longitud, a la zona del muelle de La Cabezuela, donde la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz tiene ya construido un haz de vías. Este ramal, se entiende, tendrá una gran importancia en el desarrollo del transporte de mercancías tipo graneles sólidos.

Las obras que se proyectan comprenden movimientos de tierras, estructuras, obras de fábrica, reposición de servidumbres reales y de servicios afectados, las instalaciones ferroviarias, así como el proyecto de medidas correctoras de impacto ambiental.

Esta actuación será financiada por Puertos del Estado con cargo al Fondo Financiero de Accesibilidad Terrestre Portuaria y ejecutada por el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), que se ha encargado de adaptar el proyecto a las condiciones y requisitos funcionales actuales de máxima interoperabilidad y operatividad de la infraestructura. Ello da cumplimiento al convenio firmado en 2016, entre el entonces Ministerio de Fomento, Puertos del Estado y Adif para dotar de acceso ferroviario a las instalaciones portuarias ubicadas en La Cabezuela.

Este futuro ramal ferroviario forma parte de las actuaciones previstas en la línea Sevilla-Cádiz; partirá del ramal de la Universidad que sale de la estación de Las Aletas. Su recorrido afecta únicamente al término municipal de Puerto Real.

De manera complementaria, según se ha informado a DIARIO Bahía de Cádiz, Adif ha licitado el contrato para la prestación de asistencia técnica y control de estas obras por cerca de 1,2 millones y un plazo de ejecución de 26 meses. Es de entender que hasta que no se resuelva este concurso, no podrá comenzar a ejecutarse la actuación.

“UN DÍA PARA LA CELEBRACIÓN”

El Subdelegado del Gobierno en Cádiz, José Pacheco, ya ha manifestado que con esta adjudicación “se da un paso muy importante en el compromiso del Gobierno de España con el proyecto de conectar la Bahía con la red general de ferrocarriles”.

“Se trata de una demanda histórica que va a materializarse; es un proyecto clave para el desarrollo del transporte de mercancías”, añade este político del PSOE que evidencia que su materialización, como muy pronto a lo largo de 2023, “supone mayor competitividad para las empresas ubicadas en nuestra provincia y es también un foco de atracción para que nuevas empresas se establezcan en la Bahía”.

En el mismo sentido, la presidenta de la APBC, Teófila Martínez, también celebra la adjudicación de “un proyecto es crucial para el futuro desarrollo portuario y de toda la Bahía, ya que conecta nuestro muelle directamente con la red ferroviaria europea”.

“Hoy es realmente un día para la celebración. Estamos de enhorabuena porque hemos conseguido por fin que se atienda una necesidad demandada por la comunidad portuaria y las instituciones públicas y agentes políticos, económicos y sociales durante un cuarto de siglo y que, sin duda, supondrá un revulsivo para toda la Bahía”, insiste esta política del PP.

Para Martínez, “el futuro desarrollo de La Cabezuela y del Puerto de Cádiz y su competitividad y planes de crecimiento pasan por la disponibilidad de este servicio, por lo que se trata de una importantísima y trascendental noticia”. Además, interpreta que esta obra contribuirá a revitalizar el desarrollo económico del entorno “en un momento tan necesario como el actual y apuntala la conexión con el espacio logístico Lógica (el frustrado polígono de Las Aletas), tan importante también para la operatividad, competitividad Y sostenibilidad de todo el entorno, convirtiendo al Puerto de la Bahía de Cádiz, junto al de Algeciras y al Campo de Gibraltar, en la futura zona logística del Sur de Europa”.

Sentencia la exalcaldesa de la capital que el triángulo formado por la Bahía de Cádiz, Bahía de Algeciras y Jerez “están más cerca de configurarse como la Plataforma Logística del Sur de Europa”, esa idea que el PP vendió años atrás.

NI 5 KMS DE VÍAS

El ramal ferroviario a La Cabezuela tiene una longitud de 4.402 metros y se configura con vía única de ancho ibérico sin electrificar con una plataforma de 7 m de ancho. La superestructura se realiza sobre banqueta de balasto. El trazado, en sus primeros 1.000 m, coincide con la vía existente del antiguo ramal al Trocadero, desarrollándose por el estrecho pasillo que delimitan, al sur la calle Portugal y la factoría de Airbus y, al norte, el polígono industrial el Trocadero.

Esta nueva vía continúa paralela a la carretera. Tras una ligera afección a los terrenos de lo que fue Delphi, se orienta hacia el oeste para cruzar con un viaducto de 1.178,3 m sobre la calle Portugal, el Parque Natural Bahía de Cádiz, la carretera CA-36 y dos viales del polígono industrial Río San Pedro. Dicha estructura se diseña con tres alineaciones curvas para limitar, en la medida de lo posible, la afección al Parque Natural, resultando de una longitud sensiblemente superior a la establecida en el proyecto de 2003.

Posteriormente el ramal cruza una zona de aparcamientos existente en la fachada norte de las oficinas de Navantia y se introduce en una zona completamente parcelada y urbanizada, perteneciente a Sepes (Polígono 1-A Río San Pedro), donde se repone la calle Bolivia que resulta afectada por el nuevo ramal ferroviario. Desde el punto kilométrico (p.k.) 3/722 se proyecta una segunda vía que finaliza en el p.k. 4/293.

A partir del final del presente proyecto (p.k. 4/333), la Autoridad Portuaria ya dispone una playa de vías con objeto de garantizar el tráfico de mercancías por ferrocarril hasta el Bajo de la Cabezuela.

ANTECEDENTES DE UN PROYECTO ETERNIZADO

El enlace en cuestión fue incluido en septiembre del año 2000 por Fomento en su Plan de Infraestructuras 2000-2007, bajo el epígrafe ‘Acceso ferroviario al Bajo de La Cabezuela’. Dicha obra se planificó en dos tramos. El primero, en la zona del muelle, y el segundo, desde los astilleros hasta Las Aletas. La APBC fue la encargada de la construcción de las tres terminales dentro de La Cabezuela, para lo que consiguió financiación procedente de la Unión Europea.

Por su parte, el antiguo Ministerio de Fomento adjudicó en junio de 2009 la construcción del segundo tramo a la UTE formada por Ploder Uicesa y Vialobra, por 19,5 millones y 32 meses de plazo de ejecución. Pero poco después, en marzo de 2010, comenzaron los problemas: una de las dos empresas de la UTE presentaba concurso voluntario de acreedores, con lo que se paralizaba la obra.

En julio de 2015, el Comité de Distribución del Fondo de Compensación Interportuario aprobó por unanimidad que Puertos del Estado asumiera la ejecución de este acceso ferroviario a La Cabezuela con cargo al Fondo Financiero de Accesibilidad Terrestre Portuaria (creado por el Real Decreto Ley 8/2014, permite a los organismos portuarios participar en la financiación de los proyectos de conexión viaria y ferroviaria fuera de su zona de servicio). Desde hace años, se había convertido en una promesa electoral recurrente.

En paralelo, también está proyectado que el Puerto de Cádiz (se supone que a lo largo de este 2021, con la nueva terminal de contenedores operativa), vuelva a tener conexión con el tren. En abril de 2018, Adif anunciaba que adjudicaba estas obras en la capital por algo más de 427.000 euros a la UTE formada por DSV empresa ferroviaria y Vimac Imathia; pero de momento no se ha movido ni un ladrillo.

AdifAutoridad Portuaria de la Bahía de CádizMinisterio de FomentoPuerto RealSubdelegación del Gobierno