DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

El Tricentenario, ilustrado y apto para todos los públicos

La Casa de Iberoamérica de la capital gaditana acoge hasta finales de febrero de 2018 ‘Las murallas de Cádiz y el comercio (1717-2017). Sector actual de Canalejas’, una muestra que sirve para explicar de manera didáctica y para todas las edades cómo era la ciudad y su tejido social y comercial en la época del traslado de la Casa de Contratación desde Sevilla a Cádiz, hecho del que a lo largo de este 2017 se está celebrando su Tricentenario. Las ilustraciones son del estudio gaditano Rebombo.

La Casa de Iberoamérica de la capital gaditana acoge desde mediados de octubre y hasta finales de febrero de 2018 la exposición ‘Las murallas de Cádiz y el comercio (1717-2017). Sector actual de Canalejas’, una muestra que sirve para explicar de manera didáctica cómo era la ciudad y su tejido social y comercial en la época del traslado de la Casa de Contratación desde Sevilla a Cádiz, hecho del que a lo largo de este 2017 se está celebrando de alguna forma su Tricentenario.

A falta de imágenes de esa época, el estudio gaditano de ilustración y diseño Rebombo (el dúo formado por Raúl Gómez y Raquel Jove) ha recreado cómo eran los personajes, vestimentas y costumbres de hace trecientos años, cuando el comercio floreció en la ciudad y la Bahía gracias al comercio en exclusiva con América.

Esa es la esencia de esta exposición “apta para todos los públicos” que arranca con una imagen del casco antiguo (en realidad, el que estaba habitado en esa época) para explicar la situación geográfica y social a través de un personaje clave: el científico y marino Jorge Juan. A continuación, Andrés Matías de Pes y Antonio de Ulloa ahondan en la explicación de por qué Cádiz era un enclave estratégico, situado en Europa pero próximo a África y con frecuentes conexiones por barco hacia América.

En tono relajado, según recoge DIARIO Bahía de Cádiz de fuentes municipales, se explica cómo se produjo este traslado de la Casa de Contratación desde Sevilla. El rey, Felipe V, firmó el documento, mientras José Patiño –otro personaje central en esta historia– aparece también para recordar su importancia. En este relato no podía faltar la Aduana, un edificio que hoy alberga la Diputación y que fue proyectada por el ingeniero militar Juan Caballero. No es el único inmueble del que se habla. También de las Puertas de Tierra, diseñadas por Torcuato Cayón, y las Puertas del Mar, situadas en lo que hoy es el muelle ciudad, frente a San Juan de Dios.

La exhibición de ilustraciones y textos no se detiene solo en edificios y planos, sino que también explica la situación social. Así aparecen los burgueses, con sus ricos ropajes y adornos y sobre todo los vendedores ambulantes. En esta última sección entran en escena personajes como los aguadores, las vendedoras de rosquillas y menudo.

Esta curiosa muestra también relata otros hitos importantes en la época, como la creación del Colegio de Cirugía de la Armada, origen de lo que hoy conocemos como Facultad de Medicina de Cádiz. En este apartado destacan dos nombres: Pedro Virgili, su fundador, y el Marqués de la Ensenada, personaje clave también en la creación de esta escuela de médicos y cirujanos.

No hay que olvidar tampoco el Observatorio Astronómico de la Armada, creado a partir de 1749 tras el regreso de la expedición científica de Jorge Juan y Patiño. Y toda historia resulta aburrida si no aparecen los ‘villanos’: en este caso personificados en los piratas berberiscos, ingleses y holandeses, que son los que realizaban los saqueos a las naves y también a las ciudades. Cádiz sufrió uno, terrible, en 1596, lo que propició que la ciudad comenzara a amurallarse.

Los franceses, sin embargo, no eran todavía considerados los ‘enemigos’ y de hecho cohabitaban con el resto de nacionalidades y con los españoles en la ciudad, hasta que llegó la Guerra de la Independencia, ya en el siglo XIX.

En otro punto negro de la época, se trata también el asunto de la esclavitud. Cuentan los historiadores que en Cádiz existía una amplia población de esclavos domésticos, de origen africano en su mayoría, que realizaban las tareas más arduas y pesadas.

Por otro lado, durante la apertura de esta muestra promovida por el Ayuntamiento en la Casa de Iberoamérica, la Asociación para la Difusión e Investigación del Patrimonio Cultural de la Provincia de Cádiz (Adip) es la encargada de realizar las visitas guiadas (se pueden solicitar en el email adipcadiz@gmail.com o bien llamando al 685 60 93 30). Los centros escolares podrán hacer la visita los miércoles y viernes, en horario de mañana; mientras que los jueves por la mañana se reservan para las entidades y asociaciones.

Otras noticias...