DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

publicidad

publicidad

Se retoma la instalación de la barandilla acristalada en parte del paseo marítimo mientras se vuelve a licitar el grueso de la obra

La instalación de una barandilla acristalada en parte del paseo marítimo de Cádiz se ha retomado, tras meses con las obras paralizadas por “imprevistos”, y mientras se vuelve a licitar gran parte de la actuación. En concreto, se están completando los trabajos en la zona de la playa Santa María del Mar más cercana al Pirulí, en el murete que ya estaba sin pretil.

La instalación de una barandilla acristalada en parte del paseo marítimo de Cádiz se ha retomado, tras meses con las obras paralizadas. En concreto, los operarios han comenzado los trabajos en la zona de la playa Santa María del Mar más cercana al Pirulí, en el murete que ya estaba sin pretil con motivo de la actuación que se inició el pasado año para instalar esta nueva barandilla de protección y que finalmente se tuvo que paralizar al surgir “imprevistos”.

Dichos imprevistos han llevado a la modificación del proyecto, por lo que la concejalía de Urbanismo espera poder licitar y adjudicar de nuevo esta obra “en el menor tiempo posible”.

Mientras tanto, la concejalía de Mantenimiento Urbano ha asumido, a través de la empresa Martín Casillas, los trabajos en esa parte del murete cuyo pretil ya fue demolido y que abarca unos 80 metros lineales. Esta actuación concreta supone un coste de 34.000 euros y seis semanas de plazo.

Para la fijación de los postes en el murete se va a ejecutar un zuncho de hormigón armado a todo lo largo del mismo, sobre el cual se va a colocar como pavimento de terminación un encintado de losas de piedra ostionera con una dimensiones aproximadamente de 50 centímetros de ancho y 7 de espesor, y con un largo aproximadamente de 25 centímetros.

Una parte de dichas losas de piedra ostionera tiene como origen el material propio de la demolición del murete en la zona, otra parte del mismo estaba acopiado en la delegación de Mantenimiento Urbano procedente de su recuperación de otras obras realizadas en la ciudad, y otra parte ha sido suministrada por la empresa de cantería que se ha encargado del corte de la misma.

Para la colocación de los soportes de la barandilla se van a realizar perforaciones que atravesarán el zuncho realizado y se anclarán en el muro del propio talud mediante un mortero de alta resistencia.

EL PROYECTO COMPLETO

La nueva barandilla de protección está previsto que se instale, como ya se anunció meses atrás, en dos tramos del llamado circuito deportivo urbano de carrera que va desde El Chato hasta la playa de La Caleta.

Concretamente, se levantará en los tramos comprendidos entre las calles Condesa Villafuente Bermeja y Padre Guillermo Chaminade y también frente a la calle Granja San Ildefonso, a fin de evitar los peligros que pueden suponer la existencia del actual murete, de 52 centímetros de altura y una profundidad de unos 60 centímetros, que colinda entre el paseo y la playa.

La nueva barandilla en esos tramos será similar a la instalada en la plaza de Santa María del Mar. El ámbito de actuación de la obra que comprende desde la calle Condesa Villafuente Bermeja hasta la calle Padre Guillermo Chaminade supone un total aproximado de 430 metros lineales de nueva barandilla. Y asimismo, también se incluye el tramo de la muralla situado frente a la calle Granja San Ildefonso, donde la muralla tiene una fuerte pendiente y una altura de caída superior a los seis metros. En este espacio hay una zona de entrenamiento y tiene una longitud de 80 metros lineales (aquí es donde está actuando ya Mantenimiento Urbano).

Por tanto, la barandilla se colocará en una longitud de 510 metros en esas dos zonas discontinuas. Se trata de una actuación promovida y costeada por el Instituto Municipal del Deporte (IMD). En el primer intento, se adjudicó la obra total por casi 324.000 euros.

Otras noticias...

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.