DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

Un punto luchado y más que merecido con uno menos

Cádiz y Numancia, en lo más alto de la tabla de Segunda, se vieron las caras en la tarde del domingo. El que ganara, se colocaría líder en solitario, y no se pasó del 0-0. El choque estuvo muy marcado por la expulsión –¿autoexpulsión?- de Barral antes de que finalizara el primer tiempo, lo que dibujaba una complicada segunda mitad con un hombre menos. Sin embargo, los sorianos casi nunca supieron hacerle daño a los de Cervera que aguantaron y sufrieron para arañar el puntito e incluso, aupados por la grada, terminar en campo rival poniendo muy nerviosos a los de Arrasate.

CRÓNICA J-6. Partido por todo lo ‘alto’ de la tabla clasificatoria de Segunda en el Ramón de Carranza, estrenando el otoño. El remate de una semana intensa con tres compromisos para los amarillos: el del Oviedo, el copero ante el Osasuna y el de este domingo, la visita de todo un Numancia, un clásico de la categoría. El objetivo, seguir siendo el Cádiz CF serio, batallador e incisivo de Cervera, y el reto, ganar para alcanzar el liderato en solitario, que sigue siendo anecdótico a estas alturas, la jornada 6, pero llena de ilusión al cadismo.

Cifuentes en la portería; Carpio, Lucas Bijker, Servando y Mauro en defensa; Garrido y Abdullah en el centro del campo; y Aitor, Salvi, Romera y Barral arriba, el once inicial de los de casa. Y en la grada, unas 14.000 personas.

En la fase inicial de estudio de ambos contendientes, en los primeros diez minutos, el Cádiz acumuló ya dos ocasiones interesantes: un tiro de Dani Romera que despejaba la defensa con apuros, y un centro de Salvi cuyo remate casi termina convirtiéndose en gol en propia meta. El peso del partido, al menos ofensivamente, parecía tenerlo los de amarillo ante un conjunto soriano sin prisas. Hasta pasada la media hora no disponía de su primera oportunidad, una falta desde el vértice del área sacada por Íñigo Pérez que Cifuentes despejaba a córner.

Y no pasaba casi nada cuando en el 38 David Barral, que ya tenía una amarilla, era expulsado tras ganarse la segunda cartulina en una jugada en una banda sin peligro alguno, al soltar un codazo innecesario. Los gaditanos debían afrontar más de la mitad de choque con uno menos, un inesperado contratiempo que de entrada hacía a los rojillos dar un tímido paso adelante, y al cadismo temerse lo peor.

Una de las ocasiones generadas en el área numantina / FOTO: Eulogio García

Con dos cambios se plantó el Cádiz en el segundo periodo: Nico por Aitor y Carrillo por Romera. Tocaba replegarse y esperar a la contra más que nunca, no quedaba otra jugando en inferioridad. Mientras, los de Arrasate no veían claridad para acercarse a la portería rival. Y el cronómetro avanzaba, y Garrido y Nico al menos lo intentaban desde lejos, sin fortuna.

Pasado el minuto 60, con el aliento de la grada, los de casa veían la oportunidad de respirar, salir de su campo y meter el miedo en el cuerpo al Numancia. Carrillo estuvo a punto de hacer el 1-0, pegado al palo… la pelota se iba por fuera. Higinio respondía y el 0-1 también pudo subir al marcador.

Llegó el momento en el que ya no parecía que uno de los dos equipos jugaba en inferioridad, y ambos buscaban con sus armas la victoria; aunque con más decisión, el Cádiz. En el 83, Salvi Sánchez botaba una peligrosa falta, mas se iba por arriba. Y se recurría al portento de Moha, por el sanluqueño, para el último suspiro de encuentro, alocado.

Al final, no se movió el resultado inicial, no obstante la afición reconoció el doble esfuerzo de los suyos, que se merecieron incluso algo más. “El punto es importante. Once contra once iba a ser complicado y ya con uno menos, contra un equipo contra este, hay que valorarlo todo”, terminó comentando en sala de prensa el técnico Álvaro Cervera. Así, se acaba la jornada compartiendo primer puesto, con 11 puntos, con Numancia y Sporting. Tampoco es para quejarse… DIARIO Bahía de Cádiz

FOTOS del Cádiz-Numancia, AQUÍ

Los comentarios están cerrados.