Un estudio de la UCA analiza la adaptación de las praderas marinas de la Bahía de Cádiz al aumento del nivel del mar y la disminución de luz

Investigadores de la Universidad de Cádiz están detrás de un estudio sobre la adaptación de las praderas marinas a los cambios graduales de disponibilidad de luz, que disminuye al subir el nivel del mar, una de las amenazas del cambio climático. Este trabajo analiza las poblaciones de Cymodocea nodosa a diferentes profundidades durante una década, que ocupan gran parte de la zona intermareal y submareal de la costa de la Bahía gaditana.

Investigadores de la Universidad de Cádiz están detrás de un estudio sobre la adaptación de las praderas marinas (plantas con hojas, tallos, raíces y flores adaptadas a vivir permanentemente sumergidas en agua de mar) a los cambios graduales de disponibilidad de luz.

Un trabajo, publicado recientemente en la revista científica internacional ‘Journal of environmental management’, que se ha realizado desde la observación de las poblaciones de la fanerógama marina Cymodocea nodosa en la zona intermareal y submareal de la Bahía de Cádiz a lo largo de una década. Sus resultados conforman la base de datos estacional más extensa disponible en la literatura para esta especie y demuestran la disponibilidad para la resistencia de estas plantas a largo plazo en la costa gaditana.

“Estas impresionantes praderas marinas son responsables de una gran parte del enterramiento de carbono marino. No obstante, se encuentran fuertemente amenazadas por la presión antropogénica (acción humana) en la zona costera y el cambio climático, especialmente por el aumento del nivel del mar”, advierte la profesora de Biología de la UCA e investigadora responsable del artículo, Gloria Peralta.

Para el año 2100 se espera un aumento del nivel del mar de entre 0.26–0.82 m, lo que va a suponer sobre todo una disminución importante en la disponibilidad de luz que llega al suelo marino: “la supervivencia de las praderas de fanerógamas marinas va a depender de su capacidad para adaptarse a este cambio”.

El objetivo de este trabajo ha sido precisamente entender los mecanismos de adaptación de esta especie a cambios graduales en la disponibilidad de luz. Se aborda a través del estudio de las poblaciones de Cymodocea nodosa a diferentes profundidades de forma estacional durante diez años, se resume en la nota remitida a DIARIO Bahía de Cádiz.

El seguimiento de estas praderas incluye a poblaciones distribuidas a 0.4, -0.08 y -0.5 metros. Los resultados muestran que esta planta acuática tiene “una fuerte estacionalidad tanto para características demográficas (más biomasa y densidad de hojas en verano que en invierno) como para características dinámicas (mayores tasas foliares de aparición, crecimiento y mortalidad en verano que en invierno)”.

De esta forma, las praderas tienen hojas más largas y con más crecimiento en verano cuando hay alta temperatura que en invierno, pero también mayor pérdida foliar. Además, el tamaño de las hojas también es diferente según la profundidad, con hojas pequeñas y muy numerosas en zonas intermareales (0.4 m) y grandes pero poco numerosas en zonas submareales (-0.08 y -0.5 m). Estas diferencias en tamaño, crecimiento y mortalidad, combinadas con las diferencias en densidad de hojas, explican la falta de diferencias en balance de producción entre las praderas de profundidades más extremas (0.4 vs -0.5 m), confirmando así los mecanismos para sobrevivir de estas praderas en la Bahía de Cádiz.

El presente estudio contribuye “a entender los cambios esperables en un escenario de cambio climático en ecosistemas costeros tan importantes como las fanerógamas marinas y resalta la necesidad de disponer de bases de datos largas para poder evaluar la trayectoria de las praderas aún existentes”, concluye la investigadora principal.

cambio climáticomedio ambienteprovincia de CádizUniversidad de Cádiz