Año II

 

  

 

 

 PORTADA

 Noticia del día

 Cádiz

 Jerez

 San Fernando

 El Puerto

 Chiclana

 Puerto Real

 Rota

Participa AQUÍ en la encuesta

 El Mundo

 Deportes

 Toros

 Opinión

 Cartas al Director

 El Derrotista

 Servicios

 Reserva Hoteles

 El Tiempo

 Prensa/TV/Radio

 Entrevistas

 A Fondo

 Foto-Noticias

 Bahía Cultural

 Carnaval366Días

 Suscribirse

 Patrocinadores

 Publicidad

 Quiénes somos

 Contacto Prensa

 Hemeroteca


 

 

 Crítica

“Federico”, obra basada en la vida y obra social de García Lorca, no logra atraer al público jerezano

“Federico”, una obra basada en la vida y en la obra social de Federico García Lorca, no logra atraer al público jerezano, que no acudió a la cita de la compañía “Centro Andaluz de Teatro” para poner en escena su última producción: un drama social que incluye parte del teatro utópico lorquiano: “Comedia sin título” y “El público”

  JESÚS SÁNCHEZ-FERRAGUT (Jerez). 20-05-2006

 

Sala: Teatro Villamarta de Jerez.

Obra: Federico. Un drama social

Compañía: Centro Andaluz de Teatro (CAT).

Director: Francisco Ortuño.

Dramaturgia: José Monleón / Francisco Ortuño.

Intérpretes: Juan Ribó, Victoria Mora, Roberto Quintana, Mauro Rivera, Juan Carrascoso, María Alfonsa Rosso, Antonio D. Orellana, Juan Luis Corrientes, Juanfra Juarez, Arturo Parrilla, Maica Barroso, Rubén Martín, Cristina Faguás.


El teatro, nunca hay que olvidarlo, es así: tiene una parte importante de riesgo empresarial, y por muchas previsiones que se hagan, nunca se sabe a ciencia cierta si el público acudirá o no a una determinada representación. Y aquí también quedan  incluidos incluso autores como Lorca, al menos en la parte de dramaturgo que fue. Las dos representaciones de “Federico” puestas en escena en el Villamarta, sufrieron el rigor de FOTO: JESÚS SÁNCHEZ-FERRAGUTeste principio. Paradójico, pues la obra pretende no dejar al “público” indiferente en lo que acontece a nuestro alrededor. Un público que lo primero que ve al llegar al teatro son unos actores que, antes de que el telón se levante, permanecen sentados en el escenario, de espaldas al respetable.

 

Con independencia de lo anterior, la obra “Federico”, tiene aspectos interesantes, sobre todo lo que se refiere a la puesta en escena y la escenografía. Un derroche de medios trajo consigo el Centro Andaluz de Teatro, no escatimando en casi nada para esta representación basada en obras lorquinas próximas al surrealismo. Las pantallas, telones, telas, focos, decorados, humo, piano, sillas, le dan a la escena una dimensión, que llega a meter de lleno al espectador en las interioridades de un teatro y su escena. Una acertada elección musical acompaña la representación en determinados pasajes de la obra, y tiene un momento estupendo cuando un camarero se arranca cantando coplas mientras trae un café a Federico.

 

La iluminación juega un papel destacado en la obra, con una ejecución impecable. Y el vestuario estupendo. Bien hecho, en algunos casos llena el escenario (el traje de Federico), y en otros se integra perfectamente en la escena sin llamar la atención.

 

Junto a todo ello, hay también un derroche de simbolismos, y una multiplicidad de recursos interpretativos. Desde interpretaciones totalmente clásicas shakesperianas, hasta actores que aparecen entre el público o gritan desde los palcos...

 

FOTO: JESÚS SÁNCHEZ-FERRAGUTSin embargo, la obra adolece de dos cosas fundamentales, a mi manera de entender: Le sobra tiempo. Dos horas son mucho tiempo para una obra de este tipo, donde no hay un suspense claro. Le sobra media hora a la representación.

 

El otro aspecto negativo es la falta de una estructura dramática más sólida, que una y describa mejor las distintas partes de la obra, ya que uno de los ejes esenciales planteados en la obra es la participación del público en la realidad que nos rodea, a través del teatro. Es licencia del dramaturgo señorear sobre si su obra ha de divertir o no al público; si lo debe provocar, colocándolo en situaciones incómodas o confortables; si sencillamente busca su divertimento o su aprendizaje o instrucción. Creo, que con lo que se nos dice en la obra “Federico”, se pretende que el público adquiera también un cierto papel dramatúrgico, por cuanto se le reconoce cierta capacidad de análisis del papel de la obra y del teatro en la vida. Todo ello nos lleva a la conclusión de que en definitiva, le falta a la obra más dramatización, pese a que esto pueda parecer una redundancia,FOTO: JESÚS SÁNCHEZ-FERRAGUT ya que se trata de la adaptación dramática (dramatización) de dos previas obras teatrales, que son de las que parte “Federico”: “Comedia sin título” y “El público” del propio Federico García Lorca.

 

No obstante, la obra merece la pena ser vista, aunque sólo sea por ver a un cuadro de fenomenales actores, encabezados por Juan Ribó que trabaja de manera fenomenal, dando todos en su conjunto una verdadera lección de interpretación y de dicción en algunos casos. Por destacar algunos, cito a Maria Alfonsa Rosso, Victoria Mora. Rubén Martín y Cristina Faguás.

 

 

 


   

ÚLTIMOS TITULARES                                  

  Portada Principal © DIARIO Bahía de Cádiz (BC) Aviso Legal 
Publicidad -  Poner como página de inicio  -  Añadir a Favoritos  -   ¿Quiénes somos?

 

 

Publicidad         

 

C/Profesor Antonio Ramos, 12, 3ºIZQDA - 11.100 San Fernando (CÁDIZ)
Redacción: redaccion@diariobahiadecadiz.com   Dirección: danyprensa@yahoo.es   Teléfono: 658 685 782