DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

Senderismo en el entorno del Clínico de Puerto Real para “ayudar a reducir el estrés” a pacientes ingresados en la Unidad de Salud Mental

La Unidad de Salud Mental del Hospital de Puerto Real está organizando rutas de senderismo para enfermos de su área, una iniciativa que se realiza en compañía del propio personal sanitario y que tiene como objetivo primordial “ayudar a reducir el estrés” asociado al ingreso. Es otra de las iniciativas que se llevan a cabo desde el Clínico para promover la recuperación de pacientes tras una crisis.

La Unidad de Salud Mental del Hospital Universitario de Puerto Real está organizando rutas de senderismo para pacientes de su área, una iniciativa que se realiza en compañía de personal de este servicio y que tiene como objetivo primordial “ayudar a reducir el estrés” asociado a la hospitalización.

La actividad consiste en la realización de rutas de senderismo con escaso nivel de dificultad, en las que se combina el aspecto saludable del ejercicio físico, el contacto con la naturaleza, y los beneficios terapéuticos de toda actividad grupal, en la que además participa el personal sanitario y pacientes en un ambiente más distendido que el que conforma estar ingresado.

“Los pacientes están en contacto con la naturaleza, pueden llevar a cabo un ejercicio físico saludable y por otra parte pueden conocer senderos en el entorno del Clínico”, se remarca en el comunicado remitido a DIARIO Bahía de Cádiz.

Los profesionales han preparado tres rutas sencillas y adaptadas a las necesidades de los usuarios para que puedan disfrutar de la naturaleza y de compartir tiempo con sus compañeros y con el propio personal en un entorno controlado. Así, además de pacientes, se unen enfermeros, monitores ocupacionales, auxiliares de enfermería y enfermeros residentes.

Esta Unidad de Salud Mental del hospital puertorrealeño cuenta, además, con otras iniciativas que apoyan el tratamiento de las personas con enfermedades mentales, como la terapia asistida con animales, o la existencia de un huerto urbano para realizar tareas de sembrado y mantenimiento junto a profesionales de enfermería y monitores ocupacionales.

Dichas iniciativas se encuadran en las intervenciones que se realizan desde la Unidad para promover la recuperación y el restablecimiento de las personas tras una crisis. En ese sentido, dentro de los objetivos que se plantean con la intervención terapéutica, se contempla por ejemplo fortalecer la autoestima, disminuir los niveles de angustia y ansiedad que suele provocar el ingreso, fomentar las relaciones sociales que se ven frecuentemente afectadas por la enfermedad, la promoción de una comunicación eficaz y respetuosa entre los propios usuarios que facilite la aceptación de límites, así como la asunción de responsabilidad en el desarrollo de tareas, la ayuda mutua, el fortalecimiento de las actividades de ocio y las habilidades básicas de la vida diaria y la activación en los cuadros depresivos.

Todo ello se puede realizar además gracias al compromiso del conjunto de profesionales que trabajan en este servicio, que “trabajan para promover espacios más abiertos y menos restrictivos”, lo cual favorece un cambio en las relaciones terapéuticas entre usuarios y el personal sanitario, “haciendo que sean más simétricas y ayudando a empoderar al paciente en su propio proceso de recuperación”.

Los comentarios están cerrados.