DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

publicidad

Walking Dead


Despertar pequeño y solo. Quizás, en un hospital cualquiera. Con la memoria parpadeante como las luces de neón de los pasillos. Las que quedan intactas.

Arrancar los ríos secos de las manos. Vencer la incertidumbre. Caminar, a través del silencio ciego y espeso. Y salir a la calle, a los restos del mundo, sorteando boquetes y esqueletos de flores. Saltar escalones. Esquivar cadáveres de coches cuyas radios aún sintonizan voces huecas. Sonidos. Noticias que llegan de este mundo, o de otro, a devorar el cerebro y la calma.

La decepción y sus heridas, surgen a la vuelta de la esquina, sin previo aviso, con el terror en la certeza de lo que es, y no debería haber sido nunca.

Perros que vagan, enfermos de espanto, buscando un lugar donde morir, para que no los maten. Sombras que observan, que se mueven entre jirones y cristales rotos, detrás de las ventanas. Serán, seguramente, los dueños de nada, ocultos para aislarse de la pandemia peor que han conocido: la más obscena indiferencia. Y saben que se esconden. Y saben, que no están haciendo nada.

Antes del desahucio de la vida de antes, quedaban proyectos, mapas y juegos al sol.

Ahora es el “no mezclarse”, y volver la espalda. Huir de los morideros, contagiados por el “todo es mentira”.

Y llegar a la gran avenida, desierta y cuajada de cicatrices, atravesada por afluentes sombríos, y edificios de humo, hasta la misma puerta de la casa, la de las fotos sobre las paredes, el olor del guiso de la madre, y el tiempo de la infancia, sostenido en el aire.

Ya no hay nadie. Y no fue necesario el fuego. Dicen que el arma estuvo en la sangre. Y ya no hay nadie. Solo pequeños que despiertan, solos, y van caminando muertos, pero vivos todavía, enfermos de olvido. Solo ellos saben cómo son las cloacas del mundo. DIARIO Bahía de Cádiz

más artículos Rosario Troncoso

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.