DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

Ufanos ellos


Vientos de guerra inundan las páginas de los rotativos. No los vemos claramente y es bueno, porque no nos amargamos como vino en tonel, a la espera de fermentarse. Los políticos en cambio, tan ufanos ellos, solo piensan en el poder. Por eso antes de entrar en el circo de los romanos, están esplendorosos como las princesas Disney y luego de catarlo son abducidos y secados, como uva pasa.

Para los que andamos entrampados, la vida sigue con una normalidad que da gusto, lejanos los sucesos que nos recuerdan que la muerte llega, de improviso y porque otro quiera. No la hemos visto más que pixelada, por eso no nos impresiona, que no es el Sálvame con sus episodios nacionales que encoger el pecho.

Atrapados estamos en la cotidianidad, en los eslóganes, en las modas y las temporadas que crearon genios comerciales para forrarse los bolsillos.

Luego estallan las bombas en suelo vecino y se esconden los cadáveres, se les tapa y protege de miradas sorpresivas y lágrimas demoledoras.

Atrapados estamos en la tela de araña que conforma nuestra vida, nuestras rutinas, la seguridad que nos da lo que hacemos reiteradamente, para no recordar que nacimos sin nexo esqueleto y que solo las cucarachas nos sobrevivirán en este planeta, adobado de hecatombes.

Los políticos en cambio, ufanos ellos, discuten como niño de colegio, sin ver la regla de la señortita, sin rincón de pensar, ni visita al despacho de la directora.

Los que andamos entrampados, estamos hartos, revenidos como polvorón en junio del año postrero, con sabañones mentales y saliva agridulce.

Mientras la volatilidad se acerca, no nos hermanamos, sino por una foto subida de otra foto compartida, que alguien inventó y que creyó que sería el único espermatozoide en arribar a la sagrada fama que no existe desde que los interneses cabalgan a su aire.

Nos gustaría volar, pero no por los aires. Nos gusta volar y muchos lo hacen con parapente, con alas mágicas, hasta con la imaginación, pero no en ataúdes con la bandera de nuestro país puesta por solapa.

Nunca quisimos ser héroes, ni nos lo preguntaron, sino peones básicos de una jugada internacional que se nos escapa como las arenas del tiempo entre los dedos de las manos.

Vientos de guerra inundan las noticias, piezas de un ajedrez convulso e inquieto que ya no le basta con hacernos bailar, con la economía por los suelos.

Los trabajos siguen en precario, Europa no da a basto para alimentar bocas, el racismo y la xenofobia cogen carrera, mientras hacemos la compra en la tienda de la esquina.

Los políticos no, porque ellos, ufanos, componen la cara y salen en la televisión diciendo mamadas, prometiendo cielo y tierra y lo que sea, que les regale sillón de posaderas, donde absorber esencia de poder, que le devore transmutados en uvas pasas, poltroneras.

Ya ha calado en el tonel del vino la mycoderma aceti. La fermentación ha comenzado, muy pronto el vino transmutará en vinagre resabiado. DIARIO Bahía de Cádiz

más opinión Ana Isabel Espinosa

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.