DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

Sexo a contrarreloj

En un cortijo de Vícar mantenían a mujeres emigrantes bajo llave. Eran preciosa reliquia de la España más cañí, cambiando sexo forzado por minutos de placer cobrado. Gracias a la valentía de una testigo protegida, han detenido a los integrantes de una banda que se dedicaba a reclutar a desesperadas por encontrar trabajo en este país de pateras que pintan desde afuera como puerta de Europa.

Luego la realidad es que se te acerca un prenda ofreciéndote trabajar. Cuando te las haces tan felices, estás reclutada en esclavitud permanente en un cortijo apartado del mundo donde llegan hombres con los que te obligan a acostarte cada diez minutos. Si no lo haces te regalan vudú del bueno y hostias a tutiplén, pagando multas por no prostituirte y durmiendo bajo llave para que no escapes.

Las instalaciones eran de zafarrancho, no había más que verlas. Opresión real y miseria donde las vendan. Maldición de carne morena que parece nacida para dar a otros lo que quieran, sin identidad más que la esclavitud más cruel.

El mar del Estrecho conoce muchas tragedias, pero también el papel de periódico y los funcionarios de Cuerpos del Estado, porque la ignorancia, el vapuleo social y la incomprensión no es más que desprecio disfrazado, la prepotencia de unos pocos para victimizar a muchas que son tratadas como muñecas de carne y hueso, mas carne que hueso porque desluce el poco blanco entre tanta lágrima negra.

No hay cómo civilizarse para traer hasta Vícar las mejores posibilidades de placer cotidiano, diez minutos de tocar el cielo, con orgasmo asegurado que es lo que tiene pagar para tener sexo que siempre deja satisfecho porque obedecen al “yo quiero”.

Qué más da la esclavitud, los cerrojos o los camastros infectos, qué más da nada cuando nos regalan placer al lado de casa, ultramarinos sin conciencia -ni realeza- que son elecciones y el alma no pesa. Emigración que busca mejoría, trabajo y condiciones dignas y encuentra camastro viejo y aislado, cerramiento y ocultación, explotación y abusos, casi lo mismo o peor que lo que había en África.

No somos mejores sino más hipócritas, engañamos a la vista con bolitas de Navidad que ahora no son redondas sino aplanadas, jaleados por amigos virtuales que nos mandan mensajes alentadores y abrazos infinitos con gif personalizados por cientos.

Cómo crujen en la conciencia los muelles del olvido, con espaldas mojadas y gemidos de frustración y miedo. Qué valiente la que denunció para acabar con esto, qué miedo estará pasando, que vudú más fuerte el de ella para luchar –una vez más– con lo que la atenazaba. Esclavas quitándose los grilletes, abriendo las puertas del cortijo y haciendo cortes de manga. Se han quedado solitos los penes tristes de los cortijeros porque “las morenitas” ya no quieren abrirse de patas, ni recibir empalmes, sino ser asistenta o dependienta o incluso estudiar que para eso las pateras lo más que transportan son sueños a cada remada. DIARIO Bahía de Cádiz

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.