DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

Fieles

Nunca nos tocará el coronavirus si compramos los abonos para las sillas procesionales. Menos aún si tenemos que guardar cola para hacernos con una buena. Tampoco si nos pegamos la vida padre a base de cerveza y marisco. La verdad es que si nos pilla, ya estaríamos convidados. Porque no me digan que saben ver el futuro. Yo, no.  El futuro es lo más incierto y oscuro que hay. Por eso el único seguro que nos queda es vivir bien, no tener la nevera llena.

La mía la he llenado que conste, pero para lo que me va a durar ya me vale, que no tengo niños en casa, sino limas nuevas con los dientes afilados.

La vida es un desfiladero de vaqueros con los nativos americanos (mírenme que comedida y políticamente correcta) observando lo que hacemos para lanzarnos flechas. También podemos ser los indios y entonces estaríamos pegándole a la candela, esperando a ver como los rostros pálidos nos matan en Little Bighorn. La cosa es que en este puñetero Planeta nacemos oxidándonos para morir a plazo fijo.

Morimos, sí o sí, de cualquier cosa. Ahora menos que antes porque la ciencia avanza, las infraestructuras, los profesionales y la sanidad que da gusto verlos. Llegará un día en que nos creeremos dioses inmortales como los de Grecia, para que luego nos abandonen los mortales en Residencias que se cerrarán a cal y canto a la menor provocación de un virus rebobinado. Y es que la Naturaleza está hartita de nosotros, de las marchas procesionales, de las Fallas y los atascos. De las evaluaciones trimestrales, de lo muy bestias que somos con nosotros mismos, de la mierdería que echamos al cielo y de que plaguemos todo con nuestra humana presencia.

Porque somos un fastidio de especie, déjenme que se lo diga. Así que no me extraña lo del coronavirus. Ni me extrañaría que vinieran los zombis, ni los extraterrestres. Ya no me extraña nada, porque en el fondo ando hastiada de todo. Ya ven, hasta de pasteles que con lo de la pandemia he dicho aquello tan sabio de “muérame, pero muérame jarta” y me he amancebado con palmeras de coco y bollitos de crema.

Somos fieles de andar por casa, de cuidar a los nuestros, de no hacer la puñeta más que si nos tocan la pandereta. Porque hemos nacido santos y ahora nos quieren asfixiar con un virus regurgitado de un animal que no se debía haber comido el joputa que lo hizo, contagiándonos a todos en el proceso. Porque somos unos desgraciados que cuando tenemos estabilizado el Ibex 35, le tocan las pelotillas bursátiles de las que dependen los sueldos, las empresas y todos notros. Porque somos pueblo no de Dios, sino de fiscalidad, economía e impuestos. Gente fiel a los suyos… jorobados, machacados y expuestos. Virusificados. Atragantados. Asfixiados y yermos. Vamos a tener que hacer cola en el cielo. Quizás por eso andan los cofrades comprando abono de silla. Yo por si la plaga, he comprado una de playa. DIARIO Bahía de Cádiz

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.