DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

Poesía e intención política

FUERA DE CARTA. Reseña del álbum ‘Placeless’ del cuarteto Kronos

FUERA DE CARTA

Sección cultural con ofertas musicales recientes que rara vez podrá el lector de DIARIO Bahía de Cádiz escuchar en directo, pero que puede disfrutar en las grabaciones o en versión streaming. ‘Fuera de carta’ se propone como invitaciones a conocer y recrearse con creaciones singulares, diferenciadas y únicas.

El cuarteto Kronos es uno de los más destacados a nivel mundial, un grupo que se prodiga en actuaciones sobre todo en Estados Unidos donde es muy popular, así como entre los aficionados de la música clásica contemporánea. El grupo ha lanzado ya más de 60 grabaciones, ha colaborado con numerosos compositores e intérpretes, una mezcla sin definición ni exclusiones, y ha encargado más un millar de composiciones para cuarteto de cuerdas, que son la base de su portafolio. El año pasado visitó Madrid en verano, en un concierto público con una respuesta absolutamente apoteósica, aunque habrá que cruzar los dedos para que se repita pronto.

Lo llamativo de este grupo es su participación en proyectos que en principio parecen alejados del objeto habitual de un ensemble de cámara. Sucede con el disco Placeless en el que colabora con las hermanas Vahdat, de nacionalidad iraní

A primera vista puede parecer que la pareja de hermanas iraníes ha buscado en la asociación de Kronos Quartet una promoción que no tendrían por sí sola. Sin embargo, la colaboración no se produce por casualidad, tiene intención de mostrar el rechazo y protesta contra la política de la administración Trump. Estados Unidos e Irán están en continuo conflicto desde hace tiempo; conflicto que se ha agravado con el actual presidente de Estados Unidos. Con esta colaboración, el grupo trata de mostrar que no hay fronteras para la música y que la música abre esas fronteras. Es un acto de protesta también hacia el gobierno de Irán, puesto que la cantante iraní Mahsa Vahdat ha actuado ampliamente fuera de Irán, pero tiene prohibido por el gobierno islámico actuar en su país. Ella todavía vive en Teherán y se dedica a la enseñanza privada. De ahí el significativo nombre del álbum. Placeless, que abre con la canción homónima, basada en un poema de Rumi:

No soy del Este ni del Oeste / ni vengo de la tierra ni del mar. No soy de este mundo ni de más allá, mi lugar está donde no hay lugar…

Mahsa Vahdat dejó claro que con este disco no está tratando de transmitir un slogan político, sino un mensaje: «Todas las restricciones que los políticos tratan de imponernos, todas las paredes, líneas divisorias, antagonismos, pueden ser superadas por el arte y la música». También -es una consecuencia-, la colaboración entre ellas y el grupo instrumental toma cuerpo con un intenso diálogo entre dos culturas que, en términos políticos, son enemigas.

Con esta intención subyacente se entiende mejor la discreta intervención musical del cuarteto, limitada a pequeñas mejoras y variaciones sobre el diseño de otros compositores, que han orquestado las melodías proporcionadas por la cantante. Los arreglos que interpreta el cuarteto estadounidense, por lo tanto, se mantienen bastante sobrios y contribuyen más bien a ensanchar y enriquecer la atmósfera musical que las intervenciones vocales crean. Desde el punto de vista musical la aportación de cuarteto parece anodina, pero no lo es tanto si se fijan bien en cómo llegan a captar y acondicionar musicalmente el ambiente de cada canción. El resultado es una mezcla de espiritualidad, melancolía, exotismo (para un oído no acostumbrado), romanticismo y ternura que fluctúan en intensidad y proporción en cada canción, con el denominador común de la belleza del sonido de todas las canciones.

El esquema general de la música de las canciones sigue un patrón definido: Introducción instrumental (se omite a veces), una primera sección con una o varias frases musicales repetidas, cambio de tonalidad proyectándose en registros agudos (normalmente, la dominante de la tónica), regreso a la tónica y repetición del fraseo inicial con variaciones, y fase conclusiva de distinta factura. La introducción musical, bastante libre rítmicamente, consta de una breve secuencia que recuerda la apertura de los clásicos avats persas, si bien con texturas más frescas y modernas. Las melodías no son exigentes desde el punto de vista de tesitura, si bien es difícil reproducir los incisos melismáticos y la coloratura de estas voces orientales.

El álbum contiene canciones basadas en textos poéticos, desde el clásico poeta persa Rumi y hasta escritores contemporáneos Tomando siempre como base un poema, en las diferentes canciones, Mahsa , Marjan y Kronos Quartet apelan a emociones como la tristeza, la esperanza, el deseo y el amor. Son temas universales que se interpretan desde una perspectiva de la cultura persa.

Placeless es la canción icono del álbum. El cuarteto aporta un ostinato en trémolo sobre el que se apoya el canto de este poema. La repetición con variación de los motivos musicales en la vocalista se resuelve con apoyos dinámicos, a menudo melismáticos o vibrados, en la última vocal. La segunda parte de la canción tiene un crescendo dinámico importante que genera un contraste emocional en el oyente. También aquí, el papel del cuarteto es más relevante y completa con autonomía un discurso intencional, que transcurre musicalmente entre el estático lirismo del poema canción y la compleja modernidad de la música instrumental.

La segunda canción, My ruthless companion, sería muy diferente sin el impactante contraste con la canción anterior. Las cuerdas asumen la base rítmico-melódica que resalta y destaca sobre sobre el recitado, de apenas compás y medio por verso, que se produce sin remate ornamentado y en un tono, si no alegre, por lo menos entusiasta. La voz refuerza el ritmo con un apoyo redundante en la primera sílaba de cada verso, que se incardina en una estructura estrófica. La canción resulta neutra desde el punto de vista musical si exceptuamos el sustrato de las cuerdas que le dan coloratura y viveza.

La cultura occidental del compositor influye en esta canción basada en un poema de Forugh Farrojzad. My Tresses in the Wind toma el título de los versos “¿alguna vez me volveré a peinar / mis trenzas en el viento? Es una canción de corte romántico con fraseos largos y remates vocales que llegan al alma. La voz de Marjan no resulta muy colorista, pero sí cálida y sensible y dotada de una energía singular.

I was dead mezcla los recursos utilizados en las tipos de canciones anteriores. Por un lado, de la segunda canción toma el cuarteto la base rítmico melódica, aunque aquí es más elaborada. Igual que en la segunda, la melodía discurre por la simplicidad y la repetición de estrofas; sin embargo, se incorporan dos tipos de contrastes: por un lado, el de la alternancia rítmica, y por otro, el que se percibe con la reducción de la longitud de las frases musicales.

Endless embrace destaca por el absoluto cambio de registro en la segunda parte. Previamente ese cambio está preparado por un tramo instrumental que incorpora variaciones sobre el tema básico de la canción. Esta viene a ser como un lieder recitado con una fuerte componente tradicional. Voz y cuerdas tienen sus propios registros e independencia en el trato de las poderosas líneas melódicas, aunque la voz de Mahsa resulta un poquito menos transparente y cuidada que en otras intervenciones y la canción elimina la habitual coda instrumental.

Fate Astray se aparta de la forma compositiva del resto del disco, evidentemente la mano de Jacob Garchik se nota. La canción toma la forma de balada, incluso de canción de nana en cierta forma. Se basa en un recitado monótono con terminación un tanto irónica y simpática de las cuerdas. Para reducir el efecto que produce la reiteración hay, de vez en cuando, mutaciones de tonalidad mayor a menor.

The Sun Rises es una de las canciones-fuerza de este disco, que nos envuelve con la belleza del recitado basado en apoyos finales intensos y dinámicos que se proyectan al verso siguiente. El cuarteto asume un rol secundario, incluso en las fases de voces en grupo. Las melodías recuerdan mucho a la inicial Placeless y se enlaza con la siguiente con el final instrumental. La canción se basa en un poema de Farrojzad, la poeta iraní del siglo XX más influyente y figura simbólica en una era de restricciones a las mujeres en la sociedad iraní. Llévame a una ciudad de sonetos y pasión, reclama un verso de este poema con la sensibilidad a flor de piel.

Vanishing Lines trata sobre el clásico tempus fugit, y la urgencia de no querer perder el tiempo. El ritmo relativamente vivo suaviza el efecto de monotonía de una canción en la que se repite de forma continua la misma frase musical. The Might of Love es una canción de transición. El texto del poeta de Hafez se lee-canta sin mucha convicción ni excesiva brillantez melódica. Sin embargo, Marjan se exhibe como vocalista en Far Away Glance que se inspira en la música de Jorasán, al nordeste de Irán. La fuerte componente folclórica de la canción le da un aroma especial a esta canción interpretada con energía y alma.

El cuarteto resulta esencial para el lucimiento de las partes vocales en Leyli’s nightingales, en la que cantan a tramos las dos hermanas juntas. El diseño melódico recuerda canciones populares a las que se les ha ralentizado el tempo para amplificar su efecto. Como en otras, la parte central acapara la atención del oyente, que en audiciones sucesivas orienta su centro de atención a apreciar más detalles de la intervención del cuarteto.

The color of moonlight es una muestra de una canción-río, que no tiene una estructura fija y cambia de color en cada pasaje. El tono ambiental es romántico y sentimental, y como en otras canciones el cambio de registro a mitad de canción se produce con un incremento notable de la fuerza de esta canción, basada en las ráfagas melismáticas de la voz, muy controlada en dinámica, y en el profundo sentimiento transmitido.

Lover, go mad es otra de las canciones icónicas de este disco con apoyada en un singular texto de Rumi. Vuélvete loco de amor si la cordura es lo que quieres encontrar, es una hermosa frase acuñada por el poeta persa. La línea vocal repite frases musicales con alternancia de tónica y dominante, aunque las cuerdas toman un protagonismo excesivo que menoscaba un poco el atractivo de una canción que, no obstante, se resuelve en un tono enérgico y vital.

Eternal Meadow es una canción resumen. Reúne las cualidades de todo el repertorio, por eso suena sin novedad y repetida tras la escucha de todo el disco, pero tiene un ritmo interior notable que anima la audición. El cuarteto utiliza variaciones de la misma melodía, que se proyecta como un fascinante recitado en eco.

Los textos de las canciones se cantan en el idioma original, pero están traducidas al inglés en el cuadernillo interior que acompaña al CD. DIARIO Bahía de Cádiz

Ficha del CD: Placeless. Sello: Kirkelig Kulturverksted. Kronos Quartet, Mahsa y Marjan Vahdat. Lista de títulos: Placeless (Canta: Mahsa / Poesía: Rumi / Arreglos musicales: Sahba Aminikia) (3:00) / My Ruthless Companion (Mahsa y Marjan / Rumi / Sahba Aminikia) (·3:16) / My Tresses in the Wind (Marjan / Forough Farrokhzad / Jacob Garchik) (3:32) / I Was Dead (Mahsa / Rumi / Atabak Elyasi) (3:12) / Endless Embrace (Mahsa / Atabak Elyasi / Atabak Elyasi) (3:45) / Fate Astray (Marjan / Hafez / Jacob Garchik) (2:58)/ The Sun Rises (Mahsa y Marjan / Forough Farrokhzad / Sahba Aminikia) (544) / Vanishing Lines (Mahsa / Hafez / Sahba Aminikia) (5:25) / The Might of Love (Mahsa / Hafez / Atabak Elyasi) (3:05)/ Far Away Glance (Marjan / Atabak Elyasi y  Mohammad Ibrahim Jafari / Aftab Darvishi) (3:13)/ Leyli’s Nightingales (Mahsa y Marjan / Atabak Elyasi / Atabak Elyasi) (3:36) / The Color of Moonlight ( Mahsa / Atabak Elyasi y  Mohammad Ibrahim Jafari / Atabak Elyasi)  (4:18) / Lover, Go Mad (Marjan / Rumi / Sahba Aminikia) (3:23) / Eternal Meadow (Mahsa / Rumi / Sahba Aminikia) (3:19)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.