DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

Por un 8-M en Cádiz “diverso, inclusivo e interseccional”

“Este 8 de marzo lo queremos diverso, inclusivo e interseccional”: lo aseveran una docena de colectivos feministas y asociaciones de la provincia de Cádiz en un comunicado conjunto de cara al Día Internacional de la Mujer, “y el día que los movimientos feministas salimos a la calle a reclamar nuestros derechos y a poner de relieve la discriminación de género que sufrimos como mujeres en nuestras sociedades patriarcales”. Se entiende que “lograr sociedades feministas sólo será posible luchando contra todas las discriminaciones”.

“Este 8 de marzo de 2021 lo queremos diverso, inclusivo e interseccional”: lo aseveran una docena de colectivos feministas y asociaciones de la provincia de Cádiz en un comunicado conjunto de cara al próximo Día Internacional de la Mujer, “y el día que los movimientos feministas salimos a la calle a reclamar nuestros derechos y a poner de relieve la discriminación de género que sufrimos como mujeres en nuestras sociedades patriarcales”.

“Queremos mostrar nuestra intención de crear un 8-M feminista interseccional, porque consideramos que el sistema patriarcal opera en relación con otras opresiones, por lo que la discriminación sexual y de género no nos afecta por igual al conjunto de mujeres”. Por ello, “queremos un 8 de marzo diverso, donde podamos exponer las dificultades específicas de las mujeres racializadas, de las mujeres obreras, de las mujeres empobrecidas, de las que son madres y de las que no, de las mujeres con diversidad funcional, de las mujeres sin acceso a educación, de las mujeres lesbianas, etc. Incluso, destacar que las mujeres de otras regiones geográficas viven en un sistema patriarcal con diferentes opresiones hacia las mujeres que el nuestro. Consideramos que lograr sociedades feministas sólo será posible luchando contra todas las discriminaciones”, se subraya en escrito trasladado a DIARIO Bahía de Cádiz.

Para la coordinadora provincial de colectivos feministas de Cádiz, la asociación para la convivencia intercultural Amazonas, la asociación Mujer Gades, la Asamblea Ecofeminista San Roque, la Asamblea Feminista Las Tres Rosas, el Café Feminista de Cádiz, la Marea Violeta Campo de Gibraltar, la Marea Violeta Jerez, la Marea Violeta Sanlúcar, la Marea Violeta de la Sierra se Cádiz, la Tertulia Feminista Arcense y el Colectivo Feminista de Trebujena, ese feminismo interseccional “destaca como el cruce de diferentes opresiones implica situaciones de mayor vulnerabilidad”.

En este sentido, se destacan algunos datos que ayudan a visibilizar “la necesidad de esta perspectiva para crear sociedades más justas”. Por un lado, que la discriminación y explotación laboral y la brecha salarial “nos afecta al conjunto de mujeres, pero en mayor medida a las mujeres sin acceso a estudios, que provienen de contextos empobrecidos, a las mujeres migrantes y racializadas, las mujeres mayores, las mujeres trans y las mujeres con diversidad funcional”.

Por otro lado, que las mujeres suponen el 86% de las víctimas de violencia sexual, “pero si hacemos una comparativa entre las mujeres con diversidad funcional y las que no, las primeras tienen una mayor posibilidad de recibir violencia sexual”.
Y que la violencia de la trata y la explotación sexual afecta sobre todo a mujeres, “pero de manera especial a mujeres racializadas, a niñas, a mujeres empobrecidas, mujeres migrantes y mujeres trans porque el sistema patriarcal aprovecha su situación de indefensión social provocada por la opresión de género cruzada con la de clase, racial, por edad, y por identidad de género”.

“EL GÉNERO ES OTRA OPRESIÓN”

Además, estos colectivos feministas gaditanos consideran que el género “es una opresión que nos afecta a las mujeres, tanto cis como trans, para obligarnos a encajar en un modelo estático que nos impone roles y estereotipos; pero también a las personas trans, no binarias o disidentes de género por no encajar en los esquemas binarios de género; así como a las personas con una orientación afectivo-sexual distinta de la heterosexual”.

En dicho comunicado se argumenta que el género como opresión afecta por diferentes razones: a las mujeres “que sufrimos violencias directamente en nuestros cuerpos (como son la violencia obstétrica, la mutilación genital femenina, o las comprobaciones de la virginidad) y discriminaciones y violencias basadas en el género que se nos otorga, como la violencia machista y las violencias simbólicas cotidianas, la brecha salarial, la obligatoriedad de los cuidados”; al respecto, se añade que “los roles y estereotipos de género nos obligan a un posicionamiento social en situación de inferioridad y opresión, además de castigarnos socialmente cuando subvertimos dichas normas de género”.

Por otro lado están quienes no se identifican con la normativa de género que el sistema les ha impuesto, como las personas trans, no binarias, queer y el resto de disidencias, “que sufren la presión de tener que encajar en un género en función del sexo con el que nacieron y que no les representa. El rechazo del género que se les otorga al nacer les lleva a una fuerte presión personal, una patologización social y sistémica y la vulneración de derechos básicos. Debido a su disidencia sufren discriminaciones, violencias y desigualdades como son el escarnio social, la violencia médica, la discriminación laboral e institucional, entre otros”.

Y aquellas personas cuya orientación no forma parte de la heteronormatividad, “ya que el sistema cisheteropatriarcal basa sus cimientos en la consolidación del matrimonio heterosexual y la familia nuclear tradicional monógama, rechazando cualquier otra forma de orientación, afectos y deseos. Eso supone la vivencia de discriminación y violencias directas, sociales e institucionales”.

La docena de colectivos y asociaciones feministas de la provincia finaliza su escrito previo al 8-M acordándose de la activista afroamericana Audre Lorde: “no seré una mujer libre mientras siga habiendo mujeres sometidas, aunque sus cadenas sean diferentes de las mías”, dijo. “Refleja la necesidad de combatir toda aquella discriminación que nos afecta más allá de la de género como mujeres, ya que, si solo unas pocas disfrutamos plenamente de derechos, no son derechos sino privilegios”, se reitera. Y es por eso por lo que se quiere que el inminente Día Internacional de la Mujer sea “diverso, inclusivo e interseccional”.

LA DIPUTACIÓN PLANTEA SU 8-M

Paralelamente, la diputada de Igualdad de la Diputación de Cádiz, Carmen Collado, ha presidido estos días una reunión del Consejo Provincial de Igualdad a la que ha asistido una veintena de asociaciones, y en la que les ha dado a conocer el plan de conmemoración del 8 de marzo. La pandemia obliga a que el grueso de las actividades se desarrolle por vía telemática.

Por un lado, ha dado detalles de la campaña ‘Si tú cuidas, yo también puedo’, que se lleva a cabo por las ocho diputaciones andaluzas y que pone el foco en el reparto de las responsabilidades en materia de cuidados. La pandemia obliga a que el grueso de las actividades se desarrolle por vía telemática.

E igualmente ha informado a las entidades asistentes del acto que tendrá lugar el 8-M vía online y les ha instado a que tomen parte del mismo.

Asimismo, Carmen Collado ha tenido ocasión de conocer una serie de iniciativas que desde algunas asociaciones también van a llevar a cabo para que el resto de las entidades puedan también participar de ellas, así como de peticiones para que se puedan realizar conjuntamente con la Diputación referidas a la violencia en la situación actual y la realidad que viven las mujeres en la provincia.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.