DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

La UCA denuncia a la Policía “ataques informáticos” a sus emails corporativos desde una cuenta anónima de ‘alumnos indignados’

La Universidad de Cádiz ha denunciado a la Policía los “ataques informáticos” que asegura estar recibiendo desde una cuenta bajo el pseudónimo de ‘alumnos indignados’. Esta incidencia coincide con una campaña en redes sociales que cuestiona el “caos” del sistema de clases y evaluación online obligadas por el estado de alarma. El rector reconoce que “ningún sistema ni organización son perfectos, pero sería imperdonable e injusto que los fallos oculten el enorme esfuerzo, el trabajo y la voluntad de nuestra comunidad universitaria”.

El Consejo de Dirección de la Universidad de Cádiz, en reunión extraordinaria celebrada este jueves, ha decidido denunciar ante la Policía Nacional los “ataques informáticos” que asegura estar recibiendo la institución académica desde una cuenta de ‘alumnos indignados’; en el mismo sentido, ha puesto en alerta a la comunidad universitaria.

Desde la UCA se relata que en las últimas 24 horas, cientos de cuentas corporativas de correo electrónico de la Universidad gaditana han recibido distintos ataques informáticos desde la dirección ‘alumnadoindignadouca@topmail.com’.

El primero de los ataques masivos, enviado a las 14.25 horas del 6 de mayo, remitía a un servidor de correo llamado Topmail.com, e incorporaba una dirección en la que había que pinchar para leer el texto del mensaje bajo el asunto #LaUcaProtesta. Otros mensajes con idéntico remitente amenazaban con atacar el portal web de la UCA, el campus virtual, la web de la Biblioteca, etc.

Desde el Área de Servicios Informáticos del Vicerrectorado de Infraestructuras y Digitalización de la UCA, según se expone en un comunicado remitido a DIARIO Bahía de Cádiz, “se ha trabajado intensamente durante las últimas horas para desactivar los intentos y preservar la seguridad de los equipos informáticos y el entorno virtual de la UCA por medio, entre otras acciones, de cortes parciales del flujo para realizar intervenciones de seguridad que no han afectado a los sistemas externos ni al núcleo de la web de la UCA”.

A la comunidad universitaria se le insta a que no abra los mails sospechosos ante el peligro de que el documento final que aparece tras derivar a Topmail no se trate realmente de undocumento PDF, sino de un programa ejecutable de Windows con un virus del tipo ransomware (secuestrador), variante del famoso WannaCry. Este intentará encriptar o cifrar todos los ficheros que encuentre en el ordenador y aquellos otros que localice en unidades de red compartidas. La dinámica habitual en este tipo de casos es que los atacantes pidan un rescate con criptomonedas para desencriptar los archivos secuestrados.

Aunque de momento la UCA desconoce la identidad de los hackers que han actuado bajo el pseudónimo de ‘alumnos indignados’, tiene claro que “en absoluto representan al conjunto de los más de sus 22.000 estudiantes que están haciendo, junto al profesorado, un sobreesfuerzo de adaptación a la docencia no presencial en un tiempo récord” y que tienen, por otra parte, “toda la legitimidad y el derecho de expresar sus opiniones tanto en sus perfiles individuales en redes sociales como en los procedimientos que la propia Universidad tiene habilitados para trasladar quejas y reclamaciones”.

UN CUATRIMESTRE A DISTANCIA COMPLICADO

A colación, en los últimos días se ha lanzado en redes una campaña bajo el lema ‘#UCAlarma’ que denuncia el “caos” de las clases online obligadas por el estado de alarma ante la crisis sanitaria del coronavirus: la carga de trabajo que está suponiendo la evaluación continua, fechas de exámenes sin fijar, clases reemplazadas por PDFs…

En este sentido, el Consejo de Estudiantes de la Universidad de Cádiz (CEUCA) ha ido recopilando las distintas problemáticas que le están llegando desde finales de marzo: incidencias de biblioteca (no se encuentra la bibliografía digitalizada), incidencias técnicas (insuficiencia de la plataforma online, no tiene acceso a internet o equipo informático), así como incidencias relacionadas con la docencia no presencial. Esta última es la que se ha detectado, que por parte de algunos centros, el estudiantado no ha recibido respuesta, “siendo estas quejas ignoradas y quedando los mismos, desamparados y sin ninguna solución que permitiese una correcta realización de la docencia en el resto del cuatrimestre actual”.

Con la vista puesta ya en las propias evaluaciones, otro de los grandes problemas detectados se centra en los tiempos para realizar los exámenes y la imposibilidad de repasar los mismos, sobre todo en los tipo test. El CEUCA dicen entender y apoyar que los docentes deban garantizar la calidad de sus pruebas, “pero consideramos que ajustar demasiado el tiempo y bloquear el moverte libremente por las preguntas no es la forma más adecuada para evitar irregularidades por parte del estudiantado; así como los sistemas de video vigilancia que plantean en algunos casos”.

Este órgano de representación estudiantil deja claro que no apoya “ni el aprobado general ni que nos regalen más puntos en las calificaciones”; y al tiempo, expresa su rechazo “a prácticas delictivas y desleales, como amenazas de carácter cibernético. Entendemos que no son las formas de reivindicar y que sobre todo, si queremos exigir responsabilidades, debemos ser responsables”.

“NINGÚN SISTEMA NI ORGANIZACIÓN SON PERFECTOS”

El rector de la UCA, Francisco Piniella, a colación de este “ataque cibernético” ha trasladado a la comunidad universitaria “un mensaje de ánimo, fuerza y agradecimiento”, y ha subrayado que “ningún sistema ni organización son perfectos, pero sería imperdonable e injusto que los fallos oculten el enorme esfuerzo, el trabajo y la voluntad que nuestra comunidad universitaria ha demostrado en un momento de crisis como éste”.

Piniella comienza esta carta resaltando que “si la presión que nos hace vivir la situación de la pandemia ya nos hace, por sí misma, trabajar en tensión”, los hechos de las últimas horas son “a todas luces indignantes y, posiblemente, constitutivos de delito”.

“Hemos afrontado el cambio de la docencia presencial a la docencia a distancia y on line gracias al esfuerzo del profesorado. El proceso es el fruto del trabajo coordinado de la comunidad universitaria. Las resoluciones e instrucciones del equipo de gobierno han sido refrendadas por el Consejo de Gobierno, en el que está representada toda la comunidad, incluidos los propios estudiantes. Por todo ello, solo me cabe expresar mi reconocimiento tanto a nivel individual, como colectivo, a personas, servicios y órganos colegiados, a toda la comunidad universitaria, por su implicación en esta ardua labor de todos: profesorado, personal de administración y servicios y estudiantes”, apostilla.

La Universidad, subraya el rector, “es un espacio libre, de reflexión, donde todas las opiniones son respetadas hasta el punto que las normas se respetan”.

La institución ha ofrecido a los miembros de la comunidad universitaria afectados por estos ataques el asesoramiento y apoyo de sus servicios informáticos en todo lo que necesiten y ha trasladado, igualmente, toda la información relacionada con estos hechos a los centros que han sido objeto de los mismos.

LA UCA TRIPLICA LA CAPACIDAD DE SU CAMPUS VIRTUAL

Este mismo jueves, la Universidad de Cádiz ha detallado que ha triplicado la capacidad de su campus virtual para garantizar el aumento de actividad durante el estado de alarma y el inicio, en consecuencia, de la docencia no presencial.

Para poder sostener tecnológicamente este excepcional volumen de tráfico de datos, la UCA ha puesto en funcionamiento 72 nuevos centros de procesamiento (CPU), pasando de 4 a los 76 actuales. Del mismo modo, ha incrementado significativamente la capacidad de almacenamiento de ficheros en las plataformas Moodle (+ 294%), esto es, de 1,7 TB a los 5 TB ya disponibles. Este esfuerzo por mejorar el soporte tecnológico del campus virtual ha permitido pasar de 100 a 300 conexiones simultáneas (+ 300%), triplicando su capacidad, y, en el caso de Moodle, de 850 a 3.000 conexiones al mismo tiempo (+ 353%).

En este contexto, la UCA dice que ha priorizado el fortalecimiento de sus recursos e infraestructuras tecnológicas. La plataforma para la docencia virtual BigBlueBotton disponible en el campus virtual cuenta con hasta cinco servidores específicos de gran capacidad para sostener el elevado volumen de datos que soporta, cuando al comienzo del confinamiento disponía solo de uno. Se ha pasado de una capacidad de 8 GB de RAM a los 490 GB actuales (un 6.125% más).

Durante este periodo de tiempo, se ha incrementado la actividad en más de un 400% según los datos de seguimiento aportados por el Vicerrectorado de Infraestructuras y Digitalización a través del Centro Integrado de Tecnologías de la Información (CITI).

Un incremento excepcional que se ha producido, por ejemplo, en la comunicación entre profesorado y estudiantes, con un aumento del 437% en el número de mensajes enviados cada día, y que se ha registrado, también, en el cómputo de páginas visitadas diarias con una subida del 246%, de 131.729 a 324.016. Del mismo modo, en estas semanas se han activado 153 nuevas asignaturas en el campus virtual de la UCA y se han creado un total de 241 cursos nuevos, de los cuales 234 están asociados al plan de ordenación docente.

La UCA insiste en agradecer al profesorado y los estudiantes el trabajo y el sobreesfuerzo que ha conllevado el paso a la docencia no presencial, comprende las dificultades que ha generado esta situación no prevista “y se esfuerza a diario por atender a las solicitudes de mejora recibidas y por incrementar las posibilidades y capacidades del sistema”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.