DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

Diferencias entre los tensiómetros digitales y los manuales

Qeremos hablarte de algunas de las diferencias que existen entre los tensiómetros digitales y los manuales. Con ello, podrás saber cuáles son sus usos y sus ventajas específicas para así poder escoger el que más te convenga según tus propias preferencias. Consulta en www.mejorestensiometros.com modelos recomendados para hacerte una idea de cuáles son las mejores alternativas.

Tensiómetros digitales

Los tensiómetros digitales son dispositivos que cuentan con diferentes homologaciones por organismos legislativos dedicados al cuidado de la salud y la calidad de todos los componentes. Generalmente, por lo complejo de su funcionamiento o bien por la dotación electrónica que tienen, requieren de la supervisión de un experto para poder funcionar bien y sacarles el máximo partido.

Igualmente, hay que decir que los tensiómetros digitales no ofrecen, sin embargo, demasiadas dificultades a la hora de emplearlos en casa: es decir, dicha complejidad se da más bien cuando queremos acceder a funciones específicas. Más allá de eso, siguiendo sus intrucciones básicas puede emplearse fácilmente.

Ahora bien, una de las diferencias entre los tensiómetros digitales y los manuales consiste en que estos últimos generalmente son mejores para personas mayores no muy familiarizadas con la tecnología. Ahora bien, para funciones básicas de control periódico sí pueden ser una opción si buscamos modelos sencillos.

Sin embargo, hay que decir que no ofrecen una gran precisión en relación a uno manual. En efecto, uno manual es capaz de dar de una forma sencilla una gran precisión, mientras que la que pueda dar uno digital todavía depende del desarrollo de su tecnología.

Tensiómetro manual 

Un tensiómetro manual puede emplearse tanto a nivel particular como a nivel profesional. Es de hecho el aparato que generalmente se encuentra en las consultas médicas. Tal y como hemos dicho, una de sus diferencias específicas con los tensiómetros digitales es su precisión.

Es un mecanismo sencillo, con un brazalete al que se insufla aire y que cuenta con un manómetro. Este es precisamente el que se encarga de medir la tensión y presión arterial. Igualmente, en algunos casos suelen incorporar un estetoscopio para auscultar los sonidos del corazón.

Es por lo tanto un aparato que, conjuntando ambos datos, puede darnos información acerca de la presión arterial máxima y mínima. Con ello puede hacerse una lectura sobre nuestro estado cardiovascular y, posteriormente, tomar las medidas oportunas.

Sin embargo, una de las diferencias específicas respecto a uno digital y una desventaja de los tensiómetros manuales es que requieren de cierto aprendizaje para saber manejarlos. Este puede durar un tiempo y, por lo mismo, puede resultar más sencillo emplear uno digital. Esta dificultad también puede depender a su vez del modelo que hayamos elegido.

Es así que las diferencias principales podrían encontrarse entre ambos en su sencillez: el tensiómetro manual es más complicado de usar, pero más preciso. Lo contrario sucede con el tensiómetro digital.

Diferencias en cuanto al uso

Hablaremos ahora de algunas diferencias específicas entre el tensiómetro digital y el manual en lo que afecta a su uso.

Uso del tensiómetro manual

Naturalmente, el tensiómetro manual es el más clásico y consta de un brazalete y una pera, tal y como hemos dicho. Se coloca alrededor del brazo y, en algunos modelos, puede emplearse el fonendoscopio para escuchar el  ritmo cardíaco.

Se va aumentando la presión hasta que finalmente se escuchan los latidos del corazón. Después se disminuye progresivamente la presión hasta que dejan de oírse. Con ello, es como se realiza en el caso del tensiómetro manual la medida de la tensión arterial. 

Uso del tensiómetro digital

En el caso del tensiómetro digital, hay que decir que sus facilidades de uso son las que lo hacen más popular a la hora de emplearlo en casa. Simplemente se debe colocar el brazo alrededor del mango y se debe pulsar el botón de inicio para que empiece de forma automática a medir la tensión arterial. Tal y como hemos dicho, aunque es menos preciso que el manual, poco a poco se está desarrollando su grado de precisión.

Diferencias en cuanto a modelo

Otra de las diferencias que existen entre los tensiómetros digitales y los manuales es la cantidad de modelos disponibles. Así, hay que decir que entre los manuales no existe tanta variedad como entre los digitales. Esta diferencia es muy importante en la medida que es la que prescribe el número de opciones que tendremos disponibles a la hora de escoger uno u otro modelo.

Es por ello que en la actualidad puede encontrarse un gran número de diferentes tipos de tensiómetro digital. Van desde los que funcionan por Bluetooth hasta los que son de reloj o funcionan a través de las muñecas.

Son muchas las opciones dentro de ellos y, por lo mismo, son una opción más interesante a la hora de contar con más alternativas que en los tensiómetros digitales. Es muy recomendable, eso sí, consultar siempre comparadores de tensiómetros para poder escoger la mejor opción en función de nuestras preferencias.  DIARIO Bahía de Cádiz

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.