DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

publicidad

Nos vamos al cine: ‘El mejor verano de mi vida’

CRÍTICA. Para saber si una comedia es verdaderamente efectiva debe visualizarse en un cine repleto de espectadores y esperar a escuchar sus risas. Si nos regimos por esta máxima, la última película del director Dani de la Orden (‘El pregón’) deja en muy mal lugar al género de la comedia, quedándose simplemente en un filme repleto de buenas intenciones.

CRÍTICA. Tal vez la comedia no solo dependa del espectador y de sus gustos, sino también del formato en el que se presenta. De esta forma, cómicos que triunfan en televisión no son tan efectivos en el teatro, donde deben improvisar y demostrar su frescura cuando no se pueden repetir tomas hasta la saciedad. Esto puede ser lo que le suceda al cómico Leo Harlem, que tanto triunfa en lo que se conoce como “stand up comedy” (El club de la comedia), y no consigue adaptar su humor y sus bromas espontáneas a la pantalla grande.

La historia que nos cuenta ‘El mejor verano de mi vida’, del director catalán Dani de la Orden (‘Barcelona, nit d’estiu’, ‘Barcelona, nit d’hivern’ o ‘El pregón’), versa sobre las vacaciones que Curro, un vendedor en horas bajas, le promete a su hijo Nico si llegara a sacar todo sobresalientes. Ante el logro del chico y sin ningún tipo de ahorros, Curro está a punto de hacer que Nico pase las mejores vacaciones de su vida.

El filme, pensado como una comedia para toda la familia, hace aguas por todas partes pero, muy especialmente, en sus aspiraciones a divertir al espectador. Tal vez dentro del formato del monólogo, Leo Harlem consiga recibir sonrisas, risas e incluso carcajadas pero durante toda la cinta solo tenemos la sensación, incluso con las bromas espontáneas, de que estamos ante un guión mal adaptado y poco reforzado (a pesar de haber estado escrito a cuatro manos).

Es una comedia para toda la familiar donde lo único que se consigue es aburrir al espectador enormemente (y a todos los que le acompañan, sea cual sea su rango de edad), reforzado por  unas actuaciones planas, carentes de la frescura que se le exige a este tipo de géneros.

— Lo peor: El guión, poco trabajado, que despliega un humor que son solo frases insulsas pronunciadas sin aspiración a divertir. La actuación de Leo Harlem.

— Lo mejor: La pareja de niños protagonistas, que consiguen traer algo de frescura a una película tan predecible como prescindible.


La apuesta cinematográfica de la semana que viene:

‘Mamma mia! Una y otra vez’. Segunda parte de la alocada comedia protagonizad por Meryl Streep en las que la música y la alegría están aseguradas. DIARIO Bahía de Cádiz

Otras noticias...

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.