DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004
FOTO: DIARIO Bahía de Cádiz

¡Ojú qué penita de domingo!

Este domingo insulso impregnó la décimo tercera clasificatoria del Falla 2018: abría el coro de Julio Pardo, ‘Don Taratachín’, en su línea espectacular, en lo formal. Y no desentonaron las chirigotas ‘Los que pasan página’ y ‘Ojú qué penita de patio’, y las comparsas ‘La cumbre’ y ‘El incomprendido’. En una noche de ciegos, ya se sabe, el tuerto es…

DÍA 13 (13ª CLASIFICATORIA).

Domingo insulso que no motiva para hacerse el chistoso en la entradilla de la décimo tercera clasificatoria del Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas de Cádiz (el COAC 2018). Y cuando todo está perdido, te avisan por megafonía de que este lunes se ponen ya a la venta las entradas de semifinales… coge el camping luz, coge el camping gas, y vete al Carranza.

Domingo insulso, que sí, que se trasladó a la función en el Falla: abría el coro de Julio Pardo, ‘Don Taratachín’, en su línea espectacular, en lo formal. Y no desentonaron las chirigotas sevillanas ‘Los que pasan página’ y ‘Ojú qué penita de patio’, y las comparsas ‘La cumbre’ y ‘El incomprendido’, de Alcalá de Guadaira y Almería, respectivamente. En una noche de ciegos, ya se sabe, el tuerto es… el que menos chocasos se da.

Domingo insulso, pero insulso, en el que lo más comentado es que la chirigota sufrida el sábado del Tony Rodríguez, el humorista, dicen, tuvo los santos patrones de sacar en un rato del inescrutable repertorio una letra y música plagiada del coro del Alemania de años atrás. El jurado le ha regañado en base a los artículos 27.1.2 y 27.3. Para que no lo hagan más, ea ea ea. Nuestros colaboradores, el tontito de las banderitas y el señor mongolo (de Mongolia) están que no se lo pueden creer. Mira qué caritas me traen. Maripili, dale a la palanca y que ruede este cronicón, a la velocidad máxima permitida. Pero antes, aquí debiera aparecer la publi del Yuntamiento de Cádiz. El encargao se fue a comprar tabaco y todavía no ha vuelto. .


‘DON TARATACHÍN’, A BASE DE GOLPES

Las 20.35 horas. Arriba esos bastones. El coro coro, pero coooro, de Julio Pardo y Antonio Rivas presenta esta temporada ‘Don Taratachín’… “reparto y regalo la felicidad, y te daré la inspiración con un sólo toque de bastón…”. Están detrás de todos los autores, músicos, intérpretes y aficionaos del carnaval… “todo fue gracias a mí”. Ahí queda eso. Los cuarenta años del coro se pregonan en el primer tango, un “veneno que no tiene cura”, y “fue pasando sin querer toda una vida… cuarenta años se me han pasado como si fuera un estribillo, locos por la Tacita y con este alma de papelillos”. Verdad verdadera, lo de los papelillos como mínimo, subraya el señor mongolo (de Mongolia). Y ración de cuñadismo para la segunda letra, y eso de que adoctrinan en los colegios de Catalunya. Se canta desde Cádi, con casi más colegios privados y religiosos que bares… “hay un maestro que su infancia quiere robar, el va creciendo con las arengas del profesor… sólo están creando nuevos soldados para otra guerra”. Guerra de papelillos, por su puesto, añade el tontito de las banderitas. Empieza el cachondeíto. Un cuplé incidiendo en que un pasodoble antiguamente se podía cantar en la ducha, ahora hace falta compañía pa enjabonarte, algún puntaso y ya superas al contralto de Los inmortales; y la novedad de ponerle nombres a las tormentas, y si fallan los pronósticos… “llamarla tormenta Kichi, que vino fuerte y acabó en nada”, iuuuuuuu. Tú también tienes un toquesito daooo. El repertorio lo sueltan con bulla. Sin respiro entra el popu… “somos todos necesarios, vente a Cádiz a disfrutar con los coros y con nuestra alegría…”, con un momento magia potagia: se abre el Falla del atrezzo por la mitad y aparece rodando otra mini agrupación. Derroche de impresionantes voces, y de papelillos, a toneladas, que esconden el fondo. Taaa tarataratachín chin chin.

‘LOS QUE PASAN PÁGINA’, TACHANDO

Ahí vienen, ¿de qué irán de qué irán? Luces y acción. Los típicos calendarios del año de la pared, viéndose en paro, con alcayata y tó… “mi vida es un sacrificio junto a la ristra del chorizo… si supiera usted lo que yo veo en las cocinas, tú alucinas tú alucinas”. Es la chirigota de la localidad sevillana de Los Palacios y Villafranca ‘Los que pasan de página’. Curiosa. La letra es de Fermín Coto y Francisco Javier Aguilera, y la música de Carlos Pérez. Un pasodoble medioregionalista mediopiropillo, “hoy le canto al sur de España, nuestras ocho maravillas… si me dieran a elegir… el Gran Teatro Falla, que en carnavales une a Andalucía”. Y a Mérida, y a Burgos, y a Beniaján, suma el tontito de las banderitas. E indirectamente tratan el asunto del Selu cantando en un mitin político naranjito en Catalunya y la que se lió… “ya sabe usted dónde se puede meter su falsa filosofía… darle a mis niños un puchero, esa es mi única ideología”. Triste ideología a la que te conduce este sistema: dedícate a tratar de sobrevivir, tragando lo que sea, y no aspires a cambiar nada. Fuuu, el señor mongolo (de Mongolia) se está rayando, como el queso. Dale un golpe en la espalda. Con la lengua fuera siguen los cupletillos… “yo iba conduciendo y ella me hacía las preliminares”, y “ya cumplió Andreíta los dieciocho… ya no quiere pollo ahora la niña prefiere… naggets”. El Falla es muy de la niña del Jesulín. Puigdemont, el 155, ta-chao, ta-chao. Viaje por los doce meses en el popurrit. Mu celebradas las cuartetas del Piqué “tú eres españó españó españo”, la semanasantera, y el “oooeeé oooeeeée oe oé oé, la Rocío ya va a devolver”. El último del calendario, febrero… “y te quiero mucho máaaaaaas”.

‘LA CUMBRE’, SIN OXÍGENO

A lo alto de una cima nevada también llega el veneno del carnavá. Escalando se avecina la comparsa de Alcalá de Guadaira ‘La cumbre’. ¿De Gredos?, pregunta el señor mongolo (de Mongolia)… “y a por la felicidad donde la tierra toca el cielo”, remata a portería esa presentación, con arnés. Hay fuerza en este grupo con letra y música de Juan Manuel Moreno Gandul y Luis Rivero. Metacarnaval adobando ese pasodoble entradilla, y “mi relación consumada, la del compás gaditano con un sevillano que muere en tus tablas”. El agua te inunda el segundo pasodoble… agua que da vida, agua que el humano derrocha y desperdicia, agua con la que apagaste los incendios en Galicia y Portugal de este verano… Qué giro, primo. Una cabra montesa, que acaba siendo la del Sheriff, cervesa cervesa cerversa; y la supervivencia de un padre primerizo, con to sus avíos, menos el niño, en dos potables cuplés. Que quede clavado en la cumbre cuánto te quiero cuánto te quiero. Hastiados de la vida rutinaria, hacen la mochila, cogen las botas y pa arriba en ese pupurrí más que decente, que dice demostrar… “que los sueños se cumplen… la felicidad tiene que ser línea y camino, nunca un lugar…”. Sin duda, sin oxigeno a ocho mil metros de altura se ven las cositas de otra manera. Y nieva. Tontito de las banderitas, ¡¡nieve!!

‘MADRE MÍA’, LO QUE LE GUSTA UNA RIMA

La madre… naturaleza, cuartetera, y “echa una siesa”. El cuarteto de Córdoba ‘Madre mía’, con David Reyes Ortega suscribiendo la autoría. Vegetación y Minino acompañan a la mare en la parodia pro-naturalista, sembrá y con abono. El león, “más flojo que una declaración de Puigdemont”. Y se une la contaminación, un político- empresario- capitalista… el humano, exigiendo petróleo, madera y hasta uranio empobrecido… “saca la Borriquita en agosto, la va a sacá en abril”. En resumen, las plantas, los animales y los seres humanos, conversando con la mare, naturaleza. Poca gracia, pero ocurrente y cuidado repertorio. Y con mensaje… “mamáaaa, soy ecologiiistaaa… madre sólo hay una, vamos a cuidar de nuestra mamáaaaa”. Este cuarteto es de medio-ambiente, jeje. El estribillo es un punto, jeje. Los cupleses, cuarto y mitad. El libro de ciencias naturales se extiende al tema libre. El hombre sale bebiendo “un Kichi con cocacola…, un cacique”. Murmullos. Navegando entre el cuarteto serio y el cuarteto infantil. Todo mu tieso. El tontito de las banderitas y el señor mongolo (de Mongolia) sienten como lástima. Por los osos panda.

‘LA OCTAVA MARAVILLA’, O NOVENA, AHÍ AHÍ

Una carroza de cabalgata de carnavá estándar aparcada en el Falla. Y desde allí arriba actúa ya ‘La octava maravilla’, comparsa portuense. El tipo es un quiero y no puedo, apierrotado nopretendoseroriginales. Antonio José Romero Rodríguez y Adrián Martínez García, responsables de letra y música. Usan el primer pasodoble para explicar el porqué de cantar allí en lo arto, sacando los dientes por tu pasado… “se ha pervertido la fiesta… nadie hace ná para arreglarlo, es preferible chicas desnudas que un coro cantando tangos…”. El niño crece y se reproduce en el otro pasodoble… “ayy padre qué pronto te has ido”. Emoshión. Es el ciclo de la vida, apuntilla el tontito de las banderitas. Exabruptos varios campan, jeje, por el primer cuplé, y el siguiente es un homenaje, sin chiste ni ná, no lo busques, a Manolo Cornejo. Cádi y su carnaval, te miro te siento te quiero y te nombro mi primera maravilla. Ni Unesco ni coño tu hermana, farfulla el señor mongolo (de Mongolia). Metacarnaval arrinconado en un popurrit tormentoso. Chaparrón de tópicos y expresiones manoseadas… y “a sus carnavaaaaleeeees”.

‘¡OJÚ QUÉ PENITA DE PATIO!’, SALESIONAO

Ya llegó el escaqueao. La cabeza de serie de esta compensada función, aro aro, te transporta al patio del colegio Salesionao de la Trinidad, a la hora de gimnasia… “por mi salud, maestro, la gimnasia la vas a hacer tú, además el chanda estaba tendío…”. La chirigota de Écija ‘¡Ojú qué penita de patio!’, con letra y música de los hermanos Castro Fernández; Francisco el letrista, y David, po lo otro. Promete un buen ratito esa presentación. “Tú haces que me sienta como un gaditano, como un gaditano, como un gaditaaano máaaass”, le dice al Falla el primer pasodoble, para el saco de los piropillos foráneos. Entre gritos y reproches, la segunda letra termina con el niño de padres separtaos, obligándolos a que le lleven juntos al parque… “yo no entiendo de custodias, de sentencias y de historias”. En un cupletillo, los trucos de la mamá, para todo… “en menos de diez minutos encontró el gorro a Martínez Ares”; y macoquero, el segundo, maestra. ¿La pamplina esa del bolígrafo doblao? El tontito de las banderitas y el señor mongolo (de Mongolia) siguen con la interrogación sobre el coco. El conejo de la suerte si les suena más. Buen popurrí, entretenido, con sus golpesitos llanos bien repartidos, sobresaliendo el de “en la arena escribí tu nombre y luego yo lo borré… para no incumplir la ley de protección de datos, Mariaisabel”, jeje. Todavía me estoy descongojando. ¿Está bueno, no?

‘EL INCOMPRENDIDO’, CON TODA LA VERDAD

Asurancetúrix, el bardo de Astérix y Obélix te canta la nana de la función. Desde Almería muestra su amol por el carnavá ‘El incomprendido’… “y si te preguntan cómo este forastero vive pendiente de este veneno… tan sólo tienes que tu dejar que tu alma cante, una canción de febrero”. Interpretación libre del holaquéhay. Marcos Antonio Nogueroles pone la letra. Los hermanos Cortés Santiago, Onofre y José Antonio, la música. Traen en su arpa toda la verdad, ajá. Un megamix de los temas más candentes y recurrentes, a la batidora y te sale el primer pasodoble. “Hasta el día en que se muera, seguiré siendo su madre…”, sentencia la otra letra; una madre angustiada con un hijo en la cárcel por algo malo malo. Los dislates expresivos del Rajoy; y oda al tigretón, en la tanda de cupleses. Yo te seguiré cantando, como un incomprendío. “Incomprendidos hay millares, cada cual con sus verdades, en batalla singular…”, se reza en el forillo y en algún rincón del digno popurrí dedicado a los incomprendidos del mundo, uníos… “mi amor primero es sin duda el carnaval”. Ya está la parienta mosquea hasta el martes. El señor mongolo (de Mongolia) y el tontito de las banderitas cogen al Asurancetúrix por banda y lo atan a un árbol y amordazan. Humilde homenaje a aquellos cómics de Goscinny y Uderzo. Esautomatix, quédate aquí vigilante.

Las 00.38 horas. Baja el telón. Baja la lira. ¿Po antes de buscar la cama, podemos acercarnos por el Carranza a curiosear cómo está esa cola? ¡Qué te gusta una cola! El tontito de las banderitas y el señor mongolo (de Mongolia) me replican con un vanitas vanitatum et omnia vanitas. De camino al diccionario de latín, me asomo al libro de frases célebres: “las personas felices no tienen historia”, dicen que dijo Simone de Beauvoir, escritora, profesora y filósofa francesa. Ya te he desvelao.… DIARIO Bahía de Cádiz Dany Rodway

INFORMACIÓN CARNAVALESCA RELACIONADA

· Los PUNTOS del Jurado ‘poco oficiá’, AQUÍ
· Todas las crónicas del COAC 2018, AQUÍ
· Las FOTOS del COAC 2018, AQUÍ
· El ORDEN DE ACTUACIÓN de las preliminares, AQUÍ
· También estamos en FACEBOOK y TWITTER, ¿te sumas?






Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.