DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

Comparsa: ‘¡Oh capitán, my capitán!’

PASE DE LA GRAN FINAL

Que viene achuchando Tino y su ‘¡Oh capitán, my capitán!’…, “devuélveme la libertaaaaad… tú mi más febril debilidad, mi gaditano despertar, mi vicio y mi pecado más mortal, allí donde mis sueños cobran vida, soñando con venirte a ti a cantar… y eres papelillos, y eres serpentinas, y eres plumero y pregón, y eres un tachín tatachín, tretoreto tachín, a nudillo y pulgón… oh capitán mi carnaval, oh capitán, tú mi carnaval”. Despertando al teatro con ese cañonaso de holaquéhay. Uuuuuaaa, niña. Subidón. Un pasodoble para poner en evidencia a los xenófobos…, “el Estrecho es tan ancho que nunca tiene fin… allí era niña que escapaba de una guerra, aunque no es niña que tan solo es una Mena… señalada por gentuza que nos vende, que hay que echarlos porque no tiene papeles, que gente más valiente… y el que se calla otorga… amenazar a un niño es de mafioso y de inhumano… son niños y son tan nuestros, y están solos, sin padre ni sitio, por dios que no tienen a nadie, no hincarle más los colmillos, no sé cómo se puede ser tan canalla y dormir tranquilo”. Y entre miradas viciadas y miradas frescas la otra letrilla…, “ya verás mi pequeño que los ojos ajenos esconden secretos que no has de olvidar… y habrá quien te mire mal, miradas de odio y de desprecio, elige bien con qué miradas quieres verlos, que tu mirada puede más que sus dineros… hay miradas como la tuya que aún son verdaderas, reside la esperanza, no dejes que te engañen con sus mentiras, con sus patrañas, no mires pa otro lao, que en tus ojos está la batalla, perdona por mi ceguera, ojalá que este mundo puedas cambiarlo con tu mirada”. Está shensible el tatarachero. Cupletillos: el Papa se reunirá con el Cascana, los Molina y también con el Ares, lo excomulga, “por el anuncio que ha hecho del coche”. Y el PP se ha vuelto mu facha…, “pero el labio de arriba lo mueve menos que el de Macario”, el Aznar. Déjate de pamplinas y vente del brazo, a los carnavaaaales. Y a gosar con un pupurrí que es carnaval puro y duro… “mis coplas de ayer y de ahora, ya no son mías, ahora son tuyas… y esto es carnaval, y esto es carnaval, y esto es carnaval, y esto es carnaval, y esto es carnaval, y esto es carnaval, y esto es carnaval, y esto es carnaval, y esto es carnaval, y esto es carnaval…”. Pedro, Pablo, ¡stop! Que os vais a pinchar con la aguja de oro que le han clavao a estos chavales.

(extracto de la crónica diaria de la final del COAC 2020, AQUÍ)


PASE DE SEMIFINAL

Silueta, cascabeles, escalofríos… huele a Tino, sabe a ‘¡Oh capitán, my capitán!’…, “y eres papelillo, y eres serpentina… oh capítán mi carnaval, oh capitán tu carmavaaaaal”. Ese holaquéhay es un bas-ti-na-so. Acordándose de entrada de esa Cádi que no suele glosarse en los repertorios ni en las guías turísticas, de extramuros. Un original pasodoble beduino…, “sé que no tengo canción ni un poeta que mire mis puestas de sol, pero tengo avenida y tengo un hospital, pero soy tan de Cádiz, que estoy rodeá de mar, de Cortadura a la Paz, el que llega a ti le doy la bienvenida, con mis dos puentes custodiando tu bahía… no tengo tu Caleta, pero soy tan gaditana y veraniega que tengo playas de niños llenas, que por las tardes a sus barrios llevan los pies empapaos en arena… ni soy trimilenaria, ni abuela de Occidente, pero también existo, y aquí me tienen dejada a mi suerte, que parece que ya no me quieras, que soy tu hermana pequeña, que no soy una cualquiera… no dejes gaditano que Cádiz acabe en las Puertas de Tierra”. Y poniendo los vellitos de punta con ese pare celoso que ve que su niña ya no es sólo su niña…, “por nuestro barrio los vi, agarraos de la mano, llenitos de amor, hoy descubrió un nuevo amor y se le ve contenta, me he quedao de piedra, quién se lo iba a esperar… y ojalá pudiera echar atrás los días… y sé que es ley de vida, y sé que llegaría, y sé que es tan bonito, pero a mi me dejó tiritando… a un padre quién lo prepara, pa ver a su hija amando, se fueron de la mano y yo pa casa me fui llorando”. La modita de los runners y sus múltiples accesorios, “cruzo la acera, me compro un litro y me voy pa casa”; y emocionado de aquella manera con las bodas, con la invitación, para relleno de los cupletés. Déjate de pampinas, vente del brazo del capitán, a los carnavaaales, a los carnavales. Y ocho minutos de pupurrinaso que se resume en “y esto es carnaval y esto es carnaval y esto es carnaval y esto es carnaval…”. Mis coplas de ayer y de ahora ya no son mías, ahora son tuyas… Y esta pasión, este verso, esta herencia, este club de mis poetas muertos, este amarte, este compás, este templo, este delirio, esta revolución, este tipo, esta irreverencia, esta insurrección, y esto es carnaval, y eso es carnaval, y esto es carnaval. Pedro y Pablo, levitan.

(extracto de la crónica diaria de la 1ª de semifinales del COAC 2020, AQUÍ)


PASE DE CUARTOS DE FINAL

“Tú mi patria sin bandera, la voz de mis desvelos, mi inocente tempestad, devuélveme la libertad… tú que desenredas nuestra sombra, que resucitas mi compás, tú luchando al frente de los míos, mi más febril debilidad, mi planetario de canciones, mi gaditano despertar, mi trono en piedra ostionería, el que manda en mi trinchera, mi vicio y mi pecado más mortal… oh capitán, mi carnaval, tu carnavaaaal”. Tremendo holaquéhay, chiquillo. ¡Cantadla otra vez!, vocea, con acierto, algún anónimo extasiado. Don Tino, volvió. Agárrate, facha. Con recadito a la mujer, ya le vale, que vota a la ultraderecha misógina, viene el primer pasodoblón, reconociendo el camino abierto por “esa primera mujer que cambió la fregona por la universidad, a esa pirata que marchó por su aventura, inspiradora de otra muchas, que quiso ser protagonista de su vida… la primera que no fue lo que debía, que dijo basta al yugo de un machista… olvidan que esos mismos a los que hoy apoyan, son aquellos que en su tiranía violaban y masacraban, hincándolas de rodillas a esas primeras hembras que por toas ellas dieron sus vidas”. Y desenterrando al dictador y a todo lo que conlleva apartarlo del Valle de los Caídos, punto de peregrinación de los nostálgicos del blanco y negro… “de aquella tumba salió el fascismo… salió una España rota y una herida que estaba abierta, volvimos a enterrarlo con todos sus horrores… y aquel que no esté de acuerdo y aún quiera rendirle honores, que el día que se muera vaya al infierno y le ponga flores”. Oye, y más arcadas con Vox en el siguiente cupletillo, “yo quitaba el pin y le daba pom, en toda la boca”; y con mandao para echarse una siestesita, el segundo de despedida de soltera. Déjate de pamplinas y vente del brazo del capitán, a los carnavales. El popu es todo un piropaso gordo de poesía descriptiva henchido de (meta)carnaval (del más teórico), que entra como un puchero con arroz de tu mare un lunes… “Mi capitán pasa frío en verano y se calienta en febrero, mi capitán, si te escribe canciones te cala hasta los huesos, a la guerra se lleva su palabra cantada, no conoce patrias ni banderas, religión ni gobernante… Palabra de carnaval, palabra cantada, palabra de capitán y apunta y dispara, maldito postureo que nos lleva al agujero, donde solo están los egos, pobre del que este tan ciego… Mi compañero más leal, en su maraña de entre hilos, a la verita contigo, cuántos caminitos del Falla, qué sería de este capitán, sin su disfraz de carnaval… Mis coplas de ayer y de ahora, ya no son mías, ya son tuyas… y esto es carnaval y esto es carnaval y esto es carnavaaaaal”. Pasión, sentimiento y antifascismo, qué mas quieres, niño. Pedro y Pablo están subidos a la mesa, ¡oh capitán, my capitán!

(extracto de la crónica diaria de la 2ª de cuartos del COAC 2020, AQUÍ)


PASE DE PRELIMINARES

Tic tac tic tac… pues el tiempo, el inexorable tiempo, ha querido que don Tino Tovar vuelva tras su hastaluegoluca de hace dos concursos… tic tac tic tac… El Falla no deja de mirar el reloj, y estalla cuando se anuncia a ‘¡Oh capitán, my capitán!’… “ohh capitáaaaaan… tú mi patria sin bandera, mis alas pa volar, mi desgarro de anhelos, devuélveme la libertad… tú que resucitas mi compás, tú luchando al frente de los míos, mí más febril debilidad, mi planetario de canciones, mi gaditano despertar, el que manda en mi trinchera, mi vicio y mi pecado más mortal.. ohh capitán… mi carnavaaaal, tu carnavaaaal”. Fuaaaaaaa, intensa presentación con la que el carnaval entra directamente en vena, mare mía. ¿Con giros musicales juancarlistas adrede, o es mi sordera? Bajo el arco del triunfo carnavalesco, de Momo y de Baco, flanqueado por dos obeliscos con los inmortales de la historia de la fiesta, todo un club de los poetas muertos. ¿Y ese detalle del cetro, qué? Agarrarse, que suena el pasodoble de aquíestoyotravé… “y quise dejarte ir, convertirme en pasado y lamer mis heridas sentado en el árbol fuera de raíz… pero cómo olvidarme de ti, si te llevo tallado en el dorso de mi piel, cómo no iba a volver… yo no regreso ni por gloria ni por premio… he vuelto porque me sentí querío, porque yo sin mis canciones estoy perdío, porque en el Falla tengo mi sitio, porque te necesito… por los aficionados, y vuelvo por Manolo y vuelvo por Juancarlo, y por mi vieja que siempre quiso verme cantando… hoy vuelvo pa reencontrarme y abrirme en canal contigo, el tiempo me ha empujado y tú me diste mil y un motivos”. Capitán mi capitán de capitanes… Y letrón shentío al pregonero, al Palomar, o más bien al amigo… “otros cantan al artista que eres hoy, yo canto al niño de Jesús y de Manoli… siempre pensé que yo te enseñaba y no comprendía, era yo el que aprendía… el carnaval se murió de celos, tu vida era el flamenco…”. En la tanda de cupletillos, alargaos, uno gastronómico y otro con toquesito al Kichi, encajao en el sillón de la Alcaldía. Déjate de pamplinas y vente del brazo del capitán, a los carnavaleeees. Y si quieres sentir carnaval, te pones este popurrí y vámono…: “mi capitán si te escribe canciones, te cala hasta los huesos, cuatro meses me tiene entre rejas, para darme calabazas y tenerme condenao, me dice que el que la lleva la entiende, y que entre pitos y flautas, con tres notas musicales, él me ha criado… Mi capitán a la guerra se lleva su palabra cantada, no conoce patrias ni banderas, religión ni gobernante, del poder no sabe nada, son muchos los que intentan, que se calle, pero él sigue en su trinchera, con su música y su letra… Palabra cantada y santificada, y pobre del que con ella no vaya a la trinchera, y pobre del que la venda por treinta monedas… Mi compañero más leal tiene mil caras y mil vidas, su magia se filtra en mi piel cuando nos vemos en el espejo, qué sería de este capitán sin su disfraz.. Y esto es carnavá, y esto es carnavá, y esto es carnavá…”. Tino, volvió. Y volvió a enamorarnos. Pedro y Pablo, de pie, se abrazan. DIARIO Bahía de Cádiz

(extracto de la crónica diaria de la 4ª clasificatoria del COAC 2020, AQUÍ)


FICHA DE LA AGRUPACIÓN

Comparsa: ‘¡Oh capitán, my capitán!’

Localidad: Cádiz
Autoría Letra: Constantino Tovar Verdejo
Autoría Música: Constantino Tovar Verdejo
Dirección: José Luis Otero Trechera
Representante Legal: Julio Higinio Aragón Leira


Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.