DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

Un proyecto participativo internacional de “ciencia ciudadana” permite monitorear desde la UCA los cambios de la playa Santa María del Mar

Las playas están en constante transformación debido a las condiciones cambiantes de las olas o a los distintos niveles de la marea. Partiendo de esta evidencia, investigadores de la Universidad de Cádiz se han incorporado a CoastSnap, un proyecto internacional basado en la cooperación y participación ciudadana, centrado en el seguimiento de los cambios que experimentan las costas. En la capital gaditana se ha instalado un punto de observación en Santa María del Mar.

Investigadores de la Universidad de Cádiz, coordinados por la profesora Laura del Río, del departamento de Ciencias de la Tierra, se han incorporado a CoastSnap, un proyecto internacional que tiene como punto de partida la cooperación y participación ciudadana, centrada en el seguimiento de los cambios que experimentan las playas. La iniciativa incluye un novedoso programa comunitario que ya se está llevando a cabo en varios países del mundo, y también, en la capital gaditana.

“Vamos a crear una base de datos comunitaria y colaborativa con imágenes compartidas, que proporcionará nuevos conocimientos sobre la respuesta de la playa a las condiciones meteorológicas”, explican desde la UCA. De hecho, “cualquier ciudadano de a pie podrá convertirse en científico de forma fácil”.

Al respecto, se ha instalado una red de puntos fotográficos distribuidos en playas de medio mundo. Concretamente, en la ciudad de Cádiz, se ha colocado un soporte para smartphones junto a la playa de Santa María del Mar, donde cualquier persona puede colocar su teléfono móvil, hacer una foto y compartirla con el equipo investigador a través del correo electrónico o las redes sociales con la etiqueta #CoastSnapCadiz.

Los investigadores señalan en la nota remitida a DIARIO Bahía de Cádiz que “al controlar la posición y el ángulo de la cámara del teléfono podemos medir los cambios de la playa, así como el movimiento de la línea de costa, descubriendo cómo responde a las condiciones variables del océano”.

Así, el sucesivo registro de imágenes de CoastSnap en Cádiz incluirá “ciclos de erosión o pérdida de arena y recuperación o ganancia de arena, así como cualquier cambio a medio o largo plazo en nuestras playas, ayudándonos a comprender y gestionar mejor la dinámica de la costa”.

Y es que las playas se encuentran en constante transformación debido a las condiciones cambiantes de las olas o a los distintos niveles de la marea. Sin embargo, estos ciclos son diferentes en cada costa, dependiendo de la configuración de la misma y su exposición al oleaje. Por este motivo, para los investigadores de la Universidad gaditana “es de gran interés analizar cómo cambia la playa con el tiempo y descubrir cómo responden a las condiciones naturales. Además, el mapeo de imágenes podrá servir para visualizar no solo el cambio en la costa, sino también la respuesta de la naturaleza a los efectos del cambio climático”.

Por otro lado, muchas veces es imposible tomar datos a la velocidad que se producen dichos cambios, siendo por ello importante -en el marco de este proyecto internacional- el suministro de esta información por parte de la ciudadanía, que “con sus imágenes proporcionarán esta información tan valiosa”. Asimismo, los participantes podrán ver los resultados del análisis de sus imágenes a través de las redes sociales, observando la utilidad de los datos que ellos mismos han proporcionado.

En los próximos meses, el equipo de investigación gaditano tiene previsto instalar una segunda estación CoastSnap de seguimiento de playas en el cabo de Trafalgar, en Barbate, para monitorizar también la playa de Zahora.

El equipo de investigación de la UCA está compuesto por Laura del Río y Javier Benavente, investigadores del departamento de Ciencias de la Tierra; Theocharis Plomaritis, del departamento de Física Aplicada; Esther García, del departamento de Didáctica; y Esther Simancas, del departamento de Marketing y Comunicación. El proyecto está financiado por el Vicerrectorado de Política Científica y Tecnológica.

Los comentarios están cerrados.