DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

publicidad

Sustituir de una vez los 44 kilómetros de tuberías de fibrocemento de Cádiz costaría unos 16 millones; se seguirá actuando poco a poco

Aguas de Cádiz ha dado cuenta del cumplimiento del mandato de plenario sobre la sustitución progresiva de las tuberías de fibrocemento, aunque no existe legislación que obligue a la retirada inmediata de las mismas. En menos de tres años se han eliminado 3,6 kilómetros de la red de abastecimiento: se ha aprovechado las obras del carril bici y otras de renovación urbana de calles y plazas. En la capital hay hoy día unos 44 kilómetros de estas tuberías antiguas.

La empresa municipal Aguas de Cádiz, en su último consejo de administración, ha dado cuenta del cumplimiento del mandato del pleno de abril de 2016 sobre la sustitución progresiva de las tuberías de fibrocemento por otras canalizaciones de fundición dúctil. Desde entonces, se han eliminado 3,6 kilómetros de la red de abastecimiento: se han ido ejecutando estas sustituciones de tuberías de fibrocemento en las obras del carril bici y en las de renovación urbana de calles y plazas que se han ido realizando en la ciudad.

Según el plan previsto, en septiembre de este año, la empresa habrá sustituido 4,6 kilómetros de tuberías antiguas, lo que supone una disminución del 2,5% de una red que mide 184 kilómetros. De éstos, alrededor del 23% (hasta 44 kilómetros) son todavía de fibrocemento “y se irán eliminando también de manera paulatina”, se señala en un comunicado remitido a DIARIO Bahía de Cádiz.

Hasta ahora se ha eliminado el fibrocemento en las obras que Aguas de Cádiz ha realizado en las calles Veedor, Santo Cristo, Manzanares, Desamparados y paseo marítimo, y en septiembre se actuará en las calles Alcalde Manuel de la Pinta y Magallanes coincidiendo con las obras de construcción de tramos del carril bici.

En la actualidad no existe legislación o planificación nacional ni internacional que obligue a la retirada inmediata el fibrocemento de las conducciones de la red de abastecimiento de agua potable por lo que pueden mantenerse hasta el final de su vida útil. De hecho, según la normativa más reciente, no existe ningún criterio sanitario respecto a las fibras de amianto que debe cumplir las aguas de consumo humano. Aun así, el Comité Económico y Social Europeo recomienda como plazo para erradicar este tipo de tuberías finales de 2032.

Según el plan elaborado por Aguas de Cádiz, la eliminación total de estas conducciones en la capital gaditana tendría que contar con un presupuesto de más de 16 millones de euros para lo que necesitará contar con ayuda económica de los fondos estructurales europeos. Como quiera que estos fondos no están disponibles por el momento, continuará con la eliminación paulatina de estas tuberías con fondos propios en la medida de sus posibilidades económicas.

Por otra parte, en este reciente consejo de administración se han formulado las cuentas anuales del ejercicio 2018 para su posterior aprobación por la junta general de la empresa. Se trata de unas cuentas saneadas en las que el importe neto de la cifra de negocio es de 15,8 millones de euros y los beneficios en este ejercicio han sido de más de 590.000 euros.

INSTALADAS YA MÁS DE 50 FUENTES ‘MODELO CÁDIZ’

La empresa municipal también ha repasado en estos días que en apenas cinco meses ha instalado un total de 56 fuentes del llamado ‘modelo Cádiz’ por todos los barrios de la ciudad, y se está concretando la ubicación de otras cuatro hasta completar las 60 previstas en esta primera fase del plan de revisión y ampliación de fuentes de agua potable que ha elaborado para dar cumplimiento a un acuerdo plenario de mayo de 2018.

Con el objetivo de llegar a una ratio de una fuente pública por cada 1.000 habitantes, la ciudad va camino de situarse a la cabeza de Andalucía y de España en cuanto al número de fuentes de agua potable gracias a este proyecto de instalación de surtidores que está ejecutando Aguas de Cádiz.

Además de cumplir con el mandato del Ayuntamiento, este proyecto forma parte también de la campaña ProGrifo que Aguas de Cádiz viene desarrollando desde hace más de un año para incentivar el consumo del agua de la red pública y concienciar a la población de los beneficios que tiene el consumo del agua del grifo por ser de buena calidad, más ecológica -al no generar residuos plásticos- y más barata.

Además de estas fuentes de granito, ha instalado en la plaza de San Juan de Dios la primera máquina para rellenar botellas de agua de la ciudad y de las primeras de España que se instalan en la vía pública.

Por otra parte, en el reciente consejo de administración se han formulado las cuentas anuales del ejercicio 2018 para su posterior aprobación por la junta general de la empresa. Se trata de unas cuentas saneadas en las que el importe neto de la cifra de negocio es de 15,8 millones de euros y los beneficios en este ejercicio han sido de más de 590.000 euros.

Otras noticias...

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.