DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

“No puede pasar más tiempo sin que Cádiz tenga un museo a la altura de su Carnaval”: el Ayuntamiento confía en que pueda abrir en 2021

El Ayuntamiento de Cádiz ha confirmado que, un día antes de que se cerrase el plazo, ha presentado a la convocatoria de la ITI Cultural su proyecto de Museo del Carnaval en el Palacio de Recaño, para lo que solicita una subvención de más de 1,1 millones de fondos europeos, de los 8 que la Junta repartirá en concurrencia competitiva. En paralelo, se aspira a otros 1,2 millones del Programa 1,5% Cultural del Ministerio de Fomento, también para esta iniciativa, relanzada por el actual equipo de Gobierno. Si se logran ambas ayudas, la previsión más optimista es que pueda abrir sus puertas en 2021 e incrementar anualmente las visitas hasta alcanzar las 380.000 en 2025. Se considera “una pieza indispensable dentro de la oferta turística” y “dinamizador de la economía local”.

Como se anunció meses atrás, el Ayuntamiento de Cádiz ha confirmado que ha presentado a la convocatoria de la llamada ITI Cultural su proyecto para la puesta en marcha del ansiado Museo del Carnaval en el Palacio de Recaño, para lo que solicita una subvención de más de 1,1 millones de euros de los 1,2 a los que podría aspirar como máximo de estos fondos de la UE gestionados por la Junta de Andalucía, que ha reservado 8 millones de la Iniciativa Territorial Integrada para el impulso de recursos culturales en municipios gaditanos.

A estas ayudas, en concurrencia competitiva, también se sabe que se han presentado proyectos de otros consistorios de la Bahía: como la creación de un planetario en San Fernando, un centro de interpretación en el yacimiento fenicio del Cerro del Castillo en Chiclana, un museo de cargadores de Indias en El Puerto, o un centro multicultural asociado a la Base Naval en Rota.

Lo que no se explica muy bien es que la consejería de Cultura reserve, de estos mismos fondos europeos de la ITI, partidas importantes y directas para levantar el Museo del Flamenco en Jerez, el Museo de Camarón en San Fernando y el Museo de Paco de Lucía en Algeciras, y no haga lo propio con el Museo del Carnaval que la capital gaditana lleva esperando años.

La previsión es que es que este Museo del Carnaval de Cádiz, que se confía en que esté abierto en 2021, reciba 312.523 visitas ese primer año; 328.149 en 2022: 344.556 visitas en 2023; 361.783 en 2024; y alcanzar las 379.827 visitas en 2025. Para realizar el cálculo, se han tenido en cuenta variables relacionadas con el sector turístico, cultural y de la propia celebración festiva del Carnaval.

El centro proyectado nace con la vocación de ser un espacio para la exhibición, investigación, documentación, formación, difusión y transmisión de conocimientos y valores a través de una perspectiva distinta y singular, bajo el prisma del Carnaval de Cádiz. Entre otras cuestiones, destaca su apuesta por el uso de las nuevas tecnologías de aplicación expositiva, potenciando los recursos innovadores que faciliten un contacto profundo y único con el espectador.

Como argumento para justificar este espacio museístico, se defiende que el Carnaval de Cádiz es una fiesta declarada de Interés Turístico Internacional, “en breve” Bien de Interés Cultural (BIC), y aspirante a Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad “si culmina con éxito la petición a la Unesco”. Estos factores “denotan que se trata de una de las expresiones culturales más importantes de Andalucía, siendo uno de los principales reclamos turísticos de la ciudad a nivel nacional e internacional”. Todo ello, se insiste, “da sentido a la necesidad de crear el Centro de Interpretación del Carnaval de Cádiz (CICC) que contribuya al conocimiento y difusión del Carnaval y, por ende, a la desestacionalización de los flujos turísticos, pudiendo los visitantes conocer el Carnaval de Cádiz en toda su extensión los 365 días del año”.

SE PIDEN UNOS 2,4 MILLONES A LA JUNTA Y AL ESTADO

El Ayuntamiento explica en una nota remitida a DIARIO Bahía de Cádiz que registró el martes 7 de agosto su proyecto de Centro de Interpretación en la consejería de Cultura de la Junta, es decir, “un día antes” de que finalizara el plazo de esta convocatoria de subvenciones.

En concreto, de los 1.187.633 euros que se solicitan, 179.564 euros corresponden a la redacción del proyecto y dirección de la obra; 271.717 euros al proyecto museográfico y/o diseño de la creación de la actividad cultural; 516.500 a la adecuación de infraestructuras e inmuebles; y 219.881 a la adquisición de mobiliario y su instalación.

En paralelo, el Consistorio gaditano también concurre de nuevo al Programa 1,5% Cultural del Ministerio de Fomento para rehabilitar el Palacio Marqueses de Recaño, con lo que a comienzos de otoño espera conocer si le son concedidos los más de 1,2 millones de euros solicitados en el marco de dicha convocatoria.

Si se logran ambas ayudas, el objetivo del equipo de Gobierno de Por Cádiz sí se puede y Ganar Cádiz en Común es comenzar con los trabajos el 31 de diciembre del presente año y finalizar el 31 de diciembre de 2020.

“PIEZA INDISPENSABLE DENTRO DE LA OFERTA TURÍSTICA DE CÁDIZ”

El proyecto, esbozado desde hace meses por el actual Gobierno local liderado por José María González ‘Kichi’, novedoso en cuanto a lo que llevaban planteando el anterior Ejecutivo del PP durante años, sin avanzar, ha recibido más de una veintena de apoyos, entre los que destacan el Aula de Cultura del Carnaval, el Colectivo de Autores Independientes, la Asamblea Honoraria Antifaces de Oro, la Asociación de Autores del Carnaval, la Asociación de Profesionales y Artistas Plásticos del Carnaval de Cádiz, la Asociación de Empresas Turísticas de Cádiz, así como la Federación Provincial de Empresarios de Hostelería de Cádiz (Horeca), entre otros.

El Ayuntamiento defiende la idoneidad de este futuro Centro de Interpretación del Carnaval de Cádiz que será “una pieza indispensable dentro de la oferta turística de la ciudad” y “dinamizador de la economía local”, ya que desde el propio diseño y conceptualización, el proyecto ya se convierte en “motor generador de empleo”, pues al tener un importante componente divulgativo y formativo, hace que sean necesarios muchos perfiles profesionales, que se sumarán a los empleos directos que se generen para el correcto funcionamiento del museo.

Detalle del interior del futuro Museo del Carnaval / FOTO: Eulogio García

“NECESITAMOS LA IMPLICACIÓN DE TODAS LAS ADMINISTRACIONES”

El alcalde, que meses atrás se dedicó a guiar a diferentes colectivos y al mismo consejero de Cultura, Miguel Ángel Vázquez, por la histórica finca del centro donde se ha planteado el Museo del Carnaval, está convencido de que se trata de “un proyecto ganador” que responde a una “aspiración histórica de Cádiz y su Carnaval”, que “necesitan y merecen un museo de primer nivel que sirva de referencia y atractivo turístico, de motor económico, que sea fuente de generación de empleo y, además, un elemento determinante para desestacionalizar el turismo”.

“No puede pasar más tiempo sin que Cádiz, que cuenta con uno de los carnavales más importantes del mundo, tenga un museo a la altura. Por eso necesitamos la implicación de todas las administraciones”, ha enfatizado el primer edil de la agrupación de electores promovida por Podemos. En este sentido, deja caer que, “igual que la Junta ha apostado por otros museos, ahora tiene que hacer lo mismo con el que representa la segunda lengua musical de Andalucía después del flamenco, que es el Carnaval de Cádiz y que, además, aspira a ser reconocido como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad”.

Asimismo, José María González confía en que también se obtengan los fondos solicitados al Ministerio de Fomento en el marco del 1,5% Cultural para rehabilitar y adecuar el Palacio de los Marqueses de Recaño, finca “con la ubicación adecuada para albergar el museo y que, además, supone una solución más económica que tener construir un edificio de nueva planta”.

Por todo ello, “todos tememos que dar ahora un paso al frente para hacer realidad este proyecto y saldar lo que es una deuda histórica con la ciudad de Cádiz y su Carnaval”, sentencia.

UN EDIFICIO Y UN PROYECTO CON “HISTORIA”

El Palacio de los Marqueses de Recaño, junto a la Torre Tavira, en pleno casco histórico, es un edificio con 2.000 metros cuadrados útiles (hoy de propiedad municipal) del siglo XVIII, sin uso desde hace unos años, calificado como Bien de Interés Cultural (BIC). La intención es modificarlo lo menos posible y respetar su ornamentación. El museo proyectado contemplaría además de la exposición permanente, un auditorio, archivos, cabinas de audición y visionado, talleres de conservación y restauración, salas de investigadores, aulas, o incluso en el altillo la intención es recrear un ‘lavaero’.

Se sitúa en el número 10 de la calle Marqués del Real Tesoro y se encuentra a 400 metros de la plaza del Corralón, en el barrio de La Viña, y a la misma distancia del Gran Teatro Falla; además de a unos 70 metros de la casa natal de Antonio Rodríguez, el Tío de la Tiza, en la calle Rosario Cepeda.

Dispone de planta baja, entreplanta y tres plantas. Al edificio original se le añadió posteriormente un anexo donde se ubicó el colegio de Jesús, María y José, cuyas aulas hicieron las veces de camerinos entre los años 87 y 90 y durante la preselección del 91 del siglo pasado, cuando el concurso de agrupaciones se trasladó al Teatro Andalucía con motivo de la rehabilitación del Falla. Su último uso fue el de sede del Conservatorio de Música Manuel de Falla. Fue devuelto por parte de la Junta de Andalucía tras la puesta en marcha de la Casa de las Artes en el barrio de Astilleros.

La idea de abrir en la ciudad el Museo del Carnaval es una iniciativa en la que se trabajaba a varias bandas desde 2002 –de hecho se creó con dicho objetivo la Fundación 1884 Casa Museo del Carnaval de Cádiz-, inicialmente con la implicación de la Junta, aunque se desvinculaba en los últimos años. Eso sí, en los últimos tiempos habría ofrecido la desaprovechada Casa Pinillos, en la plaza de Mina –un edificio rehabilitado como ampliación del Museo Provincial, pero todavía sin uso- para que el Ayuntamiento instalara allí el proyecto carnavalesco temporalmente.

Durante los mandatos del PP y Teófila Martínez como alcaldesa, se proyectó este equipamiento, reivindicado regularmente en las coplas por febrero, en la plaza de la Reina, en la Viña, para posteriormente prometerse en la plaza Guerra Jiménez junto al mercado central, y volver otra vez a la primera ubicación que se planteó. Incluso se convocó un concurso que ganó el arquitecto Rafael de Giles, y cuya propuesta luego se descartó.

Otras noticias...

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.