DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

publicidad

El “desbloqueo” del Plan Plaza de Sevilla más cerca: Adif cederá suelos invendibles y el Ayuntamiento asumirá obras gracias a Interior

Adif, perteneciente al Ministerio de Fomento, y el Ayuntamiento de Cádiz, están negociando la firma de un convenio urbanístico de gestión en el marco del convenio de 2008, para la gestión y reordenación de la estación de trenes y su área de influencia. Un plan que desde hace años se asume que no se puede cumplir en su totalidad, debido a que Adif no logra vender unas parcelas con las que se comprometía a financiar varias actuaciones. De este modo, entregará dichos suelos al Consistorio como compensación, para que sea este el que costee la ampliación de la avenida de Astilleros; en paralelo, la administración local negocia con Interior para que parte de estas parcelas sean para albergar la proyectada nueva Comisaría, a cambio de la actual situada en plena avenida, mucho más atractiva para el sector inmobiliario.

El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), perteneciente al Ministerio de Fomento, y el Ayuntamiento de Cádiz, están negociando la próxima firma de un convenio urbanístico de gestión en el marco del convenio de colaboración, suscrito hace ya casi una década para la gestión y reordenación de la estación de trenes y su área de influencia. El conocido por Plan Plaza de Sevilla, fue suscrito el 20 de febrero de 2008 entre la Junta de Andalucía, el Consistorio y Adif, con una serie de actuaciones que suponían una inversión conjunta superior a los 32 millones de euros; y, obviamente, no se ha cumplido.

El texto del citado convenio, firmado en un escenario al alza del mercado inmobiliario, “muy alejado de la evolución posterior”, contemplaba la financiación de una serie de actuaciones de urbanización mediante la venta de parcelas desafectadas de la explotación ferroviaria, de titularidad de Adif.

Mediante dicho convenio, Adif adquirió la obligación de llevar a cabo una serie de actuaciones con cargo a los recursos económicos que generasen la venta de las dos parcelas lucrativas que resultaron del proceso reparcelatorio de ese ámbito: una destinada a gasolinera, que ya fue vendida mediante la correspondiente subasta, y por la que se obtuvieron unos 730.000 euros, y otra, de uso terciario, la cual se ha licitado en varias ocasiones durante los últimos años, quedando desiertas todas las subastas planteadas ante la falta de interés del sector por este producto inmobiliario, dada su alta edificabilidad y el tipo de uso previsto en el Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU): usos comercial y de oficinas.

Al respecto, entre las actuaciones pendientes que deben sufragarse con cargo a los ingresos que se obtengan por la venta de la parcela de uso terciario se encuentran, fundamentalmente, las obras de urbanización correspondientes a la ampliación de la avenida de Astilleros y a la construcción del denominado Parque Muralla, donde hasta hace unas semanas se encontraba la estación de autobuses provisional.

ADIF YA PROPUSO UNA SOLUCIÓN ALTERNATIVA

Adif relata en una nota remitida a DIARIO Bahía de Cádiz que advirtió “hace más de un año” en el seno de una de las reuniones de la subcomisión técnica de seguimiento del Plan Plaza de Sevilla (formada por representantes de las tres administraciones firmantes del convenio vigente) del bloqueo que el texto de 2008 suponía para el desarrollo de las actuaciones pendientes de urbanización, “que han avanzado en los últimos años a un ritmo muy lento”.

En este sentido, indicaron que era “constatable” que el modelo de financiación previsto “no ha funcionado”. A la vista de los presupuestos de las obras proyectadas y de la imposibilidad de generar recursos económicos con la venta de la parcela de uso terciario, Adif concluyó definitivamente que el convenio de 2008 era “inviable en los términos establecidos inicialmente”, puesto que la mayor parte de la financiación prevista se obtenía de esa venta.

A partir de ese momento la entidad dependiente de Fomento lanzó una propuesta, que fue bien recibida por los representantes del resto de los organismos de la subcomisión técnica, consistente en abonar al Ayuntamiento “en especie” el coste de la operación y que la propia administración municipal realizase la ejecución de las obras de reforma de la carretera Industrial y la construcción del parque junto a la muralla. Adif proponía entregar al Consistorio esa parcela de uso terciario que no logra vender. Con ello “se produce un cambio en el sistema de actuación regulado en la Ley de Ordenación Urbanística en el sentido de sustituir el sistema de compensación por el de cooperación”.

Desde entonces el Ayuntamiento ha venido estudiando la propuesta que se podría materializar con la firma de un convenio urbanístico de gestión entre ambos organismos. Y paralelamente, el Consistorio viene negociando con el Ministerio de Interior la permuta de parte de la parcela a aportar por Adif con la actual Comisaría provincial en la avenida principal, teniendo en cuenta que el Gobierno central dibuja una futura Comisaría en estos suelos.

Esta propuesta de ejecutar obras de urbanización con pago en especie por Adif (cesión de aprovechamiento) tiene un perfecto encaje legal en la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía (LOUA), se subraya.

Con este acuerdo, por materializarse y concretarse, se desbloquearía una situación de desarrollo urbanístico clave para la capital gaditana, además de satisfacer el interés general que comporta el traslado junto a la estación de las dependencias policiales algún día, al tiempo que se posibilita la ejecución de las citadas obras de urbanización pendientes.

Por otro lado, Adif aprovecha para resaltar que hasta la fecha ha ejecutado y licitado obras por un importe de algo más de 8,7 millones –en el contexto del Plan Plaza de Sevilla- lo que supone un 27% del presupuesto total estimado para las actuaciones previstas en el convenio de 2008, valoradas en su momento en unos 32 millones. Entre estas principales inversiones está la recuperación y rehabilitación del antiguo edificio de viajeros de comienzos del siglo XX, que se supone que albergará un mercado gastronómico. A este nuevo equipamiento se unirá en el futuro el proyecto de hotel, adjudicado a finales del pasado año a la cadena Barceló, que será construido en una zona especialmente diseñada sobre el vestíbulo de la nueva estación ferroviaria.

Otras noticias...