DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

Cs coge el testigo del PP y también quiere reprobar al alcalde porque “está convirtiendo Cádiz en una sala de espera sin esperanza”

Si el PP en el Ayuntamiento de Cádiz intentó infructuosamente en el reciente pleno de febrero una reprobación del alcalde, ahora es la otra derecha, Cs, la que busca notoriedad insistiendo en que hay que reprobar al primer edil, pero basándose en “sus incumplimientos electorales”. “Nos sobran los motivos” para actuar porque “Cádiz está cerrado por derribo”, opina la franquicia naranja.

Si el PP en el Ayuntamiento de Cádiz intentó infructuosamente en el reciente pleno de febrero una reprobación del alcalde, José María González ‘Kichi’, por no acudir al Hospital Puerta del Mar durante el incendio de semanas atrás y hacerse la foto, ahora es la otra derecha, Ciudadanos, la que busca notoriedad insistiendo en que hay que reprobar al primer edil, pero basándose en “sus incumplimientos”.

“Nos sobran los motivos para actuar” porque “Cádiz está cerrado por derribo”, interpreta la portavoz municipal de la franquicia naranja, Lucrecia Valverde. En concreto, dice tener hasta una veintena de razones para censurar públicamente al primer edil de Adelante Cádiz.

Entre esa “larga lista de incumplimientos que están convirtiendo Cádiz en una sala de espera sin esperanza”, que, para este partido minoritario de la oposición sí ameritan la reprobación del alcalde y de su equipo de Gobierno, están, por ejemplo que “prometió el ‘derecho al hogar’, que todos los gaditanos tendrían acceso a una vivienda digna a un precio asequible. Pero en casi seis años han entregado apenas unas treinta viviendas sociales en alquiler”. Y “dijo que con un 0,5% del presupuesto municipal se erradicaría la infravivienda y que sepamos no se ha hecho nada”. Sin dejar esta cuestión, “prometió un plan municipal de vivienda para conocer las viviendas vacías que había y acabar, así, con el problema. Pero seguimos esperando”. Además “solucionaría el problema de las personas sin hogar” y, para los ‘naranjitos’, “se ha agravado”.

Según este partido que lo mismo te pacta con la extrema derecha de Vox que con el PSOE, González Santos prometió también “crear empleo y recuperar a los jóvenes que se habían tenido que marchar de Cádiz”. Y sin embargo, “aún lo estamos esperando, los jóvenes se siguen yendo y el desempleo sigue creciendo mientras el IFEF está descabezado y funcionando al ralentí. Dijo que frenaría la despoblación de Cádiz pero la sangría poblacional aumenta año tras año según los datos del INE”.

También, a decir de Valverde, “prometió cambiar el sistema de ayudas de Servicios Sociales e implementar un plan estratégico antes del 2022”, aunque la misma edil interpreta que “no solo no lo ha cambiado sino que ha aumentado el asistencialismo, las colas de personas usuarias y el caos en la gestión”.

Entre otros motivos de Cs para reprobar al actual alcalde están que “no ha licitado ni redactado el pliego de los autobuses urbanos”; que el contrato del nuevo servicio de limpieza sigue sin ponerse en marcha; o que Cádiz sigue sin presupuesto municipal para 2021 (lo mismo que ocurre, por ejemplo, en El Puerto de Santa María, donde Cs cogobierna con el PP).

También opina la franquicia naranja que el Consistorio gaditano es “una administración opaca”, que no se ha hecho la auditoría de los servicios públicos municipales que el alcalde anunció para mejorar la calidad y eficiencia de los mismos o que no ha cumplido su promesa de municipalizar el servicio de información turística, de sacar adelante una ordenanza solar, huertos urbanos y cubiertas verdes en azoteas y de recuperar los concejales de distrito.

“Habló de potenciar la cultura y el patrimonio histórico de la ciudad, pero lo que ha hecho es poner un cerco a la cultura, limitar la participación de los colectivos y protagonizar una dejación de funciones sin precedentes del patrimonio histórico de la ciudad, especialmente, de las murallas defensivas y el castillo de San Sebastián”, asevera la portavoz municipal de Cs, que también repara en que José María González limitó su tiempo como alcalde a ocho años “pero ya ha dicho que se va a saltar su propio código ético y que está dispuesto a volverse a presentar”.

Estos “incumplimientos” son para esta formación de derechas “una muestra de un listado más extenso de motivos” en el que tampoco pueden faltar otras promesas electorales no realizadas “como crear un portal municipal de reservas de alojamiento, la instalación de electrolineras, líneas nocturnas de autobuses abiertas a toda la ciudadanía, el nuevo pabellón Portillo, la Casa Encendida en la calle Ancha, la venta del hotel en la Tribuna del Carranza, la aprobación de una nueva RPT o nuevas instalaciones deportivas de barrio”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.