DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

Agaden ‘teme’ por los árboles del Instituto Hidrográfico de Cádiz

Agaden dice haber tenido conocimiento de la “intención” de la tala de más de 280 pies de árboles, de más de 50 años, existentes en el recinto del Instituto Hidrográfico de la Marina, en Cádiz. Ha alertado al respecto a Defensa, la Junta y el Ayuntamiento, incidiendo en la importancia de esa arboleda “que contribuye a reducir el impacto del cambio climático y aporta tanto alimento como refugio para la fauna”.

Agaden dice haber tenido conocimiento de la “intención” de la tala de más de 280 pies de árboles, de más de 50 años de edad, existentes en el recinto del Instituto Hidrográfico de la Marina, en Cádiz.

Este colectivo ecologista ha puesto en conocimiento de las administraciones este hecho, haciendo hincapié en “la necesidad de no permitir la tala de dichos ejemplares”. En escritos dirigidos tanto al Ayuntamiento, a la delegación territorial de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, al Ministerio de Defensa, así como a la propia dirección del Instituto Hidrográfico, se pone de manifiesto la importancia de esa arboleda “que contribuye a realizar función de limpieza del aire, producen oxígeno, reducir el impacto del cambio climático y que aporta tanto alimento como refugio para la fauna”.

“Aunque estemos hablando de terrenos de Defensa, esta institución está presente en Cádiz desde hace 75 años siendo un enclave arbóreo de gran vitalidad e importancia para esta ciudad”, se insiste en el comunicado remitido a DIARIO Bahía de Cádiz.

En el seguimiento de fauna que lleva a cabo Agaden en la capital gaditana, se ha constatado la presencia de un listado de más de 30 especies de aves en este recinto, las cuales usan este conjunto de árboles como zona de descanso en paso migratorio como el águila calzada (Hieraaetus pennatus), zona de cría como el verderón común (Chloris chloris) o refugio como las lavanderas blancas (Motacilla alba) cuando regresan a la ciudad cada invierno. Además de aves, existe otro grupo, como presencia en el Hidrográfico, como son los quirópteros: entre dos y tres especies de quirópteros (murciélagos) han sido identificados en esa zona, dos de los cuales pueden usar elementos arbóreos también como refugio.

Estos ecologistas advierten que en Ley 8/2003 de 28 de octubre, de la flora y la fauna silvestres, de la Junta de Andalucía se deja claro que “queda prohibido… aar muerte, capturar en vivo, dañar, perseguir, molestar o inquietar intencionadamente a los animales silvestres sea cual fuere el método empleado, en particular durante el período de reproducción, crianza, hibernación y migración, recolectar sus larvas o crías, alterar o destruir sus hábitat, así como sus lugares de reproducción y descanso”.

“Los árboles no sólo aportan un beneficio directo a la ciudad a través, por ejemplo, de reducir la radiación y la contaminación ambiental, sino también un beneficio indirecto permitiendo que múltiples especies, entre las que se incluyen especies controladoras de plagas como aves y murciélagos, encuentren un sitio donde refugiarse”, sentencia Agaden.