DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

publicidad

publicidad

Derrota justa en Mallorca; Cifuentes evita la goleada

El Cádiz dejó de estar invicto en la cuarta jornada liguera. Cayó 1-0 en su visita a Son Moix en un choque más o menos igualado en la primera mitad, pero que tras el descanso se decantó de forma clara por parte del Mallorca, recién ascendido, que pudo golear (si no llega a estar acertado Cifuentes) ante un rival defendiendo mal y sin hacer nada arriba. El punto que se iba sumando injustamente, se desvaneció en el minuto 89. Cervera debe empezar a plantear los partidos a domicilio de otra manera.

CRÓNICA J-4. Con la visita a Mallorca, el Cádiz CF inició este viernes su kilométrico periplo con hasta tres partidos como visitante en poco más de una semana: este viaje a las Islas Baleares; el partido de Copa del miércoles a las otras islas, a Tenerife; y el siguiente lunes, al campo del Albacete. Una triple oportunidad para tratar de demostrar que a domicilio se pueden mejorar los tristes registros de la pasada temporada.

Los amarillos se presentaron en Son Moix con una baja segura, la del extremo Juan Hernández, fichaje de este verano lesionado en un reciente entrenamiento por varios meses, y con un once con alguna novedad destacada, aparte de Kecojevic recuperando su sitio en la defensa tras cumplir su partido de sanción, el debut del excordobesista Edu Ramos, acompañando en un trivote a Álex y José Marí; pasando a su vez Aketxe a la banda de Salvi (en la teoría), mientras el canterano Manu Vallejo se mantenía por la izquierda y Mario Barco en la delantera.

El equipo bermellón, recién ascendido a LaLiga 123 tras una única temporada vagando por el pozo de Segunda B, salió al verde más enchufado y en el minuto 3 un tiro cruzado de Gámez se marchaba cerca del palo derecho. Tras esa primera fase con más actitud por parte de los locales, se fue igualando la partida, con más intensidad y orden (por no decir aburrimiento) que juego y espectáculo…

En el 24 y el 25 se registraron las dos ocasiones de este periodo, consecutivas y por cada bando: un chut frontal de Ager Aketxe que incluso tocaba la madera, tras pase de José Mari (que minutos antes cayó al suelo doliéndose de una rodilla, saltando todas las alarmas); y un disparo de Carlos Castro a bocajarro que repelía Cifu, y en el rechace en el área chica la mandaba fuera Salva Sevilla.

A partir de ahí, aunque los hombres de Vicente Moreno sumaron más minutos con la pelota, poco más ofreció el choque hasta el descanso, con los de Cervera más pendientes de defender que de atacar: más de lo mismo cada vez que se juega lejos de Carranza.

La segunda mitad también se puso en marcha con el RCD Mallorca siendo protagonista, aunque igualmente con peligro en las dos áreas: ni se había cumplido el minuto 50, y Barco cabeceaba con intenciones, y pegado al palo, una asistencia lejana de Matos; y en la siguiente jugada, era Abdon el que remataba fuera de primeras desde el punto de penalti. No obstante, la presión visitante iba dando sus frutos, y los acercamientos se iban localizando exclusivamente en la portería del albaceteño.

Álvaro Cervera buscaba algún cambio en la dinámica de los suyos, y reemplazaba a Salvi por el delantero, quedándose Manu Vallejo como el hombre más adelantado. Mas los gaditanos continuaron metidos en su campo, y ahora encima, confiando toda su suerte en Cifu: en el 63 salvaba un mano a mano de Carlos Castro, que en la siguiente acción volvía a tener cerca el 1-0, pero la pelota daba en la defensa. Y dos minutos después, el portero aguantaba otro mano a mano de Aridai.

La balanza se estaba desnivelando ya claramente a favor de los baleares ante un Cádiz fallón y sin saber muy bien cómo contener las embestidas. Y en este desnorte amarillo, en un despeje desde atrás el balón iba para Salvi Sánchez, que galopaba, centraba a Vallejo, y caía derribado dentro del área, pero el árbitro no quiso ver nada. El chiclanero era sustituido a continuación por Romera; y poco después entraba Karim por José Mari.

En el 75, a raíz de un error de concentración infantil de Carmona, Alberto Cifuentes tenía que emplearse de nuevo a fondo para evitar el gol en contra; y en el 77, era Aridai el que lanzaba el esférico por encima del larguero. Se sufría y mucho ante un Mallorca perdonando por encima de sus posibilidades… muy esporádicamente el Cádiz tenía su medio-ocasión a la contra, para que los de casa no se confiaran.

Y parecía que se iba a arañar un puntito de forma más que inmerecida, pero en el 89 se hacía justicia: Salva Sevilla sacaba un córner y remataba a gol Álex López. El tanto tardó en llegar, sin embargo era más que esperable después de una segunda parte horrible de los de la Tacita. Toca repensar qué quiere y puede ser este equipo lejos de su estadio… DIARIO Bahía de Cádiz

Otras noticias...

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.