Primer paso formal para la “revolución” en el transporte urbano de Cádiz; el futuro contrato del servicio rondará los 20 millones anuales

El Ayuntamiento de Cádiz en pleno extraordinario ha dado su visto bueno, con el rechazo del PP y Villero, al primer paso de cara a poder licitar próximamente el esperado y prometido pliego de transporte urbano, que será el primero de la historia, ya que el servicio funciona todavía mediante un convenio de tiempos del franquismo. Así, se ha aprobado la estructura de costes: más de 233 millones durante 12 años. El futuro contrato prevé la renovación y ampliación de la flota, mayor frecuencia de paso y cambios en algunas líneas, billete gratis para los menores de 12, pero también una subida para el resto de viajeros.

Tras años esperándolo, un pleno extraordinario del Ayuntamiento de Cádiz celebrado en la mañana de este viernes ha dado su visto bueno, con reservas de la oposición, al primer paso de cara a poder licitar próximamente el pliego de transporte urbano de la ciudad, adaptado además a la Ley de Contratos del Sector Público. Este servicio sigue hoy día explotado por la compañía Tranvía de Cádiz a San Fernando y Carraca, por medio de un convenio administrativo que data del franquismo, de los años 50, que se ha ido renovando cada año.

De este modo, con los votos a favor del Gobierno local, la abstención de PSOE y Ciudadanos, y el rechazo del PP y del edil no adscrito, Domingo Villero, se ha aprobado el inicio del expediente y la propuesta de estructura de costes, que por un contrato de 12 años supera los 193 millones de euros (más de 233 millones, con el IVA; cerca de 20 millones por anualidad).

En líneas generales, se pretende remodelar algunas líneas existentes con objeto de mejorar las frecuencias de paso, resolviendo así las diferencias entre la línea que circula por la avenida y las que pasan por los barrios obreros. Además, se persigue mejorar los recorridos para minimizar los transbordos y favorecer la intermodalidad. Y todo ello con una renovada y ampliada flota, sustituyendo los actuales autobuses ya anticuados por vehículos híbridos menos contaminantes y menos ruidosos. Igualmente, se prevé la renovación de todas las marquesinas. Se contempla la gratuidad del autobús urbano para los menores de hasta 12 años, pero también una subida del billete de alrededor del 20% (pasaría a costar 1.30 euros).

“UNA REVOLUCIÓN EN EL TRANSPORTE URBANO”

En su intervención, el concejal de Movilidad, Martín Vila, ha destacado la “complejidad” del trabajo desarrollado por los técnicos en un proceso en el que, asegura, “se ha mantenido el diálogo con el tejido social de la ciudad”.

Este nuevo pliego “permitirá seguir avanzando en el cambio de paradigma de movilidad que estamos impulsando”, ya que supondrá “una revolución en el transporte urbano” que mejorará la frecuencia, el servicio a la ciudadanía y, además, ofrecerá “estabilidad y seguridad a los trabajadores”, puesto que se incrementarán en un 15% las jornadas de trabajo y esto permitirá incluso ampliar la plantilla.

En cuanto al incremento de los precios, el edil izquierdista ha recordado que no se ha hecho una actualización del billete en los últimos 12 años y que no se hará de forma lineal para incentivar de esta forma el uso del transporte público. A cambio de este incremento, ha precisado, se renovará la flota y se aumentará hasta 54 autobuses, se reducirá la frecuencia de paso y se mejorará la interconexión en toda la ciudad, entre otras cuestiones.

Aprobada por el pleno, la estructura de costes se someterá a un trámite de información pública por un plazo de 20 días hábiles mediante su publicación en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP), el Boletín Oficial del Estado (BOE), la Plataforma de Contratación del Sector Público y el Tablón de Edictos del Ayuntamiento. Asimismo, según se ha informado a DIARIO Bahía de Cádiz, se convocará la mesa de movilidad para dar a conocer a dicho órgano cuáles son las líneas estratégicas del futuro pliego e incorporar aquellas aportaciones que permitan mejorar este futuro servicio.

“DUDAS” DE LA OPOSICIÓN

Por su lado, desde la oposición, la concejala del PSOE Natalia Álvarez se ha congratulado de este “primer paso para avanzar hacia un nuevo transporte público en la ciudad”, si bien si grupo se ha abstenido por considerar que no ha habido “negociación real” con el resto de partidos de cara a la elaboración del documento. No obstante, ha reconocido las bondades que plantea, como la remodelación de las marquesinas, la modernización tecnológica, la flota verde desde el punto de vista medioambiental, la mejora de la accesibilidad, así como la facilitación del pago por parte de los usuarios.

También se ha abstenido Ciudadanos. Su edil Carmen Hidalgo considera “urgente” que se realice este pliego, al entender que la movilidad urbana sostenible no es posible sin no hay un buen transporte público. Ha aplaudido que la renovación de la flota con autobuses híbridos, aunque el estudio de coste les plantea “muchas dudas”, criticando en este sentido el incremento del precio. En su opinión, no se ha tenido en cuenta la opinión de los vecinos y ha mostrado su desacuerdo con algunos cambios planteados en el itinerario de las líneas porque “no hay conexión real de todos los barrios”.

En contra se ha posicionado Villero, considerando que la hipótesis de partida del estudio de costes es “completamente errónea” e interpreta que presenta “incoherencias”, criticando fundamentalmente que se proponga un incremento del precio del billete del 20%.

Y en representación del PP, el concejal José Manuel Cossi ha reconocido que la ciudad de Cádiz “necesita urgente un pliego de transporte”, aunque ha justificado su voto en contra argumentando que lo que hace dicha estructura de costes es “garantizar una subida inmediata de la tarifa y que lleva implícitas otras subidas posteriores en los 12 años del servicio”, haciendo mención también a posibles perjuicios a las arcas municipales a cuenta de un hipotético déficit de explotación.

Según esta formación de derechas, el documento cuenta con “errores de base”, partiendo de que parte de datos de 2019, de antes de la pandemia, “con más de 11 millones de trayectos que en la actualidad no llega ni a nueve. Han proyectado una subida lineal de pasajeros del 2% en una ciudad que pierde 1.000 habitantes al año, y aún con esos datos del país de las maravillas, nos dicen que el déficit, lo que vamos a pagar los gaditanos cada año a la compañía, va a pasar de 2 a 5 millones de euros”.

“Lo único que asegura este documento es que el gaditano pagará mucho más por el mismo servicio, o por uno muy similar, porque aparte del cambio de autobuses, que no se completará hasta el quinto año, tendremos menos líneas y las supuestas bondades de conexión no se han consensuado ni con vecinos ni con trabajadores”, opina Cossi.

Apúntate al nuevo BOLETÍN semanal de DIARIO Bahía de Cádiz. Lo recibirás GRATIS en tu email.

No enviamos spam / Podrás darte de baja cuando desees
Lee nuestra política de privacidad para más información

¡Gracias! Revisa tu bandeja de entrada o la carpeta de spam para confirmar tu suscripción al BOLETÍN de DIARIO Bahía de Cádiz.

AyuntamientoCádizPP