DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004
FOTO: DIARIO Bahía de Cádiz

“Todo el mundo en el trabajo haciendo jaaaaarrlll!!!”

Una tercera noche de Falla completita y con Chiquito, presente: el Sheriff agradando con ‘Los quitapupas’; el coro de los estudiantes meneándose con ‘Rockola’; la comparsa de Alcalá de Guadaira ‘Las irrepetibles’ fomentando la lectura; y ‘Los que vienen de vuelta’, chirigota veterana de la capital, recordando “lo bonito y sencillo que puede ser nuestro carnaval”.

DÍA 3 (3ª CLASIFICATORIA).

Con la Asociación de la Cantera llorando por la falta de apoyo “de todos los sectores del carnaval” al concurso de juveniles, que arrancaba este mismo jueves, y el Donaldtrump, que tampoco ha ido a ver a los shavales, ya le vale, declarando sin rubor que no quiere gente de “países de mierda” en Estados Unidos, llega uno a la tercera función de clasificatorias del Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas de Cádiz (el COAC 2018).

Una tercera noche de Falla completita y con el fistro pecador de Chiquito de la Calzada, presente: el Sheriff agradando con ‘Los quitapupas’; el coro de los estudiantes meneándose con ‘Rockola’; la comparsa de Alcalá de Guadaira ‘Las irrepetibles’ fomentando la lectura; y ‘Los que vienen de vuelta’, chirigota veterana de la capital, recordando “lo bonito y sencillo que puede ser nuestro carnaval”.

Pues el señor mongolo (de Mongolia) y el tontito de las banderitas, nuestros colaboradores en estos cronicones mecanografiados en diferido, sí han seguido de cerca la sesión de juveniles en horario de tarde: los he colocado a un palmo del plasma. O eso o Juanymedio. Maripili, rejuvenéceme, dale a la palanca y que el relato de la jornada fallera caiga por su propio peso. Pum. Pero antes, aquí debería ir la publi del Yuntamiento de Cádi: el encargao no ha podido venir, sigue descambiando reyes. 


 

‘ROCKOLA’, ÉCHALE MÁS COCACOLA

Las 20.36 horas. Arriba arriba. Va por Valdivia. El coro de los estudiantes se aferra a la fórmula de coro-musical musical-coro con ‘Rockola’, y el reto de mantener el nivelón de los últimos concursos, con el cuerpo pidiendo rockandroll en uno de esos bares de la yankilandia de los años 50/60 del siglo pasado. No hay sorpresas. A veces como que las voces quedan tapadas por todo lo demás, o eso opina el tontito de las banderitas, izando la bandera de trece franjas y cincuenta estrellas. Antonio Bayón y José Antonio Valdivia (que la tierra te sea leve), firman la letra, y Rubén Cao la música. De primer tango, rememorando el triunfaso vivido en 2017, los pelucones y las plataformas, pero toca bajar de la nube, los pies pegaítos al suelo y humildad… “seguiré siendo aquel niño que soñaba con una final del Falla”. Esperable y entendible. Más sustanciosa viene esa segunda letra, pegando cosquis a gobierno y oposición en el Yuntamiento, “una casa de locos gobernada por el odio… os falta llegar a las manos”. Los cuplés son casi meras excusas para pegarse otro bailecito con el estribillo y calentar al personal, un tanto burgalés. Échale más cocacola, en ese estribillo variable. Los pandilleros, animadoras, jugadores de rugby, camareros, cada ‘tribu’ va poniendo su disco favorito en la sinfonola o gramola y meneándose, con cierto follón pasajero y “mucho por vivir”. Aquí sobra cocacola, sentencia el señor mongolo (de Mongolia).

‘EL CIRCO DE LA SOMBRA’, EN LA TRENA

A oscuritas, buscando el efecto Isabelgemio, se sube a las tablas la chirigota ‘El circo de la sombra’, desde la localidad murciana de Beniaján. A cosechar el aplauso facilón, exponiendo a variopintos famosotes, empresarios y políticuchos en prisión, sin olvidar al Carles y al Oriol; también entra presos políticos. Eso sí, el maquillador/caracterizador del grupo es un máquina. Francisco Javier Sánchez es el letrista y Eugenio Cheza, el músico. EspÁña cuan pista de circo, en el pasodoble uno, y que digan que todos somos iguales. Y el Chiquito de la Calzada se gana la segunda letra, postmortem. Al ataqueee, cobarde, por la gloria de tu madre. Y así todo. El señor mongolo (de Mongolia) me interrumpe: “qué brasas”. Oportuno ese segundo cupletillo, a modo informativo y de última hora: el Cádi no ha podido en Copa del Rey con el Sevilla, y ar caraho Del Nido, ya no canta el popurrí. Sin fianza no hubieran cruzao ni el puente Carranza. El Aquíhaytomate inunda las cuartetas del popu, todo demasiado corresto y exportable. Tiene su público. Al Puigdemont le gusta la comparsa del Catalán. El tontito de las banderas izaría la de Beniaján, mas no se sabe los colores.

‘LA PERLA DORADA’, HACIENDO JAAAAARRLLL!!!

¿Uvas o aceitunas? El misterio se desvela ya mismo en la presentación de la comparsa rural ‘La perla dorada’, desde Marbella. Un canto al y desde el mundo campestre… “el cemento destruyó lo natural”. Son viñeros, de fantasía, aunque no tanta. Emoshionaítos por venir a cantar al Falla, en el primer pasodoble, cero novedoso: “Cádi, gracias por dejarme, otro año me siento contento, otro año que cumplo mi sueño”. También se acuerdan del difunto pecador de la pradera en el segundo pasodoble, en plan serio, ehhh, aunque te tienes que reír, picha… “la risa de un país entero, maestro no te olvidaremos”. Ese verso del “todo el mundo en el trabajo haciendo jaaaaarrlll!!!”, es para enmarcar, shavales. Me postro. Corea del Norte y la cuñada entran a lo justo en esos cupletillos. Miguel Ángel Vera Granado es el autor de música y letra. No suena nada mal, a los oídos. “Cada cosecha es diferente”, subraya un popurrí esotérico para los que han nacido y morido entre bloques de pisos, coches y creyendo que los pollos y las manzanas crecen en el pryca. Y por supuesto, el don simón se mezcla con casera limón. El tontito de las banderitas come uvas. El señor mongolo (de Mongolia) bebe mosto, cuando se acaba el wiski.

‘LOS QUE VIENEN DE VUELTA’, COJOS XD XD XD

Qué peshá de arena, qué de pinos. De regreso del Rocío entra en escena ‘Los que vienen de vuelta’, chirigota de Cádi con letra de Julio González y música de Isaac Lavi Márquez. Grupo veterano, o con experiencia, según prefieras, mi arma. El forillo, al nivel de la presentación. Sacando “el estandarte del carnaval de antes” en ese primer pasodoble holaquéhay. El segundo, de los que duelen: parecía patrocinado por el diario de Cádiz de to la vida por su siglo y medio de historia y acaba reprochándole que haya cerrado su imprenta en Puerto Real, echado a la calle a una treintena de personas, y contratado los servicios a una empresa de Sevilla, y sin ser noticia en sus propias páginas, claro. El Kichi pone las ratas y el PP los rateros, en un cupletillo, y “en vez de un shushi me va a traer un shosho lleno de pelos”, iiiiinnnn, en el otro. Y cojo, y cojo vengo de vuelta. XD XD XD. Popurrit pamplinoso con sus puntillos y Paco incinerao, desembocando a la cuarteta que justifica este buen rato: “lo bonito y sencillo que puede ser nuestro carnaval”. Le hace a uno repensarse su existencia vital y tó. El tontito de las banderitas y el señor mongolo (de Mongolia) siguen buscando a la Maríadelmonte a la sombra de los pinos…

‘LAS IRREPETIBLES’, EL LIBRO ES TU AMIGO

Circulo de lectores, llama a su puerta. ‘Las irrepetibles’, comparsa de Alcalá de Guadaira, invitan a leer algo más que la etiqueta del champú. Jaime Jesús Cruz Guillén firma la letra y la música es de David Castro Fernández. Los mandamientos del que cruza el peaje, recopilados en el pasodoble de entrada… “si Sevilla es mi madre, este rinconcito es como mi padre”. Y el mediático caso de la manada violadora de los Sanfermines, hecho letra en el otro pasodoble, “no soy yo quien merece que le condenen”. Muy simpática esa tanda de cupleses: desde las intolerancias alimenticias modennas, y “tú no seas celiaca, que con los celos no ganas nada”, jeje, y esa obsesión carnavalera que llega a la cama… “Miguelage, baja al pilón”. Nadie como tú sabe leerme el pensamiento. Eso va por ti, tontito de las banderitas. Yo también izaría la bandera del Barcodevapó. “Un libro es…”, como punto de salida de un popurrí de los utópicos no, lo siguiente. Animando a vivir y disfrutar, y a vivir momentos irrepetibles, entre libros, creaciones del hombre, como tu dios. “Qué brasas… pero que bien cantaíta y con qué gusto”, confiesa el señor mongolo (de Mongolia).

‘LOS QUITAPUPAS’, SI NO SANA HOY, VENTE MAÑANA

“Y la cabra dijo beeeeeé, y aquí estoy”. El nervio asalta el Falla con la agrupación cabeza de cabra de la noche. El Sheriff, y el Lulu, presenta ‘Los quitapupas’, curanderos chirigoteros 24 horas a tu servicio, pa alegrarte el corazón, de melón. Llegan hasta Setenil. ¿Remake de La milagrosa? ¿Buenos días? Francisco José Fernández y Juan Manuel Braza Benítez comparten la autoría de la letra. El primer pasodoble navega entre la re-presentación y el piropo justificativo del tipo… “Cái, el curandero te viene a sanar…”, con la pócima del carnavá. Y, previsible aunque no menos emotivo, penetra el segundo… “yo no rezo, yo me confieso con otro señor, sé que no hace milagros pero por mí daría la vida… no tengo santos de mi devoción, porque mi padre es mi único dios”. Púpa. La cabra, la cabra, me está hablando la cabra… La madre del Fernandoalonso y un golazo en Carranza de un balón gástrico, en esos cupleses rematados por un estribillo pa triunfar en los tablaos…Machaca machaca… ya tengo la poción contra la tristeza… ¡cerveza, cerveza, cerveza! El ajetreado popu, marca de la casa, tiene remedios para todos tus males: bebe, con moderación; come, con moderación; haz el amol… “cuando te dejen”, jeje. Alegría contagiosa la que desprende el asunto. El tontito de las banderitas, sonríe. El señor mongolo (de Mongolia), sonríe. La cabra payoya, sonríe.

‘LA ESCLAVITUD’, CONDENA COPLERA

Y el tapón a la función lo enrosca la comparsa de Almería ‘La esclavitud’, cambiando serpentinas por grilletes, o viceversa, “el que se mete a coplero, no puede salir jamás… y con el paso de los años se vuelve una esclavitud…”. He ahí la cuestión. José Manuel Prada Durán se responsabiliza de música y letra. Con sombrero. No falla. La esclavitud sin cadenas que persigue a la humanidad por dentro cabe en el primer pasodoble, que “esclavos aquí somos todos, no importa las razas ni las religiones”. Pum pum. Y drama-pasodoble con asesinato machista inducido… “no fueron los golpes los que la mataron, fue el dolor y la pena los que se la llevaron”. Alegría alegría. Un cuplé con kilómetros por delante y casi cinco horas y otro culinario. La familia, entre le público, hace lo que puede. “Aquí ya está to inventao… carnaval, manantial misterioso del que nadie me puede sacar”. Resumen de un pupurrí esclavo de sí mismo. El tontito de las banderitas iza la bandera del Congo. El señor mongolo (de Mongolia) acierta a decir “qué brasas”, pero sin maldad.

Las 00.38 horas. Baja el telón. Baja la luz… ná, es coña, que se me mueren de hambre en Endesa. Toca ir de recogida. Tontito de las banderitas y señor mongolo (de Mongolia), os tarareo el himmmno nacional, y a la cama. Y de nana, una frase célebre, con miel: “el recuerdo que deja un libro es más importante que el libro mismo”, dicen que dijo Gustavo Adolfo Bécquer, el poeta y narrador español, el de las rimas, niña: “¡qué es poesía! ¿Y tú me lo preguntas? Poesía… eres tú”. Ya he ligao. DIARIO Bahía de Cádiz Dany Rodway


INFORMACIÓN CARNAVALESCA RELACIONADA

· Los PUNTOS del Jurado ‘poco oficiá’, AQUÍ
· Todas las crónicas del COAC 2018, AQUÍ
· Las FOTOS del COAC 2018, AQUÍ
· El ORDEN DE ACTUACIÓN de las preliminares, AQUÍ
· También estamos en FACEBOOK y TWITTER, ¿te sumas?






Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.