Año II

 

  

 

 

 PORTADA

 Noticia del día

 Cádiz

 Jerez

 San Fernando

 El Puerto

 Chiclana

 Puerto Real

 Rota

Participa AQUÍ en la encuesta

 El Mundo

 Deportes

 Toros

 Opinión

 Cartas al Director

 El Derrotista

 Servicios

 Reserva Hoteles

 El Tiempo

 Prensa/TV/Radio

 Entrevistas

 A Fondo

 Foto-Noticias

 Bahía Cultural

 Carnaval366Días

 Suscribirse

 Patrocinadores

 Publicidad

 Quiénes somos

 Contacto Prensa

 Hemeroteca


 

 

 LAS CARTAS DE DON MANUEL

Entre Alfa y Omega

 MANUEL RUBIO CERVILLA

marucer@mail.ono.es

 

FOTO: MANUEL RUBIO

Unos más aprisa, otros más despacio, caminando vamos, hacía nuestro postrer destino, y cada cual, con su bagaje y elegido camino.

 

Abriré, si la llave encuentro, la valija que  llevo, por si partido he, el que fuera siempre, mi espejo nuevo, y de tal forma, ver yo pueda, los desperfectos, que producido se hayan dentro, por los traspiés o errores  cometidos, en este transitar tan movido a través del tiempo.

 

Tres fueron, los quebradizos trozos; y en cada uno de ellos, sucias máculas observo de viejas pompas y gozos. Las conozco y  por su nombre atienden. ¡Tres prójimas, cascabeleras! ¡Todas sonrientes y volanderas!: Una llamada Vanidosa, la otra su prima Vanagloria y una tercera, ya notoria, fruto de la anterior. Envidiosa.

 

Saqué aquellos trozos y arrójelos fuera, cuidando, no dejar de ellos, partícula o secuela. Después, vacíe cuanto  llevaba, para así aliviar mi carga, dejando solo, lo imprescindible, para andar, más ligero y seguro.

 

No volveré a contemplarme más, en espejo alguno, que romperse pueda, sino en el de mis entrañas, mientras la  luz de la esperanza brille, e ilumine mi camino, hasta que todo quede en calma

 

Mientras tanto, ¡Abramos nuestras maletas! ¡Y fuera de ellas arrojemos todo lastre que nos molesta!, para que no andemos torpe y lentamente. Dentro, solo dejemos, aquello que de por si, nos favorezca, impidiendo, que fatuas pompas, más propias de petulantes  o engreídos, nuestras mentes empañen y  nuestros ojos cieguen, con el color blancuzco de una vana quimera.

 

Hagamos un alto en el camino, cuando nuestros pies doloridos se hallen y tras el descanso, reemprendamos de nuevo la marcha, hacia nuestro destino,  respirando el puro aire, que  nos ofrece, este mundo, en su recorrido, hacia ese Omega desconocido

 

Entre la Alfa y Omega, cuento veinticuatro signos. Entre el principio y el fin de nuestra vida, la existencia,  un destello, segundos o quizás nada en esencia,  si lo comparamos con le transcurrir de los tiempos pasados y futuros.

 

Sobre la fina capa de óleo, de un vaso de agua,

flota sobre su disco, la chispeante, mariposa.

Apacible la noche transcurre, y su luz,  mengua

Porque, al quemarse el aceite, su torcida  moja,

y se apaga así, su débil luz, azul y roja


ARTÍCULOS ANTERIORES

ÚLTIMOS TITULARES                                   

  Portada Principal © DIARIO Bahía de Cádiz (BC) Aviso Legal 
Publicidad -  Poner como página de inicio  -  Añadir a Favoritos  -   ¿Quiénes somos?

 

 

Publicidad         

 

C/Profesor Antonio Ramos, 12, 3ºIZQDA - 11.100 San Fernando (CÁDIZ)
Redacción: redaccion@diariobahiadecadiz.com  Dirección: danyprensa@yahoo.es   Teléfono: 658 685 782